Una “Polaroid digital“. Eso es lo que prometí­a la empresa Zink Imaging para finales de este año, en la última edición de la Feria DEMO de San Diego (Estados Unidos). Una cámara digital que pase las fotos a papel momentos después de realizarlas, como hacen las viejas cámaras con pelí­cula fotográfica instantánea. En el sitio oficial acaban de anunciar algunas caracterí­sticas internas de la máquina, que usa la técnica de impresión “Zero Ink“. Es decir: “nada de tinta“.

7 megapí­xeles de resolución, zoom óptico de tres aumentos, pantalla de dos pulgadas y soporte para tarjetas de memoria SD. Estos datos se suman a los que ya conocí­amos de la impresora portátil de Zink, que en teorí­a podrá imprimir las fotos sin bordes blancos y con un tamaño de 2 x 3 pulgadas (unos 5 x 7,6 centí­metros, aproximadamente).

No han concretado el precio de la cámara, aunque a principios de año se hablaba de 200 dólares (sólo 100 por la impresora independiente). Tampoco dan sus dimensiones, pero si la imagen que muestran es real, podemos hablar de unos 6 o 7 centí­metros de ancho por unos 15 o algo más de largo.

La “magia” de este sistema no está en la impresora en sí­, sino en el papel “Zink Paper” que desarrolla esta empresa, perteneciente a la propia Polaroid Corporation. Estos papeles contienen dentro tres capas de cristal, teñidas con los tres colores principales del sistema sustractivo: amarillo, magenta y cian. Lo único que hace la impresora es aplicar calor al papel a través de unos cabezales, para que los cristales se derritan y, al combinarse las tres capas, den lugar a una imagen en color y “alta resolución”, según asegura el fabricante.

De ahí­ que este sistema de impresión no requiera tinta, al contrario que las impresoras láser o las de inyección. Habrá que esperar a finales de año para ver de cerca estos nuevos aparatos y comprobar si todo lo que dice Zink es cierto, especialmente en lo que se refiere a la calidad de las imágenes.

Ví­a: Gadget Lab

Otras noticias sobre... , ,