Mi experiencia de uso tras una semana con el Samsung Galaxy Note 20 Ultra

Samsung me ha prestado un Galaxy Note 20 Ultra para probar a fondo durante un tiempo. Su último móvil estrella, el más avanzado en cuanto a tecnología y prestaciones. Y al que acompaña su ya inseparable complemento a modo de lápiz óptico: el S Pen. Un terminal pensado para la productividad. Para trabajar en sus 6,9 pulgadas de pantalla Dynamic AMOLED 2x, pero también para conectarlo a cualquier monitor o TV inteligente y usarlo directamente como un PC gracias a Samsung DEX. Eso sí, en esta edición el Note 20 se usa para jugar gracias al soporte para Xbox Game Pass (a partir del 15 de septiembre). He podido probar de primera mano estos y otros detalles en el día a día de un móvil grande, potente y con muchas posibilidades. Eso sí, también es un móvil muy caro: puedes comprarlo por 1.300 euros. Aquí te cuento mi experiencia.

Lo mejor del S Pen no tiene que ver con el S Pen

Es curioso esta paradoja, pero es así en el caso del Samsung Galaxy Note 20 Ultra. Gracias a la pantalla de este terminal la latencia a la hora de escribir con este lápiz óptico S Pen se ha reducido a 9ms. Básicamente los trazos son instantáneos y la experiencia más natural. Particularmente disfruto mucho del efecto de sonido del rasgueo de una mina sobre el papel. Pero aquí hay otras cosas que destacan de la experiencia con el lapicerito de Samsung y que no tienen que ver exclusivamente con él.

lo mejor del s pen

Las verdaderas novedades de esta edición recaen en su aplicación de notas. Y son elementos que a cualquier profesional que acuda a reuniones, presentaciones, conferencias, coloquios y demás situaciones similares pueden salvarles la situación. Por ejemplo con la grabación de audio y notas. Elementos que sincronizan para que, a posteriori, puedas pinchar en cualquier dato apuntado y la reproducción de la grabación salte a ese momento. Algo que ahorra mucho tiempo y que evita que tengas que escuchar por completo o buscar el dato en el momento concreto. Otra novedad vistosa y relativamente útil es la de enderezar tus textos escritos con el S Pen. Si lo escribes en diagonal un botón reconoce la letra y voltea el texto para ponerlo en horizontal y aprovechar mejor el espacio. Bastante curioso, la verdad.

También se ha mejorado la aplicación de notas para distribuir todos los contenidos en carpetas y subcarpetas. Algo que ayuda con el orden de todos estos contenidos como si se tratase de un PC con Windows. Por cierto, estas notas aparecen ahora divididas por hojas en lugar de ser notas infinitas. Un punto que no es baladí, puesto que ahora puedes exportar, imprimir o gestionar estas hojas como folios, para que nada de lo que apuntes o dibujes acabe dividido o partido al exportarlo al mundo real.

notas

Junto a ello también se ha añadido la posibilidad de editar archivos PDF para adjuntar dibujos, imágenes, marcar elementos o hacer correcciones sobre estos documentos. Algo que, una vez terminado, puedes exportar como otro archivo PDF, o como un documento de texto. Posibilidades que cualquier persona del ámbito profesional puede aprovechar.

Y todo ello con nuevos gestos y la posibilidad de personalizar los antiguos dentro de cada aplicación para que el S Pen funcione como una auténtica varita.

El problema en este caso es el de siempre. El S Pen, con el paso de los días, acaba relegado a un segundísimo o tercer plano. A menos que uses tu móvil ante estas situaciones de manera cotidiana, te guste dibujar o disfrutes escribiendo notas a mano alzada, su utilidad es algo limitada. Eso sí, las posibilidades añadidas en esta edición hacen que su uso sea realmente práctico y cómodo. Aunque la aplicación de notas de Sasmung podría contar con un mejor diseño. Más intuitivo y que deje a la vista todas estas funciones que acaban algo perdidas en submenús. Vaya, o sabes que están ahí o puede que pasen desapercibidas.

opciones del S Pen

Grande, muy grande. Pero muy bonito

El Samsung Galaxy Note 20 Ultra es para los que las prefieren grandes. Las pantallas, las carcasas y las experiencias. Su cuerpo de 77,2 x 164,8 x 8,1 milímetros no es apto para todos los tamaños de mano. Y eso que sus 208 gramos de peso apenas se notan como “pesados”. Aquí Samsung vuelve a hacer su magia gracias al diseño y consiguen repartirlos de forma equilibrada. No lo he sentido pesado en la mano, sino que este peso se reparte por toda su superficie. El único problema, a nivel personal, es su tamaño. Manejarlo con una sola mano (yo que no las tengo grandes) ha sido un deporte de riesgo durante estos días. Y todo ello acompañado de algunas pulsaciones involuntarias en su panel curvado al tratar de llegar a ciertas partes de la pantalla. En definitiva: es un móvil para usarlo, generalmente, con las dos manos. Y, preferiblemente, por debajo de tu cabeza: cuidado con sujetarlo tumbado frente a tu cara en la cama. No he tenido problemas a la hora de escribir en la pantalla en esta posición. Pero no debe ser agradable que un móvil así de grande se te caiga en la nariz.

Su acabado también hace que se resbale de las manos. Aunque menos que otros acabados de cristal. El cuerpo es metálico y su trasera está acabada en lo que Samsung llama textura Haze: mate pero con reflejos. Lo que sí han conseguido (por fin) es acabar con las marcas de huellas. Este acabado se puede manchar con la grasa de los dedos, no me malinterpretes, pero es infinitamente más limpio y libre de huellas que el cristal.

Aparte, y también en lo personal, creo que el color Mystic Bronze es todo un acierto para este móvil. No hay una marquesina, anuncio o vistazo a este color que no se asocie a este Samsung Galaxy Note 20. El móvil Note 20 Ultra que he probado cuenta con él y me parece que destaca dentro de lo elegante y lo vistoso. Aunque para gustos, colores. Eso sí, no pienses que es un tono bronce apagado. Tira más, según la luz que refleje, hacia el morado que ya crearon para el Samsung Galaxy S9. Lo dicho, un tono particular que, para mí, destaca y sería prioridad antes que el blanco o el negro que también se puede elegir a la hora de hacerte con este Note 20 Ultra.

Mystic Bronze

Detalle de textura y relieve en el logotipo de Samsung

Por cierto, este móvil viene con la versión más actualizada de Gorilla Glass. Corning, sus creadores, lo llaman Victus (lo que sería el Corning Gorilla Glass 7 para los entendidos), y asegura que es lo más resistente ante roturas y rayones. Algo que, por supuesto, no he probado en un móvil que no es mío y que vale 1.300 euros. Y también con certificación IP68 para aguantar agua y polvo.

En líneas generales Samsung vuelve a destacar en el ámbito del diseño con este móvil. A algunos les parecerá feo, pero los acabados son excepcionales. Sus sensaciones de móvil Premium en la mano son innegables. Los laterales redondeados hacen que sea ergonómico y atractivo, y sus líneas rectas en la parte superior e inferior lo encuadran (nunca mejor dicho) dentro de la familia Note: orientado a lo elegante, profesional y estético. Todo ello con un peso elevado de 208 gramos que no se nota así. Y con un acabado vistoso y limpio. Samsung ha hecho los deberes y es todo un punto a favor. Aunque hay varias cosas que aclarar a continuación.

Mi experiencia de uso tras una semana con el Samsung Galaxy Note 20 Ultra 1

¿Es un módulo para cámaras o una meseta?

Sin embargo, hay detalles de su diseño que debes conocer y con los que me he topado durante esta semana de uso. Y no me refiero a cuestiones como el cambio de lado del agujero para el S Pen, que aunque cuesta acostumbrarse es casi anecdótico. Mis críticas van más dirigidas al módulo de cámaras. Que destaca para bien y para mal a partes iguales.

meseta

El diseñador de este Samsung Galaxy Note 20 Ultra ha hecho un gran trabajo al remarcar, elegantemente, las cámaras de este móvil. Los círculos con el mismo color de la carcasa que rodean cada cámara no hacen sino marcar el estilo y personalidad de este móvil. Pero el módulo en sí sobresale del cuerpo sobre manera. Demasiado. Tanto que es imposible tener el móvil en una superficie plana como una mesa y utilizarlo desde aquí de manera cómoda. El tembleque y bailoteo que produce el desnivel de este módulo es insostenible en este caso. No es como más he usado el móvil, pero la única forma de solucionarlo es utilizar una funda que equilibre esto. Y, el problema asociado a una funda es que hará que el móvil engorde para salvar este desnivel. Así que perdemos todo lo avanzado de su diseño por protegerlo o simplemente por equilibrarlo. Una pena.

módulo de cámaras

Mucha pantalla para disfrutar de ella

Si hay algo que destaca de este Samsung Galaxy Note 20 Ultra, tras echar un vistazo a su característica trasera, claro está, es su pantalla. Y es que Samsung ha sabido aprovechar muy bien el frontal de este móvil. Cuenta con un panel Dynamic AMOLED 2x con formato Infinity-O. O en claro castellano: la tecnología AMOLED más avanzada de Samsung para dotar a las imágenes de colores vivos y mucho brillo y un agujerito en la parte superior para alojar la cámara frontal. Es ya marca de la casa, y todo resulta bien integrado: una barra de notificaciones en proporción al agujero, la posibilidad de ver muchos avisos o imágenes a pantalla completa sin que la cámara estorbe demasiado… y unos marcos realmente finos. Todo ello con una pantalla que se dobla en los extremos. Los edges a los que nos tiene ya acostumbrados Samsung.

Lo interesante de la pantalla es que Samsung afirma que alcanza los 1.500 nits de brillo. Y la verdad es que no ha habido situación a lo largo de mi experiencia en la que una luz fuerte, ni siquiera la del sol, me haya impedido ver imágenes claras en esta pantalla. Es verdad que no tiene un gran ángulo de visión (cambia el brillo, pero no los colores). Pero tambié que en una pantalla de 6,9 pulgadas es difícil ladearse tanto y no atender frontalmente ante el panel.

Como es habitual, Samsung tiende a sobresaturar los colores, tanto en fotos como en la pantalla. Y esto es algo que solo aumenta el efecto wow del panel. Todo es colorista, brillante y se ve definido. Si no eres un purista de la imagen vas a disfrutar y mucho de la pantalla.

pantalla

A esto último ayuda que la resolución máxima del panel sea WQHD+ (3.088 x 1.440 píxeles). Aunque ya te advierto que, por defecto, la resolución viene fijada como FHD+ (2.316 x 1.080 píxeles). Una decisión sabia para mantener el rendimiento de la batería a raya. Y es que es un grado de definición más que aceptable para el uso habitual del móvil: apps, vídeos de YouTube, videojuegos…

Algo similar pasa con la velocidad de refresco de este panel. Este Note 20 Ultra alcanza los 120 Hz de velocidad. Pero esto supone un consumo extra de batería bastante notable. Así que Samsung marca como predeterminada la opción Adaptable. No podremos forzar que todo esté en 120Hz, pero las pantallas y menús del móvil se muestran más fluidas y podrás disfrutar de las animaciones. El móvil se encarga de reducir la tasa automáticamente para no hacer un consumo abusivo de la batería.

Lo bueno es que todo es personalizable en la capa Touchwiz de Samsung. Navegando entre sus ajustes de pantalla he podido escoger diferentes detalles para adaptar la experiencia. Desde el tema oscuro, hasta las resoluciones y la velocidad de refresco. Todo ello pudiendo incluso escoger el tono de la imagen si queremos una experiencia menos sobresaturada y más realista. Aunque, personalmente, el modo Intenso es lo que caracteriza a las pantallas AMOLED de Samsung.

Por cierto que la experiencia con este panel es muy ágil y cómoda. No solo por la velocidad de refresco, sino por la velocidad de respuesta táctil. También regula bastante bien las pulsaciones involuntarias. El único pero, que ya he mencionado más arriba, es que es demasiado grande para usar solo con una mano y puede que las curvas te jueguen una mala pasada. ¿Lo bueno? Que tiene un modo a una mano para reducir el tamaño útil del panel en situaciones concretas.

pantalla curvada

Una cámara de 108 Mp que sigue sin destacar en foto

El aspecto fotográfico es un punto positivo en este móvil, pero con algunos claroscuros que me he encontrado durante estos días de uso. Y es que, como ya hemos visto durante estos años: más no siempre significa mejor. Hay que atender a los resultados y no a los datos de sensores y objetivos para disfrutar de una buena foto. Y esto sucede en el Samsung Galaxy Note 20 Ultra.

Cámaras

Samsung puede presumir de contar con un sensor principal de 108 megapíxeles. Sin embargo, las fotos no son espectacularmente definidas y detalladas. Y es que el software que procesa todos estos datos sigue necesitando algún tipo de empuje para que tanto hardware destaque sobre la competencia. ¿Son malas fotos? Para nada. Pero si se presume de números hay que presumir también de resultados. Y es aquí donde están los claroscuros.

Este objetivo principal permite disfrutar de la fotografía incluso a los usuarios avanzados. Los resultados tienen un alto rango de colores como característica principal. Y resuelve bastante bien en situaciones complejas como primeros planos oscuros llenos de color y detalle con fondos claros que no llegan a quemarse, mostrando también detalles y buen color. Pero no busques que sea la fotografía más definida y detallada del mercado por tener el sensor con más megapíxeles. Ese premio no podemos dárselo a este Samsung Galaxy Note 20 Ultra. Aunque está muy cerca, la verdad. Agrandar las fotos desde la galería, y más con semejante pantalla, demuestra que los contornos de los objetos pronto se desdibujan. En conjunto cualquier imagen luce realmente bien, pero pronto se aprecian estos pequeños detalles que los apasionados de la fotografía saben descubrir. El HDR está presente y mejora notablemente cualquier situación complicada de manera realista. Los colores se siguen sobresaturando (entre el sensor y la pantalla) para lucir mejor de lo que son en realidad. Pero he disfrutado de los resultados.

A favor de estas cámaras y del software que las controla hay que hablar de las transiciones entre ellas. La experiencia usando la aplicación de cámara está muy bien trabajada. Así que saltar del ultra gran angular al angular y el teleobjetivo será progresivo, con una animación que limita esos saltos bruscos y aunando colores y escena. Tanto en la app como en los resultados. Así que verás cambios en el tipo de fotografía pero no en los colores de las mismas. Y esto es de agradecer para que ningún usuario se decepcione ante los resultados entre cámaras de 108 y 12 megapíxeles.

fotografía

Como es lógico los resultados del ultra gran angular pierden definición y detalle respecto a la cámara principal. Algo que he notado generalmente cuando la luminosidad empieza a flaquear. Aunque lo he notado menos que en los mejores móviles de otros fabricantes. Y el teleobjetivo destaca por su estabilidad con el zoom a 50x. Los resultados en este último caso quizá no sean los mejores del mercado, pero sí su estabilización, que hace que sea más fácil y cómodo encuadrar cualquier escena.

La fotografía nocturna también se resuelve de buena manera. Aunque, de nuevo, no de la mejor. Los colores y las escenas cambian respecto a la realidad. Pero al menos conseguimos detalles, cierta definición y mucho color en los resultados. Por supuesto, mejor si usamos el modo noche para lograr más rango de tonos y detalles.

selfies

En cuanto a los selfies, la cámara de 10 megapíxeles incrustada en el panel puede presumir de resultados. Detalles como el cabello, los pelos de la barba o incluso, muy a mi pesar, puntos negros y poros llegan a quedar reflejados si no usamos ningún tipo de filtro. Eso sí, con luz natural. En entornos oscuros algunos de estos detalles pasan más desapercibidos, como es lógico. Pero los colores y la definición aguantan muy bien el tipo. En parte por el sensor y en parte porque la aplicación de cámara aprovecha la iluminación de la pantalla Dynamic AMOLED 2x para que funcione como flash.

En general he disfrutado de sus cámaras en diferentes situaciones. Resuelven bien, aunque hay algunos fallos como destellos exagerados en contraluces, falta de compensación en claroscuros o un juego extraño de los colores cuando el asistente inteligente revisa las escenas. Lo bueno es que Samsung sigue contando con una aplicación de cámara a la altura que hace fácil desde tomar selfies en la distancia gracias a gestos, como crear composiciones con diferentes capturas a la hora de grabar un vídeo con el modo toma única. Todo ello con botones como el temporizador, los efectos, el flash o el formato siempre a mano para acomodarlo a mi gusto. Ojalá otros fabricantes hicieran lo mismo con sus apps.

zoom 50x

Ojo a la grabación de vídeo profesional de este móvil

Pero si hay algo que destaca positivamente en el aspecto de las cámaras del Note 20 Ultra es su modo de grabación de vídeo profesional. Al menos a mí me ha venido muy bien para grabar vídeos para nuestro canal de YouTube. Y es que las posibilidades han crecido, y la calidad y el detalle de los resultados es como para sacar pecho. ¿Conoces algún otro móvil que grabe vídeo en 8K? Pues eso. Claro que no lo vas a poder reproducir en muchos lugares…

vídeo profesional

Sea como fuere, Samsung da muchas oportunidades a los usuarios a la hora de grabar con el Samsung Galaxy Note 20 Ultra. Desde diferentes formatos hasta distintas resoluciones y velocidades. Pero es en el modo de grabación profesional donde debemos quitarnos el sombrero.

Aquí, aunque escondido en el menú Más de la app de Cámara, podemos encontrar la novedosa opción del zoom. No es que no pudiera meter zoom a un vídeo antes, sino que ahora tenemos una barra que regula la velocidad de este. Si quieres grabar tomas con aspecto profesional en el que introducir un zoom a una velocidad constante, esta función es para ti. Solo tienes que deslizar la bolita por el regulador para mantener la velocidad de zoom a la hora de acercar o alejar la imagen. Y el resultado es de lo más pro si sabes cuándo aplicarlo.

grabación de audio

Además, quienes se dediquen a YouTube o quieran grabar vídeos con un mejor sonido ahora tienen la opción de dirigir la grabación del audio. En el icono del micrófono puedes escoger Omni para grabar todo tu entorno, Frontal para grabar delante del móvil o Posterior para grabar la escena. En mis pruebas los resultados no han sido mágicos, pero sí notables. Aislar ciertas partes del sonido del entorno ayuda a grabar situaciones como entrevistas, vlogs y otros formatos sin tener que romperse la cabeza o el bolsillo para mejorar el audio. Pero ojo, que si esto no es suficiente ahora también puedes conectar un micrófono por USB C al móvil y elegirlo como entrada de audio. Y así sí puedes utilizar este móvil para grabar entrevistas profesionales.

Lo dicho, la grabación de vídeo en este Samsung Galaxy Note 20 Ultra soluciona muchas papeletas a quienes se dedican de manera más o menos profesional a ello. Los resultados son coloristas, definidos y también estabilizados (ojo a la estabilización de imagen, que también destaca por su calidad), pero me quedo con todas las posibilidades extras que ahora ofrece el vídeo profesional.

zoom profesional

Rendimiento a la altura pero con calores

A la hora de probar este Samsung Galaxy Note 20 Ultra no se le puede sacar pegas en temas de rendimiento. No hay que olvidar que son 12GB de RAM y el procesador Exynos 990. Potencia más que de sobra para mover con soltura muchas aplicaciones a la vez (incluso en una multitarea real como es Samsung Dex), como para juegos tipo Fortnite que requieren de soltura gráfica, potencia para gestionarlo todo y una buena conexión a Internet. Pero, si además le sumamos una alta frecuencia de refresco de pantalla, todo parece que funciona de manera más fluida de lo normal. Ni un cierre inesperado ni un petardeo durante esta semana de uso. Aquí Samsung cumple con lo que se espera de su tope de gama más avanzado. Y la verdad es que he disfrutado moviéndome entre apps, menús y demás elementos con esta soltura.

Hay una nueva funcionalidad interesante en este móvil: llevarlo a la pantalla del PC Windows. Gracias a la colaboración con Microsoft, ahora la aplicación Mi Teléfono de Windows puede incrustar la pantalla del Note 20 Ultra en tu monitor del ordenador. Y lo que es mejor, que desde aquí abras contenidos como aplicaciones, notas, recibas notificaciones en el ordenador sobre cualquier cosa o accedas a contenidos sin tener que enviártelos. Lo que más me ha gustado de esto ha sido lo fácil que es configurarlo. Una vez que pulsas el botón Conexión a Windows y escaneas el código QR en la pantalla de tu ordenador (como para usar WhatsApp Web), el proceso está hecho. A partir de ahí la experiencia es casi la misma que si conectaras el móvil por cable al ordenador. Solo que infinitamente más cómodo y con la posibilidad de lanzar apps del móvil directamente en el PC sin instalar nada.

Ficha técnica

Samsung Galaxy Note 20 Ultra
Pantalla 6,9 pulgadas con tecnología Dynamic AMOLED 2X, formato 19,5:9, protección Corning Gorilla Glass 7 y resolución WQHD / 3200 x 1440 píxeles, 508 ppi. Velocidad de refresco de 120Hz. Curvas laterales.
Cámara principal – Sensor principal 108 megapíxeles con objetivo angular y apertura focal f/1.8 con OIS y tamaño 1/2,3 pulgadas.
– Sensor secundario con lente ultra gran angular de 12 megapíxeles y apertura focal f/2.2 con tamaño 1/2,55 pulgadas 1,4 micras
– Sensor terciario con lente teleobjetivo periscópico de 12 megapíxeles y apertura focal f/3.0 con 5x aumentos ópticos (hasta 50x digital)
– Sensor de profundidad y enfoque láser.
Cámara pasa selfies Sensor principal de 10 megapíxeles (2PD) y apertura focal f/2.2 con objetivo angular
Memoria interna 256 o 512 GB
 Ampliación A través de tarjetas micro SD hasta 1TB
Procesador y memoria RAM Exynos 990
8 o 12 GB de RAM
Batería 4.500 mAh con carga rápida de 25 W
Sistema operativo Android 10 bajo TouchWiz
Conexiones 5G LTE, WiFi 6, Bluetooth 5.0, NFC, GPS  y USB tipo C
SIM
Diseño Colores: negro, blanco y cobre con protección Gorilla Glass 7 y certificación IP68
Dimensiones 164,8 x 77,2 x 8,1 milímetros y peso de 208 gr
Funciones destacadas S Pen mejorado con latencia de 9 ms, más gestos con el S Pen, app de notas mejorada, enderezamiento de textos, Dex sin cables, importación y edición de PDF, soporte para Xbox Game Pass, grabación de vídeo profesional
Fecha de lanzamiento Disponible para precompra. Compra a partir del 21 de agosto
Precio Desde 1300 euros

 

Pero hay un precio a pagar. Uno que parece estar afectando a la mayoría de móviles top de diferentes fabricantes: el calor. A la hora de cargarlo, como es habitual debido a los altos voltajes de la tecnología de carga rápida, pero también en uso de aplicaciones de GPS o en servicios exigentes como es Samsung Dex en este caso, el móvil se calienta. Y bastante. Lo mismo he podido experimentar con grabaciones de vídeo de alta resolución y alta velocidad de cuadros por segundo. Si grabas en 4K a 60 cuadros por segundo en una habitación cerca de los 30 grados de temperatura, y durante varios minutos, acabarás sintiendo que la carcasa de este Note 20 Ultra te quema en las manos. No debería ser un problema de resistencia, pero es un detalle de uso a tener en cuenta.

Por cierto, hablando de rendimiento hay que hablar de autonomía. Su batería de 4.500 mAh ha aguantado mi ritmo la mayoría de los días. Eso sí, con los ajustes de pantalla predeterminados (FHD+, velocidad de refresco de hasta 120Hz, brillo automático y tema claro). Sin embargo, si he abusado de juegos o aplicaciones que hacen uso del GPS, la cosa cambia, y puede que esta batería se te quede corta. Lo bueno es la presencia de la carga rápida de 25W, que te salva de cualquier situación con solo unos cuantos minutos enchufado a la corriente (hasta 50% de la carga en 30 minutos). Un rendimiento en el aspecto de la autonomía al que Samsung ya nos tiene acostumbrados. Con un uso medio puedes alcanzar 5 horas de uso de pantalla si adaptas tus hábitos o las características del móvil. Pero no abuses de los recursos de este móvil si no quieres viajar con tu cargador. Ni compartas su batería mediante carga reversa inalámbrica con otros aparatos si no quieres reducir aún más esta autonomía. Aunque esto puede resultar especialmente útil en ciertas circunstancias, claro. Una carga reversa que, por cierto, alcanza los 4,5W, así que puede venirte muy bien para auriculares y periféricos.

batería

Conclusiones tras una semana de uso

En una semana de uso uno puede aplicar sus costumbres a un móvil nuevo y ver si este cumple. Y a partir de ahí aprender y disfrutar de las características propias del móvil. Pues bien, el Samsung Galaxy Note 20 Ultra cumple sobradamente. Es un gran teléfono a muchos niveles. Desde lo más subjetivo como es el diseño, hasta lo que podemos medir matemáticamente como es el rendimiento.

conclusiones

Es más profesional que nunca gracias a los avances de la aplicación de notas de Samsung. O a sus ventajas extra como Samsun Dex o la colaboración con Microsoft para integrar el móvil en tu ordenador. Por fin excusas válidas más que un S Pen curioso para sacarle el máximo provecho. Ahora todo esto está justificado.

Pero sigue habiendo margen de mejora. He echado en falta una mejor gestión de la batería, un modelo con un tamaño de pantalla más reducido que no pierda características técnicas, un diseño más accesible de la app de notas para conocer todas sus funciones extra, algunos retoques en el tratamiento de las fotos y un módulo de cámaras algo más fino, como principales puntos. Detalles que no limitan en ningún momento la experiencia de uso del Note 20 Ultra, pero que lo mejorarían para convertirse en el móvil del año. Más aun cuando el desembolso que propone Samsung es de 1.300 euros. Un precio elevado y no apto para todos los bolsillos, pero que quiere dar valor al móvil más avanzado y profesional de Samsung.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... , ,