Luces, palomitas y acción: aprovecha al máximo tu proyector de LG junto a la familia

Toca pasar tiempo en casa. Mucho tiempo. Y aunque el uso del televisor parece una gran idea para disfrutar de un rato cómodo en familia, también puede ser motivo de discusión. Que si yo quiero ver otra cosa. Que si la tele es pequeña. O que si hay que comprar algún aparato para ver los servicios como Netflix, Disney+ o YouTube porque se ha quedado antigua. Pues bueno, aquí te vamos a hablar de uno de los aparatos que quizá no venga a tu mente a la hora de pasar un rato en familia. Pero que puede convertirse en una actividad divertida para todos: los proyectores.

Primero pantalla, son los únicos que te permiten que muchas personas vean la tele a la vez ya que podemos hacer pantalla de hasta 150 pulgadas.  Son por eso una alternativa a los que buscan un televisor de gran formato gracias a la calidad de imagen que han conseguido alcanzar en los últimos tiempos, poniéndose a la altura de la resolución 4K en los casos más avanzados. Sin necesidad de tener una instalación para el aparato, o incluso con Smart TV. ¿No te lo crees? Esto es todo lo que puedes hacer con uno de estos aparatos.

Libertad total

Quizá no lo sepas, pero hay proyectores libres. Sin cables. Ni uno. Proyectores que puedes transportar a cualquier lugar de la casa o incluso fuera, si es el caso. Usan batería para aguantar la reproducción de una película de más de dos horas proyectando la imagen sobre cualquier pared. Este componente llega integrado en el cuerpo del proyector, se carga durante unas cuantas horas y después lo usas como si estuviera conectado a la corriente, pero sin estarlo.

libertad total

Con ello no solo tenemos un televisor libre para sacar a la terraza, por ejemplo, y proyectar sobre una pared disfrutando del fresco, o poder ver una película después de acampar con tu furgoneta. También ofrece libertad a la hora de no perder tiempo con instalaciones. Y es que no hay que hacer nada más que colocar el proyector en un lugar cercano a la pared donde se va a ver la imagen. Aunque ahora paso a hablarte de la tecnología de tiro corto, esto supone poder colocarlo en el mismo lugar donde colocarías un televisor. Sin necesidad de pantallas ni sacar, desenrollar y conectar cables cada vez que quieras usar el sistema.

No necesitas espacios grandes

Hace años tener un proyector suponía contar también con un panel donde mostrar la imagen. Incluso la necesidad de instalarlo en el techo para no moverlo y así no tener que configurarlo siempre de nuevas. Una situación que ha cambiado completamente con la tecnología actual. No necesitas a un manitas en casa, ni tampoco juntar a todo el mundo en la habitación más grande.

En primer lugar porque ahora algunos de ellos, como el LG Proyector PH450U, cuentan con tiro corto. Un sistema que permite proyectar imágenes hasta las 100 pulgadas de tamaño, o incluso más en diferentes modelos, sin tener que apartarlo demasiado de la pared. En este caso concreto puedes conseguir un tamaño de 80 pulgadas con una distancia de 33 centímetros. Así que no necesitas un súper salón o una habitación enorme para proyectar imágenes de gran tamaño.

no necesitas espacios grandes

Además, los proyectores actuales cuentan con tecnología para reconocer la perspectiva de la imagen que muestran sobre la pared. Vaya, que no necesitas estar haciendo malabares ni construyendo soportes para mantener el proyector completamente perpendicular a la pared. Su tecnología y sensores saben cómo deformar la proyección para que veas un rectángulo perfecto sobre la pared sin que te compliques la vida. Incluso algunos proyectores incluyen tecnología de autoenfoque. Aunque la mayoría permiten regularlo cómodamente con una ruleta para ajustarlo a tu gusto y condiciones. Un truco: si queréis comodidad y sois una familia de dos, podéis tumbaros en la cama y proyectar en el techo para ver películas cómodamente.

Calidad de imagen a la última

La tecnología de proyección tampoco se ha quedado anclada en el pasado o se ha centrado en el ámbito profesional. Los fabricantes de estos aparatos llevan años trabajando para mejorar el sistema con el que mostrar imágenes a un gran tamaño, en entornos no siempre oscurecidos, pero sin perder luminosidad y definición. Es por ello que LG ya cuenta con proyectores con tecnología láser como el LG 4K HU80KG (no portátil), o con fuente LED, como el LG Proyector TV PF50KS, con vidas útiles de 15 y 20 años respectivamente, en línea con la vida útil de un televisor actual. Dejan muy atrás a las lámparas tradicionales que había que cambiar cada 3 o 4 años, y cuya calidad de imagen se degradaba con el uso. Algo que repercute directamente en la economía familiar, haciendo también que aspectos que, históricamente, han sido negativos en los proyectores, como los niveles de ruido, el tamaño excesivo o la falta de estética, se minimicen, cambien o desaparezcan.

Todo ello mejorando aspectos como la luminosidad y la definición. Y es que contar con una imagen de 2.500 lúmenes como el HU80KS no solo significa tener una buena imagen brillante en una pared, supone que no vas a tener que preocuparte de oscurecer del todo la habitación para ver los contenidos. Por ponerlo en perspectiva, la media de brillo de una pantalla de un móvil es de unos 1.000 lúmenes. Y los proyectores clásicos tienen una media de 600 lúmenes, por lo que andar cerrando todas las persianas y apagando luces cada vez que quieres ver la pantalla es cosa del pasado. Y con una resolución FullHD (1920 x 1080 píxeles) en los modelos portátiles, pero que puede llegar hasta el 4K si optamos por un aparato algo más avanzado con cable de corriente.

calidad de imagen

Tan inteligente como un televisor

Pero lo más interesante de los nuevos proyectores es su inteligencia. Llegan cargados de puertos para conectar cualquier aparato a ellos, desde el móvil hasta un ordenador, pasando por un disco duro o un pendrive. Con lo que da igual si quieres ver fotos o vídeos que tienes en tu móvil, o proyectar una película que tengas descargada en un pendrive. Además, el software que incluyen te permite olvidarte de la tele por completo.

Y es que marcas como LG incluyen la inteligencia de sus últimos televisores también en estos proyectores. Y, junto a la conexión WiFi, permiten usarlos como una Smart TV. Es decir, que descargues y uses aplicaciones como YouTube, Netflix o HBO para ver series, películas, documentales y demás contenidos para toda la familia. Pero no se queda ahí, también hay juegos.

como televisores inteligentes

¡Ah, los juegos! Entre las conexiones de estos aparatos también hay puertos HDMI, y de diferentes tipos según el aparato que quieras conectar. Lo bueno es si quieres jugar con tu móvil (HDMI slimport) o incluso con la videoconsola (HDMI normal) y escalar estos gráficos a 4K sobre tu pared, proyectores como los de LG lo permiten. Puedes conectar la consola PlayStation o Xbox y jugar a toda pared con el proyector HF65LSR, con HDMI 2 y resolución FullHD, o lanzarte a por la calidad de imagen 4K en el proyector HU80KS (con puerto HDMI HDCP 2.2 que permite alcanzar esta resolución al reescalar cualquier fuente que le llegue). Incluso sacrificar algo de resolución de imagen con tal de jugar en cualquier lugar a gran tamaño con el proyector LG PH550G, que cuenta con HDMI MHL y Slimport, además de HDMI normal para conectar cualquier aparato con el que jugar. Con lo que ya no limitas el uso del televisor si es pequeño. O si necesitas una segunda pantalla para que el resto de la familia juegue.

Advertisement
RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre... ,