Bug Picture Frame, el marco de fotos espí­a 2
O dejan de aparecer gadgets como éste o pronto empezaremos a desarrollar una paranoia irracional pensando que nos están vigilando a todas horas. Después de la calculadora espí­a, del reloj espí­a y de la hebilla del cinturón espí­a, ahora nos llega lo último en artí­culos para agentes secretos aficionados: el marco de fotos espí­a, para cotillear y fisgonear en conversaciones privadas.

El Bug Picture Frame es una actualización moderna del clásico cuadro de La Gioconda con agujeros en los ojos para observar una habitación sin ser descubiertos. En sus entrañas lleva integrada la tecnologí­a de un teléfono móvil GSM donde colocaremos la tarjeta SIM de marras, incluida por el fabricante. Cuando tengamos la certeza (o la corazonada, que los espí­as trabajan mucho con eso) de que alguna conversación interesante está teniendo lugar en esa habitación, marcamos el número y tras dos tonos estableceremos contacto con él.

La autonomí­a de la baterí­a es de dos semanas mientras se encuentre en stand by, reduciéndose en función de las llamadas que hagas y la duración de las mismas. Cuando se agote, sólo tienes que hacer una visita rutinaria a los inquilinos del piso alquilado o al despacho del empleado de turno, y llevarte disimuladamente el cuadro “para limpiarlo un poco”. Seguro que nadie sospecha qué te traes entre manos realmente.

Sus medidas son de 21 cm. de alto por 29”™7 de ancho, pero desconocemos por completo qué alcance puede tener el micrófono que capta los sonidos. Lo puedes encontrar en la tienda online de TrackerShack al módico precio de 130 libras esterlinas, o lo que es lo mismo, 173 euros.

Ví­a: Gizmodo

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.