Las cámaras profesionales, el último reducto de la fotografí­a analógica 4

El mercado español de las cámaras fotográficas movió el año pasado 868 millones de euros, de los cuales sólo el 7% procedió de equipos de tecnologí­a analógica. Hace sólo nueve años, en 1998, la situación era justo la inversa, con la diferencia de que el volumen total de negocio de entonces era tres veces menor que el actual. Las cámaras digitales se han comido casi todo el mercado. Pero todaví­a hay un pequeño reducto que se resiste al cambio: el sector profesional, los fotógrafos “de calidad”. Aunque muchos empiezan a valorar las cámaras digitales, aunque sea por motivos prácticos, todaví­a se agarran a las viejas cámaras con carrete y al cuarto oscuro de revelado.


Las cámaras profesionales, el último reducto de la fotografí­a analógica 4El gran crecimiento de la fotografí­a digital se debe a un doble fenómeno de bajada de precios y aumento de calidad. Si en 1997 una cámara de 1 megapí­xel costaba 600 euros, por ese mismo precio este año podemos comprar equipos con 10 megapí­xeles de resolución. Hoy por hoy, lo que más se vende son cámaras con 6 megapí­xeles y un precio medio aproximado de 250 euros. Para el gran público, la fotografí­a digital se ha hecho mucho más accesible y ofrece mejores resultados.

Paradójicamente, este gran público no es muy exigente con sus fotos, porque las hace con equipos de baja calidad. Como vimos en la primera entrega de este monográfico, el 75% de las fotos del 2006 fueron tomadas con un teléfono móvil. Aunque los terminales de gama alta poseen cámaras de calidad, la mayorí­a de la población usa teléfonos con prestaciones más discretas. En la gama baja la cámara no suele significar más que una presencia anecdótica.

Compactas VS Réflex

Por otra parte, el 20% de las fotos del 2006 se hicieron con cámaras fotográficas digitales, sin estar integradas en un teléfono móvil. El problema es que el 95% de las cámaras digitales vendidas el año pasado eran compactas. Es decir, enfocamos a través de una pantalla en lugar de un visor, por lo que alejamos la cámara de nuestros ojos y corremos riesgo de obtener imágenes borrosas.

Las cámaras profesionales, el último reducto de la fotografí­a analógica 4Es cierto que muchas cámaras compactas ofrecen un estabilizador de imagen para evitar esto, pero no es una cualidad muy valorada por el público: sólo para el 8.7% es un criterio de compra indispensable. Al comprador lo que le importa es el número de megapí­xeles. Y, como ya hemos comentado, destina la mayorí­a de sus fotos al enví­o por Internet o el almacenamiento en discos, por lo que no le interesa tanto obtener un resultado óptimo para impresión.

Este es el principal motivo por el que los fotógrafos más exigentes siguen prefiriendo las cámaras analógicas. El profesional sigue buscando la seguridad que otorgan el visor y las posibilidades de modificar los valores de luminosidad o velocidad de obturación. En este aspecto, las cámaras digitales compactas son muy limitadas.

Sin embargo, los fotógrafos profesionales se están fijando cada vez más en las cámaras réflex digitales. Sólo suponen el 5% del mercado de cámaras digitales en España, pero sus prestaciones no tienen nada que envidiar a las de las analógicas. Permiten enfocar a través del visor (como le gusta a los profesionales), llevan una pantalla para previsualizar las instantáneas y, lo más importante, pueden usar toda la gama de objetivos fabricados originariamente para las cámaras analógicas.

Ha empezado más tarde que entre los fotógrafos ocasionales, pero el sector profesional ya está empezando a mudarse de lo analógico a lo digital, gracias en parte a esta compatibilidad de complementos. Veremos como sigue la tendencia en los próximos años.

* Datos estadí­sticos de GFK

Especial Fotografí­a Digital:

1) El futuro de la fotografí­a en España está en el teléfono móvil

2) La fotografí­a en papel agoniza

3) Las cámaras profesionales, el último reducto de la fotografí­a analógica

Ví­a: ciberpaí­s

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.