Mi experiencia con los auriculares inalámbricos Bose QuietComfort Earbuds

En un momento en el que la cantidad de auriculares inalámbricos del mercado puede llegar a saturarnos, los fabricantes empiezan a dirigir sus propuestas hacia puntos mucho más concretos que el de llevar aparatos sin cables en las orejas. Prueba de ello son los Bose QuietComfort Earbuds que he probado durante más de una semana como auriculares de cabecera. Tanto para escuchar música como para aislarme del entorno. Y es que hay una funcionalidad clave en ellos: la cancelación de ruido. Una característica casi tan potente como en la de los auriculares de diadema más avanzados. Aunque estos auriculares Bose tienen otras armas bajo la manga, entre ellas una calidad para los graves que hace temblar tus orejas. Se diferencia así de los auriculares para todo. Claro que apuntar alto también tiene un coste, y el de estos Bose es de 280 euros. Te cuento a lo largo de este análisis si vale la pena hacerse con ellos.

Ficha técnica

Bose QuietComfort Earbuds
Tipo Auriculares True Wireless
Cancelación de ruido activa Sí, con 11 niveles de control de ruido
Cancelación de ruido pasiva Sí, con puntas StayHear Max
Sonido Transductores de gran eficacia, diseño de puerto acústico para conseguir graves profundos y sonido realista
Batería Hasta 6 horas en los auriculares
12 horas adicionales con el estuche de carga
Conectividad Bluetooth 5.1
Micrófonos 4 micrófonos en total
Colores Negro y blanco
Resistencia Certificación IPX4
Otras funciones Controles táctiles
Fecha de lanzamiento Disponible
Precio 279 euros

Diseño que rompe con la tendencia

Olvídate de esos auriculares clásicos a los que parece que les han cortado el cable. Bose apuesta por un diseño completamente diferente para estos QuietComfort Earbuds. Su aspecto es más similar a los auriculares llamados de botón. Más circulares y con un cuerpo que no sigue el esquema clásico. Puede parecer aparatoso, pero en el siguiente apartado te demuestro que su diseño está pensado y muy trabajado para que sean realmente cómodos.

A simple vista son algo más grandes que el resto de auriculares, pero su peso es de solo 8,5 gramos cada uno. Así que resultan aparatosos solo a la vista. Pero hay un punto clave en todo esto: la comodidad y la sujeción, de lo que hablo más adelante.

También es algo más grande la caja de transporte. Con unas medidas de 8,9 cm de longitud x 5,1 cm de anchura x 3,2 cm de profundidad es una de las cajas más amplias del mercado, aunque resulta muy ligera.

Auriculares Bose QuietComfort Earbuds

Estos QuietComfort Earbuds de Bose han llegado al mercado en dos colores: negro y blanco. Ambas opciones me resultan igual de elegantes y sencillas. Sus líneas curvas se me antojan hacia un producto quizá más deportivo, pero la realidad es que Bose ha apostado por la comodidad.

Eso sí, no se han olvidado de hacer estos auriculares resistentes a la lluvia y el sudor. Su certificación IPX4 permite que los usemos para el deporte o bajo la llovizna sin ningún tipo de problema, así que son ideales para interior o exterior.

IPX4

Bose da alas a la comodidad

Estrechamente relacionado con el diseño tengo que hablar de la comodidad. Y es que, si a la vista parecen aparatosos, es en la oreja donde realmente se disfrutan. Aquí he entendido por qué Bose ha escogido el diseño de botón y por qué su cuerpo tiene esta forma y estas piezas de silicona blanda tan extrañas. Son parte del diseño Stay Hear Max, que según Bose cuenta ya con nada menos que 10 años de desarrollo. Tiempo suficiente para diseñar un sistema que se acomoda a la oreja de cualquier usuario y que influye directamente con la capacidad de cancelación de ruido de estos auriculares.

Hablo de la especie de alas blandas que llegan junto a la parte dura del auricular en sí. Este sistema tiene un arco de silicona que hace de apoyo dentro de la cavidad de nuestra oreja. Al apoyarse sobre una superficie curvada más alargada los puntos de presión concretos disminuyen y se evita la sensación de dolor o molestia que sí aparecen con otros auriculares menos ergonómicos. Lo dicho, parece muy aparatoso pero el resultado es de lo más cómodo y útil.

Además son muy sencillos de colocar. La propia aplicación Bose Music cuenta con un tutorial para entenderlo. Simplemente hay que introducir la boquilla del auricular en el canal auditivo y girarlo para acomodarlo. La forma del ala se encaja y todo queda fijo, sin molestias a medio o largo plazo tras las pruebas que he llevado a cabo. Además el sistema está realmente equilibrado y no se perciben pesos o movimientos. Todo queda ajustado donde debe estar. De hecho, la caja de estos Bose QuietComfort Earbuds incluye dos pares de alas extra con una talla mayor y una menor por si tenemos las orejas más o menos pequeñas. En mi caso he tenido que sustituir este sistema de alas Stay Hear Max por las número 1, las pequeñas. Al ser silicona blanda solo hay que tirar de ellas para extraerlas del auricular. Y lo mismo para encajar la nueva talla. En unos segundos lo tienes listo para colocar.

cómo colocar el auricular

He usado estos Bose QuietComfort Earbuds para dar paseos y trotes. Algunos de ellos durante más de hora y media. Y en ningún momento he tenido la necesidad de ajustarlos, ni me he llevado ningún susto al notar que se movieran dentro de mi oreja. Posiblemente sean los auriculares más estables que han pasado por mis manos y mis oídos.

Los reyes de la cancelación de ruido

Pero si hay una característica clave en estos auriculares es el tema de la cancelación de ruido. Es realmente sorprendente lo que han conseguido en Bose con un auricular inalámbrico de botón tan ligero. El resultado realmente te aísla del entorno. Y Bose es tan consciente de ello que han creado un sistema personalizado de cancelación regulable para no quedarte totalmente “solo” o rodeado de “silencio virtual” en entornos como la calle, donde puede ser peligroso por el tráfico.

comodidad

Esta cancelación de ruido ya se nota cuando te colocas el auricular. Es parte de la tecnología de cancelación pasiva que ofrece la boquilla de silicona. Está pensada para ajustarse completamente a tu canal auditivo, y un pequeño silbido da buena cuenta de ello cuando lo colocas. Aquí ya notarás que tu entorno pierde fuerza. Pero es cuando pones al máximo la tecnología de cancelación activa cuando estos Bose QuietComfort Earbuds muestran toda su potencia. Sus micrófonos externos e internos recogen el sonido y lo filtran para silenciarlo en tu oído.

Y es que, si empiezas a reproducir música y eliges el modo de cancelación máxima de ruido solo podrás centrarte en la melodía. Coches, personas hablando, tus pies posándose sobre la acera… todo queda ensordecido. Y no eres completamente consciente de toda esta tecnología hasta que vuelves a quitártelos.

Cancelación de ruido regulable

Un punto a favor es que puedes usar tres niveles de cancelación de ruido con solo hacer doble pulsación sobre el auricular izquierdo. Así pasas de la cero cancelación, a una cancelación media y a una cancelación total. Me ha resultado muy ágil para pasar de estar ensimismado en el podcast de Chema Lapuente a poder charlar con una vecina sin tener que quitarme los auriculares. Un par de pulsaciones y puedo escuchar mi entorno libremente de nuevo. Eso sí, si quieres regularlo más pormenorizadamente, como para silenciarte pero no del todo en tu hogar, por ejemplo, puedes ir a la aplicación Bose Music y elegir el porcentaje de cancelación más cómodo en cada situación.

Los graves hacen que tus orejas vibren

No vas a echar a volar, pero la fuerza de los graves de estos auriculares es real. ¿Conoces esa sensación al oír esos “brrrrrr” que usan en los tráilers de películas para hacerlos más interesantes? Esa sensación que hace que tiemblen cosas dentro de ti con unos graves profundos y sonoros. Pues bien, también me ocurre con estos Bose QuietComfort Earbuds. A un nivel más centrado en los oídos, pero es igualmente sorprendente.

Calidad de sonido

Bose ya saca pecho de esto desde que suena la melodía de encendido de estos auriculares nada más colocarlos en las orejas. Pero ha sido escuchando detalles como las locuciones de las voces masculinas de los anuncios de Spotify o música R&B cuando he disfrutado de la calidad de sonido de estos auriculares. Están muy por encima de la media de lo que he percibido en otros aparatos similares, y es algo por lo que Bose sigue destacando en el ámbito del sonido. Saben cómo reproducir sonido de calidad.

Más allá de los graves vibrantes, los Bose QuietComfort Earbuds también son capaces de mostrar texturas y definición con gran calidad. Es posible que silenciar tu entorno ofrezca un extra a esa sensación de calidad, pero sea como fuere escuchar música, voces y películas en estos auriculares marca la diferencia. Mi experiencia ha sido realmente positiva. Y tampoco esperaba menos de este fabricante.

tecnología de cancelación pasiva

Bose usa algunos trucos para mejorar esta sensación de calidad de sonido. Además de la cancelación de ruido hay algoritmos que se encargan de analizar la música y el volumen a la que la escuchas. De esta manera, si lo pones bajito no dejarás de escuchar los graves. La música sigue siendo completa, con todos sus elementos, pero a un nivel más suave, en lugar de hacer desaparecer los graves como sucede en otros auriculares. Así que hay más inteligencia de la que crees haciendo que todo funcione en estos auriculares.

Control táctil para no usar el móvil

Hay un problema habitual en los auriculares inalámbricos: no te puedes olvidar del móvil a la hora de escuchar música en ellos. Una cosa es poner a reproducir la música desde el móvil y otra muy diferente es controlar los cambios de canción, volumen, cancelación de ruido, coger llamadas, etc… En Bose parece que son bastante consciente de esto, y han querido que, como el gadget en sí, el control también sea sin cables ni conexión física con el terminal móvil.

CONTROL TÁCTIL

Para ello, el diseño de los auriculares resulta de lo más práctico. Tener forma de botón alargado me ha ayudado a encontrarlos y controlarlos táctilmente sin problema. Eso sí, hay que memorizar qué puedes hacer con cada auricular. En el izquierdo se gestiona la cancelación de ruido con pulsaciones dobles. Además, puedes activar el acceso remoto desde la app Bose Music para usar una pulsación larga para escuchar el nivel de carga actual de los auriculares o para saltar hacia adelante. Sería ideal poder programar alguna función extra, pero de momento Bose lo limita a esto.

Por otra parte, el auricular derecho se centra en la pausa y reproducción de la música con la doble pulsación. Pero más útil es aún poder llamar al Asistente de Google (o a Siri si los conectas con un iPhone) con una pulsación prolongada. Aquí reside la posibilidad de mandar mensajes, hacer una llamada o establecer una nueva cita en la agenda, además de otras muchas opciones, tan solo con tu voz. Y todo ello sin tocar el móvil. Por cierto, en este auricular derecho también puedes coger y colgar llamadas. Así que el móvil pasa a ser un complemento cuando te pones estos Bose en las orejas.

bOSE

Eso sí, he echado en falta algún tipo de control de volumen con gestos y más opciones para el acceso directo con el auricular izquierdo. Sería ideal lanzar una lista de reproducción predeterminada de Spotify sin tener que tocar el móvil.

Autonomía alimentada con carga rápida

Es un punto agridulce en la ficha técnica de estos Bose QuietComfort Earbuds. Y es que tener 18 horas de autonomía puede antojarse corto frente a las más de 24 o 30 que llegan a ofrecer algunos auriculares del mercado. Sin embargo, en la experiencia de uso la cosa cambia notablemente y, al menos en mi caso, no ha supuesto ningún drama. Por ahora no me he encontrado con los auriculares descargados ni me han dejado a medias. Y la tecnología de carga rápida tiene mucho que ver.

CARGA RÁPIDA

Es normal que unos auriculares con esta potencia, calidad y tecnología de cancelación de ruido cuente con una autonomía algo más recortada. Concretamente de 6 horas por cada carga. Más 12 horas extra que puede almacenar y recargar la caja contenedora. Ya te aseguro que es más de lo que necesitas para tus entrenamientos, paseos y desplazamientos. Sobre todo porque la caja te informa gracias a luces LED del nivel de carga actual en todo momento. Así que estarás prevenida o prevenido por si necesitas carga. Y, si la necesitas, ahí está la carga rápida para salvar el momento.

Con solo 15 minutos de carga con su cable USB tipo C, que es igual al de tu móvil para que no tengas que llevarte más de uno encima, tienes 2 horas de autonomía. Además, también me ha resultado útil que la caja cuente con carga inalámbrica. Tan solo he necesitado probar esta tecnología una vez, pero cualquier cargador Qi sin cables, incluso los móviles con esta tecnología, pueden dar carga a los auriculares Bose. En este caso no será carga tan rápida, pero siguen siendo opciones válidas si te vas a quedar sin batería. Algo bastante poco probable.

led AVISADOR DE CARGA

Conclusiones

Tras más de una semana de uso casi diario, me queda claro que Bose ha aplicado toda su experiencia en el ámbito del sonido de calidad y de la tecnología de cancelación de ruido en estos QuietComfort Earbuds. Sorprenden a diferentes niveles: comodidad, graves y aislamiento como puntos fuertes. Y lo hacen bastante por encima de la media. Algo que hay que tener en cuenta a la hora de comprarlos. Su precio de 280 euros está justificado, pero enfocado a las personas que buscan la calidad en el sonido y/o una buena cancelación de ruido.

CONCLUSIONES

También les he sacado algunos peros como la falta del control de volumen desde el auricular, un tamaño algo más pequeño para la caja de transporte o algo de autonomía extra. Pero no son problemas que ensombrezcan su experiencia o la calidad del sonido que ofrecen. Más bien sería la guinda para los auriculares perfectos.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,