5 formas de aprovechar la flexibilidad del Samsung Galaxy Z Flip

Que el Samsung Galaxy Z Flip es un móvil diferente queda claro desde el momento en el que lo ves. Y es que, aunque su diseño repita la fórmula del formato denominado concha de los móviles de hace unos cuantos años, la tecnología actual permite usarlo de de maneras muy variadas. Y lo que es mejor: es muy cómodo. Todo esto es posible gracias a la pantalla flexible de Samsung, que mejora en cada edición, ahora con un acabado de cristal extra fino que le da un tacto más parecido al del resto de móviles y no tan plástico como el Galaxy Fold. Una pantalla que es grande, brillante y muy colorida. Pero de la que destaca que se puede doblar sin temor a romperla y pudiendo usar el móvil incluso plegado. Aquí te contamos 5 cosas que puedes hacer con él y que ningún otro móvil actual puede.

1. No ocupa espacio

Sin duda su diseño es la clave principal y su razón de ser. Ese formato concha es útil a muchos niveles, como descubrirás en este artículo. Pero también hay que sumarle la calidad de acabados a la que Samsung nos tiene ya acostumbrados. Así que no temas por la resistencia de su bisagra y elimina de tu cabeza la idea de que sea un móvil endeble. Puedes abrirlo y cerrarlo todo lo que quieras sin problema. Ninguna pieza queda suelta o floja, y de hecho es tan resistente que soporta diferentes posiciones intermedias para usarlo en formato portátil.

plegado

Pero es plegado cuando tiene todo su sentido este terminal. Y es que ocupa, literalmente, la mitad que cualquier smartphone del momento. Pongamos que si sueles llevar el móvil, y solo el móvil, en el bolsillo de unos vaqueros, ahora también puedes llevar la cartera con él en el mismo espacio.

Solo ocupa la palma de tu mano cuando está plegado. Pero lo mejor es que, aun así, sigue siendo útil. Casi igual de práctico que cuando está desplegado con su pantalla flexible estirada y accesible. Gracias a la pantalla exterior de 1,01 pulgadas a todo color y táctil no necesitas abrir el móvil para hacer muchas de las cosas que ofrece. Pero esto te lo explico en detalle en el punto 5.

2. No necesita trípode

Aunque el Samsung Galaxy Z Flip cuenta con tres cámaras, la verdad es que su diseño permite que podamos aprovechar las principales en cualquier situación. Incluso para hacernos selfies. Y esto no es solo comodidad, también supone aprovechar las virtudes técnicas de los sensores de 12 megapíxeles situados en la cámara trasera, en lugar de limitar las fotos a los 10 megapíxeles de la cámara interior. Pero ¿cómo? Muy fácil: doblando el móvil y usando su completa aplicación de cámara, además de la pantalla exterior.

no necesita trípode

Por un lado están los selfies con el móvil plegado. Sí, sí, sin necesidad de abrirlo. Ya de serie cuenta con esta función que se activa al hacer una doble pulsación sobre el botón de encendido y apagado. Con esto se enciende la pantalla exterior y también las cámaras que están a su lado. No veremos en pantalla todo el encuadre que captan las cámaras, pero podemos aprovechar para tomar un selfie con la mayor calidad que ofrece este móvil. Y sin tener que abrirlo y entrar en la app de cámara.

Por otra parte está el software de la aplicación de cámara. Esta aplicación ayuda a tomar capturas sin tener el móvil de la mano. A distancia. La aplicación reconoce la palma de tu mano para activar la foto con temporizador, con lo que te podrás alejarte y prepararte para la foto. Y como este móvil lo puedes colocar sobre cualquier superficie plana, sin necesidad de trípode, la mitad del trabajo ya está hecho. Puedes enmarcarte cómodamente gracias a su flexibilidad, ya que puedes colocar el móvil con el ángulo que más te guste. Por cierto, puedes aprovechar esta función tanto con la cámara delantera, viéndote en pantalla en todo momento, como con las cámaras traseras. Aquí también te puedes ver si activas la pantalla exterior, aunque en formato más pequeño, claro.

3. Pantalla flexible que vale por dos

Pero no hay que perder de vista que lo importante no es únicamente su diseño en formato concha. La otra parte de la ecuación viene de la nueva pantalla flexible de Samsung. Han conseguido que este panel de nada menos que 6,7 pulgadas de tamaño se muestre realmente definido y luminoso a pesar de que se puede doblar por la mitad. Pero lo mejor es que su formato alargado permite una multitarea real con dos aplicaciones a la vista realmente útil. Y ojo que es la pantalla flexible con mejores acabados del mercado. Está recubierta de cristal muy fino para ser resistente y ofrecer un tacto de calidad, y no tanto de plástico que se dobla como los modelos de otros fabricantes. Da gusto tocarla, sin notar que es endeble o de poca calidad.

pantalla flexible que vale por dos

Para usar su multitarea en tiempo real solo hay que desplegar una pequeña pestaña virtual oculta en el lateral superior derecho de la pantalla para aprovechar esta función. Y así, por ejemplo, puedes abrir un correo electrónico y ver un vídeo de YouTube al mismo tiempo. Cada aplicación en su mitad de la pantalla, con suficiente amplitud para movernos, usar el teclado en cualquiera de ella y ver contenidos sin limitaciones. Dos pantallas en una, vaya.

4. Las videollamadas más cómodas de la historia

Ya te hemos contado nuestra experiencia con el Samsung Galaxy Z Flip en un detallado análisis. Y de entre todos sus usos, más aún en tiempos de confinamiento, hay uno que sobresale por encima de todo: las videollamadas. Olvídate de usar trípodes, colocar el móvil en lugares imposibles o temer por su seguridad. Gracias a su flexibilidad lo puedes usar en cualquier parte. Lo único por lo que te tendrás que preocupar es por no salir con papada en la imagen.

Videollamadas cómodas

Y es que lo puedes poner en la mesa, sobre el sofá, o en cualquier superficie plana. Como puedes doblarlo por la mitad en casi cualquier ángulo, podrás encuadrarte cómodamente. Y a hablar sin problemas. Sin sujetarlo con la mano ni apoyándolo vertical, completamente desplegado, contra cualquier superficie de la que se puede resbalar. Las videollamadas de WhatsApp toman otro sentido cuando por fin puedes liberar tus manos y no preocuparte del móvil. Créenos.

5. No necesitas desplegarlo

Pero si crees que plegar este Samsung Galaxy Z Flip es para tenerlo aparcado y olvidarte de sus funcionalidades, ya te puedes ir olvidando. Este terminal es casi tan útil cerrado como abierto. De ello se encarga la pantalla exterior de 1,01 pulgadas, que ya te hemos dicho que es a color y táctil.

Gracias a ella puedes ver notificaciones sin abrir el terminal ni acceder a la barra de notificaciones. Solo tienes que hacer una doble pulsación para despertar la pantalla, deslizar el dedo a las notificaciones y pulsar sobre la que quieras conocer. Así podrás leer el último mensaje de WhatsApp recibido sin disparar el doble check azul. Y lo mismo en mensajes de Instagram y otras plataformas y aplicaciones.

útil también cerrado

Además puedes contestar llamadas con el móvil plegado. Los botones para descolgar o colgar aparecen en la pantalla exterior por lo que puedes comenzar la llamada en manos libres sin abrir el terminal. Y tampoco nos olvidemos de las fotos que hemos comentado antes. Con lo que cubre funciones básicas de cualquier móvil incluso sin entrar en él.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre... ,