La figura humanoide de la foto no es una persona cubierta por un trapo verde. Es un robot que forma parte de una nueva tecnologí­a llamada U-Tsu-Shi-O-Mi. ¿Y qué diantres es eso? Pues un sistema a medio camino entre la robótica y la realidad virtual. El robot se mueve como una persona, pero para ver sus rasgos tenemos que ponernos unas gafas especiales dotadas de sensores. La idea es interactuar con un “avatar virtual”, como puedes ver en el ví­deo.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=s-hg4qCaR74&e[/youtube]

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

¿Y por qué es verde el robot? Porque este sistema utiliza la técnica del Chroma Key, el mismo que se usa en los mapas metereológicos de la información de “El Tiempo” en los telediarios (las imágenes son generadas por ordenador, pero en realidad el meteorólogo tiene detrás una pantalla verde o azul).

Esta tecnologí­a se está desarrollando en los laboratorios de la Universidad Nacional de Yokohama (Japón), con la participación de Michihiko Shoji, todo un cerebrito de la tecnologí­a que hasta hace poco trabajaba en NTT DoCoMo. El U-Tsu-Shi-O-Mi tiene tres componentes fundamentales. El robot pone el molde y el movimiento básico, un motor gráfico gestiona toda la información del avatar (incluyendo reacciones faciales cuando tocamos al robot) y las gafas transmiten el punto de vista del usuario (ángulos, inclinación, movimiento…).

El resultado puede verse a través de las propias gafas o en una pantalla conectada al sistema. Por el momento han probado con un modelo femenino y otro masculino, y sus aplicaciones más inmediatas estarí­an en el mundo de los videojuegos. Lo que más le preocupa a sus creadores es desarrollar algún prototipo menos aparatoso y con costes reducidos.

El propio Shoji afirma que el sistema tiene muchas posibilidades, y apuesta por buscar algún tipo de mercado en el que estos humanoides virtuales puedan ser rentables. Quién sabe si, combinando la idea del U-Tsu-Shi-O-Mi con los últimos avances en injertos de piel sintética, podrí­a lograr algo enfocado al ocio adulto y que sea algo más que simples muñecas inmóviles. No es que estemos especialmente interesados, pero si lo que quiere es hacer dinero fácil y rápido…

Ví­a: engadget / Pink Tentacle

Otras noticias sobre...