Internet|3 noviembre 2008 6:15 pm

Los escolares aprovechan el ordenador de clase para ver porno



Hablar del porno en Internet se está convirtiendo en un tema muy manido. Pero lo cierto es que no cesa el caudal de noticias y estudios al respecto, que demuestran que el famoso vídeo The Internet is for Porn es algo más que una curiosidad para echar unas risas. Si ya en algunos vuelos de American Airlines ha habido problemas, ahora toca hablar del alto porcentaje de alumnos que aprovechan la conexión de colegios e institutos británicos para ver contenidos eróticos en clase.

La prueba la encontramos en un estudio realizado en 100 centros educativos del área de Manchester, como recoge esta noticia de Manchester Evening News. De media, en estos colegios e institutos se producen entre 50 y 100 alertas al día, que indican cuando un alumno está haciendo un uso poco apropiado de un PC escolar. En el 30% de las ocasiones, se trata de visualización de vídeos pornográficos.

Derek Davies, director del Instituto de Stretford, señala que desde que que llegó a su actual cargo han tenido que cambiar tres veces el firewall que bloquea el acceso a determinadas páginas y programas. “Tenemos bloqueados Facebook y MSN Messenger, pero los estudiantes son muy espabilados  para encontrar nuevas formas de saltarse los bloqueos”: Que le pregunten sino a Tom Wood, el joven australiano capaz de reventar un filtro antiporno de 50 millones de euros.


Curiosamente, ambas noticias tienen relación. La actitud de Wood no era de simple y llana rebeldía, sino para demostrar el despilfarro de un filtro que no se ocupaba de las cuestiones más importantes. Hablamos del acoso que pueden sufrir los estudiantes a través de Internet, ya sea por gamberradas entre ellos mismos o por engaños que puedan sufrir desde el exterior, entre otras prácticas de lo que hoy en día se entiende como bullying o ciber-acoso.

Y es que los filtros que se usan en los centros escolares del estudio sí que buscan prevenir este tipo de problemas. De hecho, el acceso a contenidos pornográficos no es lo que generó el mayor número de alertas, sino precísamente las prácticas de ciber-acoso: un 70%. Una forma de dar la razón a Wood y a quienes opinan que, si huimos del moralismo religioso, todo el mundo en algún momento de su vida ha visto porno, y que hay que distinguir muy bien esto de los riesgos que pueden sufrir los jóvenes en Internet por la actividad de pederastas y otros personajes indeseables.

Sobre todo porque, como señala Davies, los propios alumnos desmantelan los filtros de forma relativamente fácil. Así pues, ¿no saldrá más a cuento concentrarse en luchar contra el bullying y preocuparse menos por los vídeos eróticos? En la teoría, sí. El problema es que, en la práctica, ambos fenómenos pueden ir cogidos de la mano en algunos sitios y aplicaciones web. Habrá que ver cómo avanzan las alternativas para solucionar un tema tan complejo y escabroso.

Fotos de tsevis y Steven Fernandez

Vía: TechRadar UK




Otros artículos relacionados:

Porno de altos vuelos
iPhone porno, el otro gran negocio
El 17 por ciento de los ordenadores contienen fotografías eróticas o de contenido muy personal
Porno en el móvil, todo un negocio en Europa
Etiquetas:

2 Comentarios

Dejar un Comentario