A nadie le gustan los cables para transferir datos. En el siglo XXI preferimos los inventos sin cables y el contacto fí­sico directo. Esta es la filosofí­a del estándar NFC (Near Field Communication), una forma de comunicación sin cables y de corto alcance. Tan corto que varios fabricantes tienen prototipos que funcionan “al toque”, como nos explicó en el Mobile World Congress de Barcelona Cristina Sanz directora de marketing mundial de Parrot. Angel Jiménez nos lo ilustra muy bien en su Gadgetoblog con el marco digital DF7220 y los altavoces Boombox, enseñados por Parrot en el Mobile World Congress de Barcelona.

Estos dos dispositivos están relacionados directamente con la tecnologí­a Bluetooth. Un teléfono móvil o cualquier otro dispositivo equipado con tecnologí­a NFC podrí­a comunicarse con estos dos inventos a través de un simple contacto. La transferencia, bien de fotos para el marco digital o música para los altavoces, se realizarí­a por Bluetooth. Pero el NFC nos ahorrarí­a la necesidad de tener que introducir la misma clave de seguridad tanto en el aparato que enví­a como en el que recibe. Esto es lo que se llama “emparejamiento”.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Parrot no es el único fabricante que está trabajando con el NFC. Sin ir más lejos, Nokia ya tiene un teléfono móvil que lo incluye en su equipamiento: el Nokia 6131 NFC. En este caso, la tecnologí­a inalámbrica está más enfocada a usar el móvil para autorizar transacciones bancarias y pagar en comercios. Acercar el móvil a un lector especial sustituirí­a al acto de pasar nuestra tarjeta de crédito por las habituales bandas magnéticas.

Sin restringirnos al NFC, lo cierto es que los avances tecnológicos se enfocan cada vez más hacia el contacto. Ahí­ están las superficies táctiles en teléfonos como el iPhone o mesas interactivas como la Microsoft Surface (también orientada a las transferencias de datos sin cables). Incluso a la hora de cargar baterí­as, como vimos con las placas WildCharge.

Pero todo nuevo avance se enfrenta al escepticismo por parte, sobre todo, de los usuarios. ¿Será realmente eficaz la transferencias por NFC o ya nos apañamos perfectamente con el Bluetooth y nuestras tarjetas de crédito? Tendremos que ir saliendo de dudas durante los próximos años, a medida que los equipos con NFC aterricen progresivamente en el mercado.

Otras noticias sobre... , , ,