Me vais a perdonar mis pecados por hablar de la Virgen del USB y del crucifijo MP3, pero no puedo resistirme. Han sido muchas Misas, muchos Ví­a Crucis, muchos Rosarios, muchos Actos Religiosos los que he vivido en primera persona del singular. Y, todo, durante una infancia y juventud en la que el “nacionalcatolicismo” prevalecí­a y para los pecadores no quedaba otra cosa que la promesa del fuego eterno.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Empezaré por la versión USB de la Virgen Marí­a que, ahora, viene cargada de memoria y de amor para descargar sus archivos directamente en las ventanas bendecidas por Bill Gates.

El creador de esta maravillosa Virgen electrónica se llama Luis Eslava, un diseñador valenciano de unos 30 años que, además de no ser demasiado guapo (confieso que yo tampoco), tiene una web que es un tostón (está en inglés y cuesta mucho abrir cada página). Por lo demás, tengo que reconocer que el “lápiz-Virgen” de nuestro amigo Luis es todo un milagro tecnológico. Una idea digna de aquel cardenal futurista que dedicó su vida a redimir especies de otra galaxia en la serie televisiva Star Trek.

Luis nos dice de entrada que “los ordenadores son una nueva religión“. Y en ello se basa para montar esta maravilla de “tecnologí­a Kitsch” propia de genios a medio camino entre Almodóvar y Bill Gates. El maestro diseñador ha puesto a la Virgen en su aureola el célebre dicho popular: “Oh Maria Keep my data safe” (“Oh Marí­a mantén mis archivos a salvo”). Eso que siempre rezamos los mortales cuando aparece en pantalla el FATAL ERROR o las ventanas de Windows se resisten más de la cuenta. Otro detalle importante es que, la Virgen transparente enciende su corazón (un diodo LED rojo) cuando introducimos el lápiz en el agujero informático. (Sinceramente, creo que, después de poner esto último, tendré que rezar mucho para que me perdone el Altí­simo y algunos de los amables feligreses que os acercáis a nuestra parroquia).

Disculpad de corazón. No pretendo ofender. Es sólo que inventos como éste me hacen rememorar un pasado donde las sombras del “nacionalcatolicismo” me obligaron a pasar horas y horas entre sotanas y crucifijos. Por cierto…

Hablando de crucifijos ¿Qué os parece esta otra maravilla con música MP3? Se llama “Saint B MP3 Player” y es una idea de este estudio de diseño moscovita. Lleva una pantalla OLED que se ve de maravilla.

Estoy pensando hablar con mi amigo Ratzinger para pedir que ofrezca indulgencia plenaria a todos aquellos que usen estos iconos de la electrónica religiosa.

Como ocurre casi siempre, los inductores de este inserto pecador tengo que confesar que han sido Angel Jimenez de Luis (gadgetoblog) y Dani Troy (nopuedocreer.com). Gracias compañeros y sabed que rezaré todos los dí­as por el perdón de vuestros pecados.

Otras noticias sobre... , ,