Mi experiencia de uso y juego con el Lenovo Legion Phone Duel

La conquista de los videojuegos por parte del mercado móvil sigue pendiente. Sí, cada vez hay más jugadores, ligas y ofertas profesionales en el ámbito del gaming desde los teléfonos, pero la experiencia de juego difiere mucho respecto a las clásicas videoconsolas. Por no hablar del PC… Lenovo lo sabe y ahora cuenta con una propuesta en el mercado de lo más peculiar. Se trata del teléfono Lenovo Legion Phone Duel. Un terminal pensado realmente para pasarte horas enganchado a los mejores juegos para móviles: desde shooters como Call of Duty, pasando por battle royales como Fortnite o incluso otros juegos de eSports como Brawl Stars y mobas. Todo ello sin que eches de menos un mando para jugar.

He podido probar este terminal como móvil de cabecera durante más de una semana. Y te hago un spoiler: es el móvil más pepino que vas a encontrarte ahora mismo en el mercado. Lo mueve todo y lo hace con soltura. Pero es que tiene la ficha técnica más potente del mercado con 16GB de memoria RAM, el Snapdragon 865+ y 512GB de almacenamiento en formato UFS 3.1. Aunque no es solo el rendimiento lo que más me ha gustado de este Phone Duel. Su experiencia para jugar es clave. Pero te lo cuento todo en detalle a través de este análisis.

Ficha técnica

Lenovo Legion Phone Duel
Pantalla Panel AMOLED de 6.65 pulgadas con resolución FHD+ (2.340 x 1.080 píxeles), 144 Hz, relación de aspecto 19.5:9
Cámara principal 64 MP + 16 MP ultra gran angular
Cámara pasa selfies 20 MP emergente horizontal
Memoria interna 256 o 512 GB UFS 3.1
Ampliación No
Procesador y memoria RAM Qualcomm Snapdragon 865+ 5G, 12 o 16 GB LPDDR5
Baterí­a Baterías duales de 2500 mAh, Turbocarga a su máxima capacidad en 30 minutos (50% en 10 minutos)
Sistema operativo Android 10 + ZUI 12 + Legion OS
Conexiones 2 x USB-C, WiFi 802.11ax 2×2 MIMO, NFC, Bluetooth 5.0
SIM Doble NanoSIM
Diseño Metal y cristal, colores: Azul resplandeciente y Rojo venganza
Dimensiones 169.17 x 78.48 x 9.9 mm, 239 gramos
Funciones destacadas Lector de huellas en la pantalla
Altavoces duales frontales
Teclas superiores frontales ultrasónicas y motores lineales de doble eje X para usar el móvil como un gamepad
Fecha de lanzamiento Disponible
Precio 12 GB de RAM + 256 GB: 900 euros
16 GB de RAM + 512 GB: 1.000 euros

 

Un móvil gaming por fuera…

No, este Lenovo Legion Phone Duel no es para que lo lleves con una funda sencilla y minimalista. Es un móvil gaming al que no le da vergüenza demostrarlo. Y tienes que ser consciente de ello si te vas a hacer con él. No solo es llamativo por sus acabados, sino que su forma de sujetarlo, predominantemente en horizontal, y elementos como su cámara pop up lateral (o vertical si lo sostienes en horizontal) son solo algunas muestras de esta idea.

El móvil está pensado para ser sujetado en horizontal, como se suelen jugar la mayoría de títulos de acción de corte profesional. O, al menos, los videojuegos que siguen la estela de las videoconsolas y PC en el mundo de los terminales de bolsillo. Por ello las cámaras traseras están situadas en el centro del móvil, donde es más complicado que las tapes o toques constantemente con los dedos. Con lo que se ensuciarán menos. Esta posición también tiene sentido con la mencionada cámara pop up, que se extiende hacia afuera y queda en la parte de arriba del móvil si lo sostenemos en formato apaisado. Pero queda raro y poco útil en vertical. Así que más vale que te acostumbres a tomarte selfies sujetando el móvil con las dos manos.

Por supuesto, el dorso del Lenovo Legion Phone Duel es para comentar aparte. El acabado es de cristal bastante brillante, pero lo que más destaca es el trazado entre lo tecnológico y lo deportivo de esta carcasa. Yo he probado un terminal azul muy vistoso que tiene toques iridiscentes según incida la luz en él. No solo se permite tener este aspecto gaming, sino que incorpora, además, dos lemas: Stylish outside (estiloso por fuera, en la parte izquierda) y Savage inside (salvaje por dentro, en la parte derecha). ¿Te queda claro ya que no es un terminal al uso? Pues todavía hay un giro de tuerca más:

altavoz dual

Ese símbolo en mitad del móvil, reconocible para quienes hayan seguido la trayectoria de la familia gaming Legion de Lenovo, se ilumina como un avisador LED. Y no solo es grande, también cuenta con un montón de tonos en los que iluminarse y modos de brillar diferentes. Por supuesto, todo esto es personalizable. Así que puedes pasarte por los ajustes para elegir cómo quieres que se ilumine con uno u otro juego, o para desactivar este efecto cuando cargas el terminal por las noches, como ha sido mi caso. Pero también para escoger el tono y la pulsión de la luz cuando recibes llamadas o notificaciones varias. La verdad es que los fabricantes de móviles más generalistas deberían aprender un poco más sobre las posibilidades de personalización de este Lenovo Legion.

Ahora bien, toda esta carcasa y los componentes que lleva dentro tienen un coste en el diseño. Y es que es un terminal bastante grueso y pesado. Al menos si lo comparamos con otros dispositivos de pantalla similar. Concretamente sus medidas son de 169,17 mm x 78,48 mm x 9,9 mm, y su peso se queda en los 239 gramos. No es excesivo, pero se nota pesado en la mano y en el bolsillo. Es cómodo y ergonómico en el agarre, sobre todo teniendo en cuenta esa idea de que debemos sostenerlo mayoritariamente con las dos manos. De nuevo, pensado para jugar, no para que sea el típico móvil ligero en el que mirar notificaciones a cada momento.

Lenovo Legion Phone Duel

Por cierto, hablando de ergonomía tengo que decir que Lenovo ha pensado muy bien el agarre del terminal. Aunque el cuerpo metálico tiene aristas y resulta algo gordo, cuando lo sostengo en horizontal me doy cuenta de que es su razón de ser. El panel no aprovecha el frontal como otros terminales, y lo hace para que las mollejas y bultos de las manos no realicen pulsaciones involuntarias. Al final, cada parte de mi mano queda correctamente colocada sin pensarlo demasiado. Para eso ya han pesado suficiente en el equipo de diseño de Lenovo. Y la verdad es que lo han hecho realmente bien.

Y gaming por dentro…

Por supuesto no puede faltar la personalización y un diseño deportivo y tecnológico en el interior. Lenovo también ha hecho los deberes en la capa de personalización de Android que incluye este Legion Phone Duel. Y podrá gustarte más o menos, pero es llamativo y en muchos casos bastante cómodo y útil para acceder a muchas de las funciones importantes durante una partida. ¿Ha quedado ya claro que este móvil es para jugar?

teléfono android gaming

Pues bien, tengo que destacar que la interfaz, al igual que el cuerpo del móvil, está pensado para ser experimentada también en horizontal. Puedes usarlo en vertical como cualquier móvil, pero en el momento en el que lo sostengas en horizontal, si tienes el giro automático activo, verás que pasa a formato tablet. Esto me ha resultado especialmente llamativo pero práctico. Una vez que te acostumbras a ello, moverte por el cajón de aplicaciones y los ajustes resulta práctico en esta posición. Y siempre sabes que el móvil responderá lo sostengas en una u otra posición.

gaming por dentro

El estilo de los iconos, los fondos de pantalla o la animación de bloqueo siguen la misma estética que el resto del terminal. Aquí no hay sorpresa. Lo que sí he visto es un apartado especial dedicado a recoger todos los juegos que instalas para tenerlos a mano bajo el logotipo de Legion directamente en la pantalla principal. Además, hay un par de apartados especiales en los ajustes de este móvil para configurar detalles como los gatillos, el avisador LED que comentaba más arriba, el comportamiento del juego y, lo que para mí es la clave de la experiencia de este móvil: la pestaña Legion.

formato tablet

Se trata de un menú rápido que aparece cuando arrancas cualquier juego. Es como la pantalla desplegable de notificaciones. La diferencia es que aquí verás las características técnicas como la velocidad de la red WiFi o de datos a la que estás conectado, la temperatura del móvil, la capacidad actual de la CPU y la GPU y algunas herramientas realmente prácticas. Consisten en activar la cámara frontal, que se despliega para grabar tu cara y hacer un streaming o, al menos, grabar tanto la pantalla como tu reacción. Aquí tengo que decir que me han sorprendido especialmente los efectos para recortar el fondo si no tienes un buen set-up preparado o las máscaras virtuales. Pero también hay herramientas muy prácticas como grabar los últimos 15 o 30 segundos de la partida. Si eres youtuber o streamer y quieres tener las mejores jugadas para el recuerdo esto va a salvarte la situación. Además hay otras opciones como gestionar en una ventana emergente tus chats de WhatsApp, evitar todas las notificaciones, tomar capturas… Elementos que, además, puedes ordenar a tu gusto desde los ajustes. Todo ello sin olvidar el modo Violencia para darle ese empujón extra a los procesadores de este móvil. Aunque, francamente, a día de hoy no hay juego o aplicación que este terminal no pueda mover sin despeinarse. El caso es que Lenovo ha hecho los deberes también en el aspecto del software. Sobre todo si tienes un ojo puesto en los videojuegos y otro en compartir tus partidas en Internet.

Nunca has visto una carga rápida igual

El diseño de este móvil de Lenovo es dual. Aunque no lo vemos, dentro cuenta con un sistema de dos celdas de baterías. También hay dos altavoces, dos gatillos y un diseño que se reparte en dos. Elementos que ayudan, según Lenovo, a que todo funcione de forma fluida, fresca y eficiente. Pero lo que no esperaba al abrir la caja de este terminal, además de su diseño gaming con sonido incluido en el packaging, era encontrarme con un adaptador de corriente y dos cables USB de tipo C.

Y es que este Phone Duel puede cargar casi el doble de rápido que cualquier otro terminal gracias a este sistema dual de batería y cargador. El adaptador cuenta con dos ranuras para conectar los dos cables y llevarlos así a los dos puertos USB tipo C del móvil. Uno en la base y otro en el lateral contrario a la cámara pop up. El sentido a toda esta ingeniería es aprovechar la carga rápida con cada celda. 65W de carga rápida en una celda es una carga muy rápida. Si puedes llenar los 2.500 mAh de cada celda a esa velocidad consigues una suma de 90W máximo para llenar 5.000 mAh en total. El sistema es aparatoso por la presencia de los dos cables, pero es realmente efectivo.

carga rápida

Tanto que el tiempo de carga completa se reduce a solo 30 minutos. Y con 10 minutos de carga consigues recargar el 50% de la batería. Vaya, que no has visto cosa igual en el mercado móvil.

A la hora de la verdad es probable que solo uses un cable mientras recargas con carga “lenta” (rápida en realidad) el terminal durante toda la noche. Por eso de la comodidad. Pero si necesitas un chute de energía, este sistema dual cumple más que de sobra para continuar la partida sin problemas. Además, el puerto lateral ayuda a tener uno de los cables conectado al móvil sin que moleste mientras juegas. De nuevo si usas el móvil en posición apaisada.

batería

En cuanto a la autonomía es de lo más relativo. Depende de los juegos a los que juegues y el tiempo que inviertas en ellos. No soy gamer de móviles habitual, por lo que solo he aprovechado a jugar algún rato al día. Sí, sobre todo en el WC. Y, por supuesto, la autonomía me ha durado para mucho más de un día con tiempos cortos. Pero claro, si te pasas más de dos horas jugando de continuo, ni 5.000 ni 10.000 mAh te salvarán el día. Y ahí es donde entra en juego el cargador. La verdad es que esto de la batería dual parece funcionar realmente bien. No solo por la autonomía, sino también para evitar que el móvil se caliente. Quizá no sea práctico viajar con dos cables, pero si necesitas un empujón para salvar el día con margen este sistema de 90W es realmente práctico.

Un monitor gaming en un móvil

No puedo olvidarme de comentar los detalles de la pantalla de este dispositivo. Es otro de los puntos en los que Lenovo ha sacado pecho a la hora de diseñar el perfecto móvil gaming. Se trata de un panel AMOLED de 6,65 pulgadas de tamaño y resolución FullHD+ de 2340 x 1080 píxeles. Todo ello con un formato de 19,5:9 para resultar aprovechado, apaisado y grande en las manos. Y la verdad es que se ve muy bien. Pero no es todo esto lo que destaca de él.

monitor gaming

Hay que hablar de su tasa de refresco, que es de nada menos que hasta 144Hz. Sí, como los monitores gaming casi profesionales. ¡144Hz! ¡Cuando los móviles más pepino de otros fabricantes se quedan en los 120 y lo pasan mal para aguantar la jornada! Claro que esta tasa de refresco se activa cuando juegas a títulos, pensando en el rendimiento y la autonomía. Pero es una auténtica pasada saber que se pueden lograr estas cifras en un móvil y disfrutarlas cuando más se necesitan. Algo que te puede dar ventaja sobre otros jugadores online. Aquí no voy a juzgar si es ético o no. Solo que se disfruta con un rendimiento que va como la seda y una pantalla ágil que ayuda a que todo esto sea así.

Pantalla Phone Duel

Ahora bien, a pesar de ser un panel AMOLED hay algunos detalles que llaman la atención negativamente. La protección del panel, por ejemplo, resulta especialmente glossy o brillante, y el tanto da la sensación de ser menos Premium que la pantalla que se esperaría con semejante ficha técnica. Quizá también sea falta de algo de brillo. Elementos que demuestran que un dato dentro de un componente no lo es todo. No será el mejor panel AMOLED del mercado por falta de brillo y saturación, pero sí resulta el más ágil. Y, vuelvo a recordar: es un móvil para jugar. Disfrutar de alardes visuales en juegos para móviles está por detrás de ganar partidas.

panel AMOLED

La joya de la corona: los botones ultrasónicos

El apartado que más he disfrutado es la experiencia de juego. Obviamente. Pero es que jugar en el móvil sin echar de menos un mando o control tipo videoconsola es algo totalmente nuevo para mí. A esto ha ayudado enormemente los botones que Lenovo ha introducido en el lateral derecho, donde la cámara pop up. Un truco técnico que suma dos botones muy prácticos que puedes personalizar para cualquier juego. No solo puedes usar gatillos en shooters, créeme.

El truco de estos botones está en que puedes elegir qué parte de la pantalla tocar cuando pulsas sobre ellos. Al configurarlos desde la pestaña Legion, en cualquier juego, puedes activar el botón L (left, izquierda) y R (right, derecha) y llevarlos al botón de la interfaz que prefieras. Los arrastras como botones virtuales sobre apuntar, disparar o cualquier otra acción que marque el juego. Así, cuando plantes el dedo sobre uno u otro gatillo es como si estuvieras pulsando en la pantalla. La diferencia es que el panel está siempre despejado y a la vista para mostrar toda la información. Y que tienes el resto de dedos libres para mantener la experiencia de juego lo más similar posible a las videoconsolas. Y sí, es ideal. Tanto que apenas he necesitado un mando durante estos días.

botones ultrasónicos

En juegos como Call of Duty lo he configurado para que el gatillo izquierdo me permita apuntar por la mirilla mientras que el derecho lo he usado para disparar. De esta manera los pulgares me dejaban usar el control del personaje y la vista. Así que he ganado décimas de segundo a la hora de acabar con enemigos. Y una comodidad que me recordaba mucho al mando de mi PS4. Pero ojo, que como lo he podido aprovechar en cualquier juego, también he llevado a estos gatillos funciones como caminar y sacar las pistolas en el clásico Tomb Raider. O para elegir el disparo básico y el cargado en Brawl Stars. El software de este Lenovo Legion Phone Duel guarda la configuración de los gatillos para cada juego, así que es ideal para organizarte una primera vez y después disfrutar cada vez que entras a jugar.

Lo que no he disfrutado tanto ha sido su control 3D. Básicamente consiste en utilizar los sensores de giroscopio y acelerómetro para guiar el joystick virtual o control del personaje. Se activa de la misma manera que los gatillos, pero resulta menos práctico. Al final mover todo tu cuerpo o inclinar el móvil hace que pierdas ligeramente el campo de visión o los detalles. Es curioso, pero no está al nivel que los gatillos.

gatillos

Gatillo

Mediocre en fotografía, pero top en streaming

A estas alturas de la review ya tendrás claro que este móvil de Lenovo está hecho para jugar. Pues bien, aquí viene la parte “negativa”: la fotografía. Y es que mientras que en el resto de apartados siempre hay algo que destaca realmente sobre el resto de opciones del mercado, su fotografía se queda en la media. No es mala pero no es especialmente buena.

Su sensor principal es de 64 megapíxeles y consigue fotos bastante decentes con luminosidad. Buen rango dinámico y buena representación de colores. Pero lo dicho: no destaca. Ni en definición, ni en contraste. Es bueno, pero no una bestia como los procesadores, la pantalla de 144Hz o la batería de 5.000 mAh. Lo acompaña un gran angular para hacer fotos más amplias con cierta calidad. El problema de estas cámaras aparece cuando la luz desaparece. Los colores se respetan con sorprendente fiabilidad, pero la definición cae. Lo normal en un móvil de 800 euros, vaya. Pero quizá sea el punto más flojo en el conjunto de este terminal.

Cámara selfie

La cámara para selfies también cuenta con algún pero en el aspecto de definición. Sin embargo, para capturar con detalle nuestra imagen de forma reducida durante un streaming o para combinarla con la imagen de la cámara principal cumple más que de sobra. De hecho aquí Lenovo me ha sorprendido con herramientas como el modo Dual para disparar o grabar fotos en ambas direcciones a la vez. Y lo que es más, con herramientas como el recorte del entorno del usuario para plantarlo  en la foto principal. Opciones extra que ayudan a los creadores de contenido, a quienes quieren sorprender o para jugar también con este aspecto. No vas a lograr el mejor bokeh o la foto más contrastada, pero las posibilidades están ahí.

Respecto a la grabación de vídeo sucede algo similar, aunque con un maquillaje extra de los colores. He podido grabar vídeos en 4K, pero la definición queda un paso por detrás de los móviles más punteros de este año. Además le faltan elementos como un mejor estabilizador.

Pero, de nuevo, este móvil no se ha hecho pensando en grabar videoclips, sino para cumplir las necesidades de juego. Y grabar vídeo con la cámara trasera no es prioritario. Quizá por eso el sensor para selfies también incluye un buen estabilizador que sí aprovecha mejor este elemento. Si eres streamer o creas contenidos para YouTube esta es la cámara que más vas a usar.

cámaras

Conclusiones

En definitiva, y con un uso de apenas una semana, me queda claro que la propuesta de Lenovo en este Legion Phone Duel está claramente definida: es un móvil solo apto para gamers. Pero para los de verdad. Los que juegan más de media hora al día y exigen a sus terminales el máximo rendimiento. El apartado técnico de este móvil cumple sobradamente para la actualidad. Y no hablo solo de gráficos, también las conexiones llegan actualizadas para que no haya pin, latencia ni retraso con el WiFi 6 o el 5G. Si no ganas partidas será por tu destreza, no porque los demás jueguen con mejores móviles.

personalización Legion

Todos los detalles están pensados. Desde la ubicación de los puertos de carga, hasta la peculiar cámara pop up y, sobre todo, los botones ultrasónicos. Y además todo es configurable. Nada de amoldar tus habilidades al móvil. El móvil se acomoda a ti. Toda una experiencia que solo conocen aquellos que se exigen lo mejor a la hora de ganar una partida.

Pero lo sorprendente no es saber que este móvil lo puede todo en el ámbito del gaming. Lo que más me ha sorprendido es que Lenovo lo ha sacado al mercado por debajo de los 1.000 euros. A pesar de que otros fabricantes como Samsung y Huawei no alcanzan estas cantidades de memoria RAM y almacenamiento en algunos de sus flagships de más de este precio. Es una auténtica bestia en el apartado técnico y lo es de forma asequible.

Conclusiones Phone Duel

Eso sí, le he encontrado algún pero. Por un lado unas cámaras que cumplen pero no sorprenden. Sería todo un detalle encontrarse sensores realmente nítidos en un móvil gaming. Sobre todo en su rango de precio. Además el sistema de carga, aunque inteligente, puede resultar aparatoso con el doble cable. El diseño es algo más personal, pero hay algunos elementos que me chirrían. Por un lado los eslóganes, y por otro lado las aristas del acabado, que le restan sensación Premium, a mi parecer. Además hay detalles como el brillo de la pantalla que no me acaban de convencer.

¿Es el mejor móvil del mercado? No. ¿Es el mejor móvil para jugar? Sí. ¿Tiene una relación ficha técnica-precio que se te va la cabeza? Evidentemente.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... , ,