deep-web

Si te digo que Google tiene en su base de datos más de un billón de páginas únicas indexadas, es como para contener el aliento. Pero si además te digo que ese millón de millones de páginas es menos del 5% de todo lo que puedes encontrar en Internet, ¿cómo te quedarías? Es lo que se llama la Deep web o Internet profunda, una red de páginas que permanecen invisibles a los buscadores y en la que te puedes encontrar de todo. Desde artículos científicos a pornografía infantil, pasando por foros de activistas políticos, drogas, armas y un enorme entramado de servidores y portales para acceder al lado oscuro de la web.

Y es que dentro de la Deep Web encontramos la Dark Web o Internet oscura, que son todas aquellas páginas que se esconden de forma deliberada de la mirada de los buscadores y de los gobiernos. Un mercado negro en el que, entre otras cosas, se venden los datos robados de tarjetas de crédito, contraseñas e información privada… ¡Ojo! Porque la información sobre tu vida podría estar a la venta.

Hoy nos internamos en la Deep Web y la Dark Web para contarte lo que te puedes encontrar ahí y el precio que tiene tu información.

Si quieres escucharnos, puedes hacerlo a través de Spotify, iVoox, iTunes, Google Podcast o incluso YouTube. Aquí te dejamos los enlaces:

Escucha el podcast de Chema Lapuente en Spotify

Escucha el podcast de Chema Lapuente en iVoox

Escucha el podcast de Chema Lapuente en iTunes

Escucha el podcast de Chema Lapuente en Google Podcasts

podcast

Lo primero es lo primero. Vamos a explicar entre Deep Web o Internet Profunda y Dark Web

Ya lo has explicado muy bien en la introducción, pero lo repetimos. Internet es como un iceberg. La punta visible es la que recogen los grandes buscadores, sobre todo Google. Y se estima que eso solo es un 4% de todo lo que existe en la web.

¡Ojo! Ya lo he dicho, hablamos de un billón de páginas únicas. Es decir, más de 100.000 páginas por cada habitante de la tierra.

Así que imagínate lo que existe fuera del ojo de Google. Hay que recordar el mecanismo por el que el buscador identifica un sitio. Este puede ser a través de enlaces en páginas que ya conoce Google o porque tú mismo solicites que se indexe tu página. Los robots de Google u otro buscador analizan la web para conocer el contenido y lo incluyen en sus resultados de búsqueda. Pero tú puedes marcar que no quieres que Google indexe los contenidos.

¿Entonces la Deep Web o Internet profunda es todo ese contenido que no aparece en Google u otros buscadores?

Exacto. No todo el contenido que escapa a Google es ilegal, hay muchas webs que simplemente no se ha rastreado y también otro que por diversos motivos se mantiene fuera del buscador. De hecho, hasta una página web privada de una empresa es Deep Web.

Y ahí entra la principal diferencia entre Deep Web y Dark Web. Porque Dark Web es el contenido de una red de Internet que se oculta de forma deliberada para evitar que la rastreen porque allí se está llevando a cabo acciones ilegales. El mercado negro donde puedes encontrar droga, armas, datos privados y un largo etcétera. En realidad, supone un porcentaje muy pequeño de Internet, alrededor de un 0,1% del total.

¿Y cómo funciona esto de la Dark Web?

Es el contenido de las redes cifradas dentro de Internet denominadas Darknets, a la que solo se puede entrar a través de unas herramientas concretas.

¿Cómo se puede entrar?

A través de programas que codifican la navegación por estas redes. El más popular es Tor, que son las siglas de The Onion Router. La idea es que hay una serie de gente y organizaciones que ceden su ancho de banda y procesamiento para poder canalizar la conexión y hacerlo de tal modo que se mantiene el anonimato de la persona. Es decir, que en principio no te puedan rastrear. Para que te hagas una idea, digamos que tu conexión salta de servidor en servidor de modo que se borra tu rastro en cada uno de ellos.

Pero he oído que esto no es perfecto…

No, de hecho, cuando surgió todo aquel lío con Edward Snowden el analista de la CIA dijo que Estados Unidos había conseguido romper Tor y rastrear a los que lo usan. Así que nunca puedes estar seguro del todo de tu privacidad.

Una vez dentro, ¿cómo funciona?

Las páginas web que funcionan en la Dark Web a través de Tor tienen la extensión onion, de cebolla. Y no es tan fácil llegar a esas páginas como si tuvieras Google, como te puedes imaginar. Por eso necesitas conocer la dirección concreta de la página o acudir a un directorio como The Hidden Wiki, que es el más popular. Podrías considerarlo como las páginas amarillas de la dark web.

Y ahora vamos con la chicha… ¿Qué me voy a encontrar en la Dark Web si me meto?

No creo que te sorprenda. Cerca del 70% del contenido que hay aquí es directamente ilegal. Si de verdad te animas a entrar, tienes que tener cuidado porque puedes encontrarte de todo. Los ejemplos más comunes, y casi diría los más light, son los de venta de todo tipo de drogas y armas. También te vas a encontrar un mercado negro para la compra y venta de Bitcoin y otras criptomonedas. Ojo con la que han montado con el tema de la droga.

¿A qué te refieres?

No solo hay sitios como Agora que se considera como el Amazon de la droga y puedes encontrar lo que busques y encima con opiniones de los propios usuarios. Para ayudarte a bucear en este mercado y otros similares se ha creado un buscador al estilo Google llamado Grams, que te ordena los resultados según un algoritmo y las valoraciones positivas en distintas páginas.

Antes he hablado de que aquí se puede encontrar también información personal robada. ¿Es así?

Sí. De hecho, hay páginas en las que directamente tienes la opción de contratar hackers para robar información a una persona en concreto. Para que te hagas una idea, por menos de 50 euros hay supuestos hackers que te prometen hackear una cuenta concreta de Facebook, Instagram o Twitter. Y si lo que quieres es investigar datos personales de alguien, el stalkeo puede salir por algo más de 100 euros. Eso sí, no hay que olvidar que todo esto de la Dark web no tiene ningún tipo de regulación o control. Es decir, que muchos de estos servicios pueden ser otro fraude en sí mismos.

¿Y qué me dices de los datos de las tarjetas de crédito? Muchas veces he leído que se venden en el mercado negro de Internet.

Es cierto, hay todo un mercado con venta de los datos de las tarjetas de crédito con su número secreto y a veces incluso con su PIN. Pero eso no significa que te hayan robado ya los datos de la tarjeta, de hecho, la mayoría de las tarjetas que se sabe que circulan por ahí suelen ser de sitios como Estados Unidos o Corea del Sur. Para que te hagas una idea, si te robaran los datos de la tarjeta podría costar unos 30 euros en la Dark Web con el PIN, e incluso menos si hablamos solo de los números de la tarjeta. También se llegan a vender los datos de una cuenta bancaria. Por ejemplo, para cuentas con 1.800 euros de media de saldo el precio se coloca en torno a los 60 euros.

Sí que es preocupante…

Sí, pero hay un dato que nos puede tranquilizar un poco. La mayoría de las cuentas y las tarjetas que se venden en la Dark Web provienen de robos a gran escala que se han producido de las bases de datos de bancos. Estos robos se suelen identificar con bastante rapidez.

Al margen de los datos personales y de nuestras tarjetas, ¿qué otras cosas corro el peligro de encontrar en la Internet Oscura?

Ya entramos en un terreno mucho más inquietante. La pornografía infantil ocupa un lugar muy importante dentro de los contenidos que se buscan y comparten por esta red. Los pedófilos aprovechan el anonimato que da Tor para conseguir este tipo de contenido. Y no es solo pornografía, te puedes encontrar vídeos de verdaderas torturas a menores, fetiches nauseabundos e incluso, aunque se rumorea mucho pero no hay tantas pruebas, vídeos snuff. Vídeos en los que se tortura y se mata a la gente. Es una verdadera locura.

Creo que se me están quitando las ganas de entrar en la Dark Web…

Por si todo esto te parecía poco, incluso hay sitios de asesinos a sueldo. Así, como suena. Con tarifas como matar a una persona en concreto por poco más de 4.000 euros. Y torturarla y matarla por 40.000 euros. La mayoría de estos sitios son estafas, pero el caso es que con la Internet Oscura nunca se sabe…

Una vez dicho todo esto, ¿hay gente que usa la Dark Web para fines no ilegales?

Por lo menos existen los que la usan sin buscar fines oscuros. Me explico. Por ejemplo, pueden ser activistas políticos que intentan escapar a las represalias de gobiernos absolutistas gracias a este anonimato. También hay personas que aprovechan herramientas como Tor para que su navegación sea de verdad privada. E incluso los famosos Wiki Leaks salieron a la luz a través de la Dark Web.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.