Estamos a punto de asistir a la llegada de las nuevas versiones de los dos grandes navegadores de Internet. Dentro de pocas horas Microsoft publicará la versión española definitiva de Internet Explorer 7 (que ya está disponible en inglés). Y frente al lí­der indiscutible, está una alternativa todaví­a minoritaria pero creciente. Es el navegador Firefox que también está a punto de sacar su versión 2.0, después de haber pasado la etapa de pruebas.

Pero aquí­ y ahora no queremos hablar del futuro o del casi presente. Queremos hacer un ejercicio de memoria. Y saber de dónde parten estos navegadores. Muchos habrán comenzado a navegar por la Red con Internet Explorer 6.0. Sobre todo porque era y es el programa que viene incluido con Windows XP. Parece mentira, pero este navegador tiene ya 5 años de historia. Salió en el 2001 y desde entonces Microsoft no lo habí­a actualizado. Ha sido la competencia de Firefox la que le ha obligado a mejorar y actualizar el producto.

Pero si miramos atrás, mucho más atrás, veremos una Red en la que no existí­a, por supuesto Firefox, pero tampoco ningún navegador de Microsoft. Era el año 1994 cuando surge el primer programa compatible con Windows y Mac. Se llamaba NCSA Mosaic 1.0. y éste era el aspecto que tení­a.


NCSA son las siglas de National Center for Supercomputing Application o Centro Nacional de Aplicaciones de Supercomputación. Un organismo estadounidense de investigación informática que será siempre recordado por haber parido uno de los primeros navegadores. Gracias a Mosaic muchos descubrimos qué era eso de la World Wide Web. [En mi caso fue con Mosaic y una conexión ví­a Compuserve. Año 1995. ¡Qué tiempos!]

En aquel momento, la web prácticamente era 100% texto. Y enlaces, muchos enlaces. Porque esa era (y es, no lo olvidemos) la gracia de la telaraña (la Web).

Uno de los creadores de Mosaic era Marc Andreesen, quien decidió salir del NCSA para crear una empresa llamada Netscape. En ese momento, Netscape se dio cuenta de que habí­a demanda y mercado para crear un navegador alternativo. Y así­ nació Netscape Navigator 1.0. Con el siguiente aspecto…

Si comparamos las dos imágenes, veremos que el Navigator debí­a mucho a Mosaic. No obstante, Netscape enseguida empezó a ganar adeptos. Gracias, sobre todo, a su mayor velocidad de navegación. Así­ estuvo reinando casi en solitario hasta que Microsoft no sacó varias versiones de su propio navegador y logró ponerse a su altura. Pero conviene recordar el aspecto arcaico que tení­a la primera versión de Internet Explorer. Aguántense las risas…

Microsoft estuvo varios años intentando desesperadamente que la gente navegara, entrara (y no saliera) por su propia Internet. Era una especie de Web delimitada y controlada. De ahí­ nació precisamente una cosa llamada The Microsoft Network, conocida y reconvertida después a MSN. Por eso, el primer navegador se abrí­a directamente con unos botones que sólo permití­an visitar sitios de la propia Microsoft.

Lo dicho, ahora que parece que se anima la guerra de los navegadores, conviene recordar que hubo un antes. Aunque sólo sea para los más curiosos o nostálgicos.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp