mi experiencia con el samsung galaxy a52 5G tras una semana de uso

Lo he conocido, lo he tocado y lo he probado durante una semana como móvil de cabecera. Y este Samsung Galaxy A52 5G se postula como una de las grandes apuestas dentro de la gama media. Eso sí, de la gama media alta, y es que eleva el precio para tener 5G por encima de los 420 euros, cuando otros fabricantes como Xiaomi o Realme se quedan por debajo de los 300. ¿Vale la pena gastarse algo más por la pantalla SuperAMOLED de 120Hz, su procesador con 5G o su cámara principal de 64 megapíxeles? Pues a esta pregunta trato de dar respuesta a lo largo de este análisis. Acompáñame.

Solvencia en la gama media

Apostar por el Samsung Galaxy A52 5G es dar un paso en la escalera del rendimiento de la gama media de Samsung. Y es que, aunque por fuera sea exactamente igual que el Galaxy A52, tener el apellido 5G implica un par de puntos extra de lo más interesantes. Principalmente porque en su interior llega un Snapdragon 750G, un cerebro solvente y fluido para mover cualquier aplicación actual sin problemas. Mis experiencias con WhatsApp, Instagram, Twitter y demás herramientas habituales es ágil y cómoda. No como en un gama alta, pero sin parones ni problemas.

Parece que Samsung ha sabido afinar también su capa de personalización para que todo esto ocurra de forma fluida. Todo ello teniendo acceso a un buen número de aplicaciones que quedan inactivas en segundo plano para volver a ellas rápidamente. La verdad es que, durante estos días, y gracias a la agilidad de la pantalla, moverte por el móvil es una delicia. Atrás quedaron las experiencias del Samsung Galaxy A50 y algunos de sus parones. Samsung ha sabido hacer los deberes.

solvencia

Claro que no hay que olvidar el resto de la ficha técnica que acompaña a este Samsung Galaxy A52 5G. Junto a este procesador principal está el procesador gráfico Adreno 619, que me ha servido para disfrutar de la mayoría de filtros y efectos de Instagram Stories y TikTok también con solvencia. No busques la fluidez de un iPhone aquí, pero tampoco incompatibilidades con filtros. Incluso me he echado unas cuantas partiditas al nuevo juego de Crash Bandicoot estos últimos días de prueba sin notar en ningún momento caídas de cuadros. Quizá no tengas las texturas, sombras y efectos a máxima resolución. Pero tener un Samsung Galaxy A52 5G no supone perderte ninguna de estas experiencias.

Por supuesto he disfrutado todo esto con el modelo de 8GB de memoria RAM, que también supone un empuje importante para el equipo. Por ello hay una buena multitarea, agilidad en los procesos del terminal o solvencia en el uso de las aplicaciones. Eso sí, ten en cuenta que Samsung ha lanzado dos versiones: o bien 6GB de RAM con 128GB de almacenamiento, o bien 8GB de RAM con 256GB de capacidad. Esta capacidad, por cierto, es de tipo UFS, así que es otro de los motivos por los que este móvil es rápido en el uso de las apps.

rendimiento

En definitiva, el Samsung Galaxy A52 5G es rápido y funciona con lo que le eches, aunque no pueda sacar pecho en los juegos más actuales y exigentes. Pero a mí me ha permitido funcionar con aplicaciones y juegos casuales sin problemas. Pocos momentos durante esta semana de uso, y en cuanto a rendimiento, me han recordado que estaba ante un terminal de gama media.

Ficha técnica

Samsung Galaxy A52 5G
Pantalla6,47 pulgadas con tecnología Super AMOLED, resolución 2.400 x 1.080 y hasta 120Hz de frecuencia
Cámara principal– Sensor principal 64 megapíxeles y apertura focal f/1.8 y estabilizador OIS
– Sensor secundario con lente gran angular de 12 megapíxeles y apertura focal f/2.2 (123 grados)
– Sensor terciario con lente macro de 5 megapíxeles y apertura focal f/2.4
– Sensor cuaternario de profundidad de 5 megapíxeles
Cámara para selfiesSensor principal de 32 megapíxeles y apertura focal f/2.2
Memoria interna128 ó 256 GB de tipo UFS
AmpliaciónA través de tarjetas micro SD
Procesador y memoria RAMQualcomm Snapdragon 750G
6 u 8 GB de RAM
Baterí­a4.500 mAh con carga rápida de 25 W
Sistema operativoAndroid 11 bajo Samsung One UI 3.1
Conexiones5G, 4G LTE, WiFi de doble banda, Bluetooth 5.00, GPS, USB tipo C, NFC para pagos móviles…
SIMDual nano SIM híbrida
DiseñoAcabado en policarbonato
Colores: azul, morado, negro y blanco
Dimensiones75.1 x 159.9 x 8.4mm y 189 gr de peso
Funciones destacadasSensor de huellas dactilares en pantalla, desbloqueo facial mediante software, carga rápida de 25 W, cámara con filtros de Snapchat integrados, Android 11, frecuencia de actualización de 120 Hz, resistencia al agua y al polvo IP67
Fecha de lanzamientoPróximamente
PrecioDesde 429 euros

Sí, con 5G real. ¿Pero para qué?

Quiero dedicarle un apartado especial a la conexión 5G de este móvil para tratar de explicar lo interesante de ella. Es otra de las herramientas derivadas de contar con el procesador Snapdragon 750G, ya que incluye un módulo con esta conectividad. Es compatible con las redes SA y NSA 5G, lo que supone asegurarnos que este terminal funciona con la máxima velocidad de Internet actual. Siempre y cuanto tengamos tarifas adaptadas que aprovechan estas redes y/o acceso a esta infraestructura que aún está en desarrollo. Pues bien, es todo un punto a favor en este Samsung Galaxy A52 5G. Pero no te va a cambiar la vida.

rendimiento

Lo bueno es que el Samsung Galaxy A52 5G cuenta con una bandeja para doble SIM, aunque híbrida. O dos SIM o SIM más microSD para almacenamiento. Y con ello podemos tener dos tarjetas diferentes con esta conectividad. Muy práctico. Pero, de nuevo, no te cambia la vida.

La velocidad 5G es útil para cargar contenidos sin apenas demora. Pero ¿quién ve series de Netflix, HBO o Disney+ en el metro o en medio de la calle? Esta tecnología de conectividad está pensada para otras cosas. Para el envío rápido de datos, sí, pero no necesariamente para que notes, en la experiencia de uso, en el día a día, cómo descargas más rápido una app o una página web. Apenas lo vas a notar. ¿Significa esto que no merece la pena esta versión 5G del Samsung Galaxy A52 5G? No. Sí lo merece por los avances que supone contar con el Snapdragon 750G en su interior, que no solo se destinan a este módulo 5G, sino a su característica más interesante: la pantalla con velocidad de actualización de 120Hz en un gama media.

Eso sí, que para el marketing de Samsung los casi 100 euros de diferencia que hay entre el Samsung Galaxy A52 y el Samsung Galaxy A52 5G sea precisamente esta conectividad me parece un error de enfoque. O al menos algo que el usuario debería entender: vas a notar más el salto de los 90 a los 120Hz de pantalla que del 4G al 5G.

Lo mejor de este Samsung Galaxy A52 5G: la pantalla

Pero si hay algo que he disfrutado durante estos días de uso del Samsung Galaxy A52 5G y que, para mí, tiene más sentido que el 5G, es la pantalla. Samsung ha traído todos sus avances y potencial en paneles de otras gamas a este terminal asequible. Y por eso cuenta con una pantalla SuperAMOLED realmente brillante, colorista y eficiente para disfrutar de todo lo que se muestra en ella. Poco importa la tendencia de Samsung a saturar los colores o a calibrar de forma vívida el panel. Con ello solo hace que cada imagen tenga mejor contraste y colores. Y da gusto verlo.

la pantalla del samsung galaxy a52 5G

Es una pantalla generosa de 6,5 pulgadas. Servidor ya está acostumbrado a este tamaño de paneles y, la verdad, me resulta ideal. Su proporción más alargada hace que lo pueda controlar con una mano si estoy paseando al perro, por ejemplo. Aunque puede parecer grande para los usuarios que vengan de móviles más pequeños. La resolución es FullHD+, lo que se traduce en 2.400 x 1.800 píxeles, y la densidad es de 407 píxeles por pulgada. Pero, de verdad, lo mejor es la luminosidad y los colores que es capaz de mostrar.

Sin embargo, la mejor excusa para el incremento del precio respecto al Samsung Galaxy A52 de base de esta nueva familia viene por la característica de la tasa de refresco. Y es que este panel, a pesar de tener las mismas características, si tiene el procesamiento suficiente para alcanzar los 120Hz de refresco. Y esto da un giro a la experiencia de uso. La pantalla parece más ágil, las aplicaciones parecen más ágiles y los juegos (compatibles) parece que se mueven más rápido. Es un gusto para la experiencia general del terminal. Aunque es algo que se paga con el consumo de la batería. Sin embargo, mi recomendación es aprovecharlo desde el momento en que inicias este Samsung Galaxy A52 5G. Lo vas a notar.

120Hz samsung galaxy a52 5G

El “pero” para la pantalla viene por parte de los también generosos marcos negros que la rodean. Dejan claro que estamos en un terminal de gama media en el que este aspecto no se ha cuidado tanto. Resta enteros al diseño aunque no a la experiencia visual, claro está.

Otro punto positivo es la presencia del sensor de huellas bajo la pantalla. No es lo más rápido y acertado para desbloquear el terminal, pero resulta muy práctico en tiempos de pandemia, cuando el reconocimiento facial no funciona por la mascarilla.

marcos de la pantalla
Marcos de la pantalla

Cuatro cámaras, pero no todas son buenas

Samsung saca pecho en el apartado fotográfico de este Samsung Galaxy A52 5G, y es que sabe que va dirigido a un público joven al que le interesan mucho las fotos, los vídeos, los tiktok, las Instagram Stories y demás contenidos. Y, tras mis días de uso, la verdad es que es un terminal muy versátil. Pero el diablo está en los detalles, y más no siempre es mejor en el ámbito fotográfico.

cuatro cámaras pero no todas son buenas

Los 64 megapíxeles del sensor principal se disfrutan y aprovechan bastante bien en este Samsung Galaxy A52 5G. Eso sí, si algo he aprendido de este terminal es que no te puedes fiar de lo que ves en pantalla. El resultado real lo verás en la fotografía, donde se retocan aspectos como el contraste y luminosidad. Una falta de criterio que te hará pensar que la foto que has tomado es un horror hasta que ves el resultado. Aquí apreciarás que es capaz de mostrar y procesar mucho más contraste y respeta mucho más los colores que en la pantalla de encuadre. Solventa soluciones complicadas como contraluces con cierta elegancia y, si hay luz natural, con bastante definición. Eso sí, todo ello procesado con un algoritmo que tiende a acuarelar las fotografías. Lo noto cada vez que hago zoom en las fotos.

Cuando se va la luz, el sensor aguanta bastante bien el tipo, pero olvídate de mantener definición. O, más bien, acostúmbrate a ese toque de acuarela que trata de evitar este problema de falta de detalle. Los colores tampoco se respetan en zonas muy oscuras, pero ayudan a que la foto luzca, generalmente, mejor de lo que es de noche.

El problema viene cuando he hecho la misma foto con diferentes objetivos. El software que procesa la información de los distintos sensores está afinado. Pero el resultado difiere bastante en términos de calidad. Sobre todo en lo que acontece al ultra gran angular. En este caso la definición y detalle se pierden mucho antes que con el sensor principal. Y los colores pueden variar respecto a la fotografía de la lente principal. Algo bastante llamativo cuando he comparado resultados. Eso sí, el efecto de ojo de pez es realmente marcado, por lo que la forma de sacarle el máximo partido es aprovechar esta deformación y no necesariamente la calidad del resultado.

fotografía

En el caso del sensor macro la mejora respecto a anteriores generaciones es notable. Su sensor de 5 megapíxeles consigue buenos detalles en fotos cercanas de hasta 4 cm. Y el sensor de profundidad cumple para ayudar a mejorar el recorte en el modo retrato. Aunque el software de Samsung sigue haciendo de las suyas, respetando más bien poco el tema de cabellos sueltos y elementos que sobresalen de las figuras. Eso sí, al menos puedes usar este modo para cualquier cosa, y no solo personas.

En cuanto a los selfies, el sensor de 32 megapíxeles consigue buenos resultados con luz. No esperes ver cada uno de tus cabellos o la textura de tu ropa definida a menos que tengas luz directa sobre ellos. Pero resuelve bastante bien situaciones complicadas para que tengas selfies llamativos. Eso sí, el sensor se inventa bastante los colores, así que no te asustes al ver fotos sobresaturadas. Es la marca de Samsung.

N4037

La novedad en este Samsung Galaxy A52 5G y el resto de la familia A llega de la mano del modo Diversión. Es un nuevo modo de cámara dentro del móvil que integra máscaras y filtros que llegan directamente de Snapchat. Y bueno… quizá el público más joven lo disfrute, pero aporta gran cosa. Lo bueno es que no tienes que bajarte Snapchat para usar alguno de sus filtros míticos. Y que la función está bien integrada en la app de cámara. Tan solo notarás un parón de medio segundo para cargar los filtros antes de usarlos.

Y si hablamos de grabación de vídeo hay un par de noticias interesantes que debes saber. La primera es que la cámara frontal permite grabación en 4K a 30 cuadros. Y la segunda es que, para la cámara trasera, ahora existe un modo profesional (no tan avanzado como los de los S21) para hacer tus pinitos en este ámbito. Los resultados son bastante buenos siempre que haya luz en la escena, claro. El software regula muy bien la compensación para aplicar más o menos ISO en vivo de forma rápida, y el estabilizador marca notablemente la diferencia. Eso sí, si usas este último olvídate de la calidad 4K.

samsung-galaxy-a72-29-2

Buena autonomía, mejor sonido

Pero ¿qué pasa con la autonomía de este Samsung Galaxy A52 5G? Pues que resuelve bastante bien a lo largo del día. Mi uso habitual del móvil implica constantes conversaciones por WhatsApp, subir y consumir mucho Instagram, navegar por Internet y utilizar algunos juegos y apps que aprovechan la ubicación del GPS para geolocalizarte. Un uso bastante intensivo y con el que, generalmente, llego al final del día sin demasiados problemas. Y todo ello sin olvidarnos de la pantalla a 120Hz. Eso sí, quedan lejos los dos días de autonomía que Samsung afirmaba en su presentación, a menos que dejes de usar activamente el móvil.

buena autonomía

Aquí el punto clave no son los 4.500 mAh o la gestión de la autonomía, que me resultan correctos. El punto negativo y donde Samsung empieza a quedarse muy atrás es en el concepto de carga rápida. El cargador cuenta con potencia para suministrar 25W, lo que implica una hora de carga para completar al 100% la batería. No es mucho, pero no resulta tan útil cuando solo tienes unos minutos de carga. Mientras que otros fabricantes ya ofrecen entre 50 y 65 watios para cargar la mitad de la batería en apenas 10 minutos, este Samsung Galaxy A52 5G queda bastante atrás respecto a esos tiempos. Suficiente para no quedarte sin batería si eres cuidadoso. Pero sin que esta tecnología te salve la vida como en el caso de otros fabricantes, donde un par de minutos de carga te ofrecen solvencia para hacer llamadas o acabar partidas sin quedarte a medias.

buen sonido

Donde sí ha puesto más esfuerzo Samsung es en el sonido. Aquí el Samsung Galaxy A52 5G sí planta cara y puede reírse de otros terminales de gama media. El sonidos estéreo y, además, potente y definido. Si quieres subir el volumen, aunque tienda a enlatarse, el sonido responde con fuerza y claridad. Algo que se echa en falta en otros terminales de su mismo rango de otros fabricantes.

Acabado en plástico pero muy vistoso

Dejo para el final el apartado del diseño para dar un par de pinceladas sobre lo que quizá no salte a la vista en las fotos de esta review. Samsung suele sorprender con la calidad de sus acabados. El aspecto de los A52 es fresco, joven y atractivo. Me han gustado especialmente los colores lila y blanco, aunque el azul que he probado, en tono pastel, no está nada mal. Pero para gustos los colores.

Eso sí, las sensaciones en la mano no son tan Premium, y la carcasa ofrece cierta sensación plástica que rompe con la línea habitual de Samsung. A su favor está la integración del módulo de cámaras, que deja de remarcarse para sobresalir ligeramente en el mismo color que el resto. Y todo ello evitando bastante bien las huellas. Los apasionados por los móviles de colores lo disfrutarán. Quienes quieran la sensación de un móvil pesado, de cristal, con el acabado más Premium del mercado tendrán que apuntar a gamas más altas.

Conclusiones tras una semana de uso

Como siempre digo, una semana de uso apenas da para mojarse los labios con un nuevo terminal. Se escapan detalles como la evolución de la autonomía según diferentes situaciones, más opciones fotográficas en las que poner a prueba sus cámaras o alcanzar más profundidad y detalle en la experiencia de apps y juegos. Sin embargo, como un primer comienzo las sensaciones son realmente buenas para un gama media. Samsung eleva el precio respecto a sus competidores, sobre todo en esta versión 5G, pero también aplica detalles interesantes.

conclusiones

La pantalla es lo que más he disfrutado con diferencia. Marca de la casa y con un gran número de tecnologías. El rendimiento también es muy bueno para un móvil de esta gama. Poco a poco la cosa se democratiza, a menos que seas gamer y quieras sacarle el máximo partido, claro está. El sonido acompaña y la autonomía cumple. En cuanto al apartado fotográfico volvemos a toparnos con los problemas generales de la gama media del año pasado: las diferencias de resultados en las fotografías con los diferentes objetivos. Es verdad que nadie va a compararlas, sino que se aprovecha cada objetivo para cada situación. Pero aquí el ultra gran angular sigue sin convencer, sobre todo en situaciones lumínicas complicadas.

Mi experiencia con el Samsung Galaxy A52 5G tras una semana de uso 1

¿Vale la pena dar el salto al Samsung Galaxy A52 5G por encima del precio de la gama media general? Pues depende de lo que te guste esta marca y la calidad de sus acabados. Pero no lo hagas por el 5G, hazlo por el extra de rendimiento y por los 120Hz de pantalla.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.