Un perrito decorativo para ocultar cables 4

¡Qué perrito más majo! Y eso que hay que echarle un poco de imaginación, porque ni siquiera le han pintado los ojos… ni la boca, ni la nariz”¦ Pero no importa, porque esta mascotita es algo más que un simple adorno: el encantador Woofy sirve para ocultar cables. Un invento para tener el salón más discreto y ordenado.

La idea salió del diseñador Gabriel Nigro, harto de tener un mayúsculo enredo en el suelo de su salón. Ya sabes el lí­o que se monta con los cables del reproductor de DVD, los de la tele, el sintonizador digital, la videoconsola, la lámpara y tantas otras cosas. Salvo que alguno tenga en casa equipos inalámbricos de última generación (como el WACS7500 de Philips o alguno de los dispositivos presentados por Samsung en el CES), este perrito le vendrá bien a cualquiera.

Un perrito decorativo para ocultar cables 4

Con Woofy, parece que todo son ventajas. No tienes que levantarte a las 7 de la mañana para darle el paseo matutino, no ladra cuando estas durmiendo y no se come tus deberes de clase. Y ante todo, puede ser una solución adecuada para que los niños pequeños no entren en contacto con enchufes peligrosos o tomas de corriente. Siempre y cuando les dejes claro que, a pesar de su apariencia, no es un juguete.

Un perrito decorativo para ocultar cables 4

Pero también tiene un serio inconveniente: su precio. El perrito guarda-cables cuesta nada menos que 200 dólares (137 euros), demasiado para lo que es y para lo que hace. Menos mal que no hay que llevarlo al veterinario.

Ví­a: GeekSugar

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.