Un jefe de los programadores de Microsoft tuvo la genial idea de poner a prueba el servicio telefónico de atención al cliente de su propia empresa. Llamó un buen dí­a para consultar una duda. ¿Resultado? 260 minutos para conseguir la respuesta.

La peripecia la cuenta Josh Ledgard (así­ se llama nuestro héroe) en su propio blog. Y afortunadamente, por el momento, no ha ocurrido ninguna de estas dos cosas previsibles:

1) Censura sobre el blog de este directivo de Microsoft, alojado para más señas en la web de su empresa (dentro de la sección MSDN dedicada a la programación).

2) Despido del pobre ingenuo y valiente héroe.

Actos como éste deberí­an repetirse a menudo. Los directivos de las grandes empresas tendrí­an que poner a prueba sus respectivos servicios de atención al cliente o los llamados servicios técnicos, plagados muchas veces de personas no cualificadas que se limitan a leer un papel con instrucciones. Ya puestos también tendrí­an que intentar encontrar información o ayuda en sus webs, ir de compras por el mundo real o incluso, ya puestos a arriesgar, utilizar sus propios productos. De verdad que les darí­a una visión completamente nueva y amplia sobre su negocio.

Por cierto, nuestro cuento (real) tiene un bonito final. En sólo unos segundos y gracias a la ayuda de Google, el protagonista encontró lo que buscaba. Sí­, hemos dicho Google, no MSN.

Ví­a The Register

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...