Mi experiencia con el portátil Lenovo ThinkPad X1 Carbon 8ª Gen

Una de las ramas profesionales de los portátiles más interesantes de Lenovo ha caído en mis manos. Me refiero al ThinkPad X1 Carbon, que presume ya de 8ª generación. Un portátil que sigue apostando por un diseño propio con acabado en fibra de carbono, pero sin dejar de lado la potencia y los avances en conectividad. Parece un portátil gaming, pero ha sido pensado para trabajar 9en cualquier lugar gracias a su acabado resistente y realmente compacto. Pesa poco más de 1Kg a pesar de contar con el último procesador de Intel Core, albergar hasta 16GB de RAM DDR3 o discos duros sólidos de hasta 2TB. Eso sí, moviéndose en un rango de precio de entre los 1.500 y los 2.600 euros para los trabajadores más exigentes. Te cuento cómo han sido mis días de uso y la solvencia de este portátil a continuación.

Ficha técnica

Lenovo ThinkPad X1 Carbon Gen 8
Pantalla Cuatro opciones:
· IPS UHD 4K de 14 pulgadas, resolución de 3840 x 2160 con Dolby Vision HDR400, 500 nits y 10 bits
· FHD IPS PrivacyGuard de 14 pulgadas, resolución de 1920 x 1080 y 500 nits
· FHD IPS de 14 pulgadas, resolución de 1920 x 1080, baja potencia y 400 nits
· FHD IPS táctil de 14 pulgadas, resolución de 1920 x 1080 y 400 nits
Procesador Intel Core i7 de hasta 10ª generación
Memoria RAM Hasta 16 GB LPDDR3
Almacenamiento Hasta 2 TB SSD PCIe
Gráficos Tarjeta gráfica integrada Intel UHD 620
Sonido Sistema de altavoces Dolby Atmos
4 micrófonos de 360 grados de largo alcance
Autonomía 51 Wh con hasta 19.5 horas
Tecnología Rapid Charge con adaptador de CA de 65 W
Conexiones 2 x USB tipo C Thunderbolt 3
2 x USB 3.1 (1.ª generación)
HDMI 1.4
Extensión de red para acoplamiento mecánico Ethernet/lateral
Toma combinada para auriculares y micrófono
Conectividad inalámbrica WiFi 802.11 AX
Bluetooth 5.0
WWAN opcional (Banda ancha móvil global integrada 4G LTE-A)
NFC opcional
Sistema operativo Windows 10 Pro
Diseño Dos acabados: Negro o Negro con cubierta superior de fibra de carbono
Peso A partir de 1.09 kg
Funciones destacadas Teclado retroiluminado con iluminación LED blanca y teclas multimedia FN resistentes a las salpicaduras
Cámara HD 720p con tapa de privacidad ThinkShutter
Lector de huellas dactilares Match-on-Chip
Chip dTPM 2.0
Funcionalidad de autenticación FIDO (Fast Identity Online)
Fecha de lanzamiento Disponible
Precio A partir de 1.500 euros

 

Diseño gaming para un portátil profesional

Lenovo ya lo hizo antes que el resto de marcas. El negro y el rojo para Lenovo es marca de su familia ThinkPad desde hace años. Una rama de productos para la oficina o para trabajar en cualquier lugar, y no tanto para jugar o el gaming, que ha aprovechado estos tonos aunque de forma más estridente. Pero este X1 Carbon tiene su propio estilo. Para empezar su chasis es de aleación de magnesio y el acabado de su tapa es de fibra de carbono. Una textura gomosa, suave y mate que ayuda a diferenciarlo del resto de portátiles. Con un detalle que me ha parecido especialmente curioso como es la led roja que te avisa de que el ordenador está suspendido.

diseño gaming

Eso sí, aquí le saco un pero. Esta carcasa, a pesar de ser mate y diferente, tiende a mancharse fácilmente con huellas de dedos. El tacto es muy agradable, pero tendrás que limpiarlo si tienes los dedos grasos.

Una vez abierto, uno se da cuenta de que es un portátil ThinkPad por varios elementos. No falla el pequeño ratón rojo situado en el centro del teclado, además del logotipo en la esquina inferior derecha. Es elegante y cuenta con teclado retroiluminado y regulable. Todo ello con resistencia a las salpicaduras.

diseño

En conjunto es un portátil muy compacto, con un peso alrededor de los 1,09Kg, aunque depende de las diferentes configuraciones. Sus medidas de 323 mm x 218 mm x 14,9 mm me han sorprendido desde un primer momento. Y es que es un portátil de 14 pulgadas de pantalla en un cuerpo ligero y aprovechado. Por lo que resulta especialmente cómodo para transportar. Incluso con su adaptador de corriente, que se asemeja más al de un móvil por su tamaño que al de un portátil para trabajar.

Por cierto, este diseño tiene certificado militar de resistencia. Desde luego es algo que no he probado en la unidad que me han prestado, pero Lenovo asegura que este ThinkPad X1 Carbon de 8ª generación aguanta temblores, temperaturas extremas (a lo alto y a lo bajo), derrames de líquidos, golpes y otras tantas peripecias más que algunos gobiernos exigen para los aparatos de sus ejércitos. En otras palabras, que no te deberías preocupar si se lleva algún golpe accidental o se te cae el café encima.

Un detalle que me ha sorprendido en su diseño es el de devolver el botón de encendido al lateral derecho del portátil. Separa así el lector de huellas (junto al trackpad) de este botón, y lo lleva al lateral. Quizá algo menos seguro y cómodo, puesto que lo puedes arrancar accidentalmente antes de abrirlo. Pero no es algo que me haya pasado en mi experiencia de uso.

Lenovo ha pensado en el teletrabajo

Estrechamente relacionado con el diseño, y adelantándose o solucionando problemas de hoy en día, Lenovo ha lanzado este ThinkPad X1 Carbon con algunas herramientas propicias para el teletrabajo. Un ejemplo de ello son sus teclas especiales para las videollamadas. Con F10 y F11 puedes coger y colgar llamadas en aplicaciones o servicios compatibles como Skype. Resulta útil si te acostumbras a su presencia rápidamente. Eso sí, en mi experiencia Zoom y Teams, vía navegador web, han copado mis videollamadas, así que no me ha resultado tan práctico.

webcam

Sí es más útil el sistema de micrófonos que incorpora. Son nada menos que cuatro, y permiten recoger el sonido en 360 grados y a larga distancia. Así, he probado que un ecualizador adapta el sonido según hablo más o menos cerca del portátil, delante o detrás del mismo, ofreciendo al resto de usuarios una voz clara. Siempre y cuando la conexión y el servicio son correctos, claro.

teclas videollamadas

Por supuesto también incluye una webcam. Se queda en la calidad HD, en los 720 píxeles. No se necesita más, aunque es verdad que echo en falta algo más de definición o una pequeña linterna o luz que ayude a mejorar la visión cuando fallo la luminosidad. Sobre todo ahora que tenemos que trabajar desde casa. Lo bueno es que incluye un sensor IR de infrarrojos para mantenerte iluminado y enfocado en la medida de lo posible. Pero, como digo, lo mejor es añadir luz a la escena para no parecer difuminado. Por cierto, no se han olvidado del ThinkShutter o la pestañita física que permite bloquear la webcam cuando no la estás usando. Todo un detalle para los más sensibles con la privacidad.

Webcam

Finalmente, y aunque en el modelo que ha caído en mis manos no contaba con esta característica, es posible configurar tu ThinkPad X1 Carbon de 8ª Generación con conectividad WWAN LTE. Básicamente consiste en introducir una tarjeta SIM en una bandeja creada para este fin, como las de los móviles, y dotar de conexión móvil al portátil. Tal y como sucede con el smartphone, pero directamente en el ordenador. Muy cómodo en el ámbito del teletrabajo o si cuentas con una SIM para el trabajo de la que aprovechar los datos de Internet. La velocidad es 4G, así que es mejor que hacer tethering o compartir los datos de tu móvil al ordenador.

WWAN

Trabajo de oficina y programas, pero no juegos

El Lenovo ThinkPad X1 Carbon de 8ª Generación es un ordenador potente para el trabajo y el teletrabajo. Lo dice su ficha técnica, que aprovecha diferentes procesadores entre los Intel Core i5 e i7 de 10ª generación. Es decir, los últimos de Intel. Los más capaces y los más eficientes. De hecho, el modelo más avanzado, el i7 10610U vPro alcanza los 4,90 GHz de velocidad de reloj usando Tubo Boost en sus cuatro núcleos. Solvencia y agilidad para cualquier herramienta habitual de oficina.

procesador

O al menos eso he podido comprobar en estos días al utilizar diferentes pestañas del navegador Google Chrome, menús del propio portátil y aplicaciones como Microsoft Word y otras herramientas funcionando al mismo tiempo. La soltura ha quedado patente sin latencia ni parones. Claro que el modelo que ha caído en mis manos incorpora nada menos que 16GB de memoria RAM. Vaya, que es realmente ágil para todas las tareas habituales, uso de documentos y demás. Ninguna queja a este respecto.

rendimiento

Eso sí, me ha faltado algo de potencia de procesamiento gráfico. Y es que Lenovo pone toda la carne en el asador con el procesador principal, pero no con el gráfico. Estos portátiles llegan con el Intel UHD Graphics, y es solvente para herramientas como Photoshop o incluso Premiere, pero siempre y cuando se usen de manera testimonial. Es decir, sin un trabajo expresamente gráfico como podría ser editar fotografías con una gran cantidad de capas o montar un vídeo 4K largo y de calidad. Y lo mismo sucede con los juegos. Aunque el chip gráfico puede mover una pantalla con resolución 2K, no está preparado para exigencias de otros ámbitos que no sean el trabajo en documentos y demás. He instalado un juego como el A Plague Tale para comprobar el rendimiento y me temo que la experiencia es imposible. Claro que siempre se puede pensar en el ocio menos exigente gráficamente hablando.

este equipo

Algo que he notado en cuanto al rendimiento durante estos días es su capacidad de disipación del calor. Si su modo de trabajo no está en alto rendimiento, su temperatura es fresca y el ventilador apenas hace ruido. Resulta muy silencioso y cómodo. Si le exigimos más, o cuando he trabajado con él conectado a la corriente y en modo de máximo rendimiento, he percibido la salida del calor por su lado derecho con un ventilador que trabaja constantemente. El ventilador no hace demasiado ruido, pero trabajar sin él con muchas pestañas abiertas y varios programas de edición de texto ha sido todo un punto a favor.

autonomía

Por cierto, en la conectividad inalámbrica no hay ninguna queja. Llega con conexión para redes WiFi 6 o AX, Bluetooth 5.0 y la posibilidad de incorporar NFC. Tampoco he encontrado problemas con los cables. Su puerto de carga USB tipo C resulta de lo más cómodo, y permite usar el otro para carga de dispositivos o para traspaso de datos rápido. Tampoco le faltan USB ni HDMI. Así que está cubierto en lo básico. Como mucho, solo extraño una ranura para tarjetas, pero no es algo ya habitual. Al menos en mi día a día. Cuestiones como la cámara de fotos incluyen ya opciones inalámbricas para enviar contenidos sin usar tarjetas.

conexiones

Gran pantalla y mejor sonido

Uno de los puntos especiales que he disfrutado trabajando estos días en este Lenovo es el audiovisual. A pesar de ser un ordenador para trabajo su panel me ha convencido desde el momento de encenderlo. El modelo que he probado cuenta con una pantalla de resolución 4K. Es IPS pero los colores y el brillo son muy vivos. Ideal si en tu trabajo ves fotografías, presentaciones o incluso si también usas tu ordenador para el ocio como las películas. Lo interesante es que Lenovo cuenta con varios modelos de panel para este ordenador en su página web, así que puedes optar por una resolución más baja o incluso un modelo táctil si te interesa. Algo que varía el precio final del portátil, claro.

gran pantalla

El sonido no se queda atrás. Este ThinkPad X1 Carbon cuenta con un sistema Dolby Atmos de lo más capaz. Lo he probado con música de Spotify y también en videollamadas para asistir a conferencias durante estos días. Y se nota, al menos respecto a otros portátiles con un equipo de sonido sin esta certificación. No solo cuenta con esa sensación estéreo o envolvente, sino que su potencia y calidad es llamativa. Nunca había subido al máximo el volumen de un portátil para seguir escuchando sin distorsiones pero a toda potencia. Incluso en un cuerpo tan compacto como el de este Lenovo. No va a conseguir el mejor sonido en una videollamada de Zoom, pero al menos podrás subir el volumen al máximo sin problemas asociados para escuchar lo mejor posible.

Sonido

Conclusiones tras una semana de uso

Una semana de uso quizá se queda corta para comprobar si un portátil rinde en los picos de trabajo. Pero puedo decirte que este Lenovo ThinkPad X1 Carbon de 8ª generación tiene muchas ventajas más allá del rendimiento. Si tu día a día consiste en enviar emails, navegar por Internet y mover toda clase de documentos, este portátil puede con eso y mucho más. De hecho, podrás utilizar programas algo más elaborados y exigentes. Eso sí, siempre y cuando no pretendas elaborar vídeos 4K o llevar a cabo trabajo gráfico a nivel profesional. Ni tampoco jugar a títulos gráficamente exigentes. Su pantalla 2K es viva y brillante, y con resolución alta para ver todo definido, pero su procesador gráfico Intel UHD Graphics cumple el trabajo gráfico base: retoque de fotografías, editar vídeos cortos sin grandes alardes gráficos, etc.

Dolby Atmos

Aparte de eso he disfrutado especialmente su diseño. Es muy compacto, y su peso de 1Kg, junto a su minúsculo cargador de 65W me ha permitido llevarlo a cualquier lado cómodamente. Y, personalmente, me gustan detalles como el logotipo X1 o la luz roja LED de encendido en la tapa, o las sensaciones del material de fibra de carbono. Eso sí, tiene un gran pero: las marcas de huellas.

cargador

Queda claro que trabajar o teletrabajar puede ser mucho más cómodo con portátiles que empequeñecen el cuerpo pero ofrecen paneles 4K de hasta 14 pulgadas bien aprovechados como es el caso. Es potente y llega actualizado en el ámbito de la conectividad. Y mejor aún: puedes personalizar tu modelo en la web de Lenovo. Eso sí, es un portátil con mucha ingeniería y buenos componentes, así que tendrás que desembolsarte más de 1.500 euros, dependiendo del modelo y configuración. Pero vale la pena si quieres un portátil fiable con un tamaño casi de un notebook.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...