RE3 Remake

Quizá no sea el momento ideal para meterte en una ciudad asolada por un virus que transforma a la gente en zombies que solo buscan comer seres vivos. Pero el confinamiento para evitar el contagio del COVID-19 tampoco nos deja margen para mucho más que leer, ver películas y jugar videojuegos (además de teletrabajar). El último en llegar a nuestras manos ha sido el Resident Evil 3 Remake. Lo hemos jugado de cabo a rabo y aquí os contamos qué nos ha parecido este nuevo paseo por Raccoon City de la mano de Jill Valentine.

Un remake con mucha imaginación

Si crees que te vas a encontrar con un absoluto fan service tal y como fue el Resident Evil 2 Remake, más vale que te quites esta idea de la cabeza. Es un remake, no una remasterización, y Capcom se ha tomado ciertas licencias para contar la historia del juego original con nuevos escenarios y algún que otro nuevo monstruo. O con la ausencia de varios de estos elementos del original. Dicho esto, un servidor que es fan de la franquicia, se siente satisfecho con lo experimentado. Sé lo que va a ocurrir al final del juego, pero hay margen para sorpresas y novedades. Así que la experiencia es nueva y completa, y también hay guiños al original.

Remake con mucha imaginación

No quiero desvelarte cuáles son todos esos elementos para no arruinarte la sorpresa. Pero la reconstrucción de la historia y, más importante, la narrativa del Resident Evil 3 Remake cumplen con creces para que te quedes pegado al mando y saber cómo acaba todo. Aunque dentro de ti ya lo sepas. Y, si llegas de nuevas, te vas a encontrar con una historia de acción que te va a quitar el aliento en muchas de sus escenas.

Ojo, que este Resident Evil 3 Remake también sirve de nexo con el RE2 Remake. Algunos escenarios compartidos, momentos de la trama cruzados y otros detalles se cuelan aquí y allá. Así que si has estado siguiendo la “nueva” historia de Resident Evil vas a encontrar referencias por todos los sitios. Capcom ha hecho un buen trabajo aquí a la hora de refrescar el título. Aunque no les perdonaré jamás haberme quitado la escena del gusano gigante. Eso sí que no.

Detalles

¿De quién será ese uniforme…?

Acción, acción y más acción

Mientras que RE2 Remake se centraba en la tensión, el suspense y los lugares claustrofóbicos, este RE3 Remake es más abierto y enfocado a la acción. Se nota desde los primeros minutos de juego, que ya son una genial alegoría de las sensaciones del resto del título: una huida hacia adelante para salvar el pellejo y dejar atrás a Raccoon City y a Némesis. Ay, Némesis… luego voy contigo…

Aunque los escenarios no dejan de ser pasillos y salas, no existe esa sensación de encierro. Lo curioso es que los áreas no son excesivamente grandes, pero sí han logrado transmitir esa percepción de lugar abierto. De no estar encerrado únicamente en una enorme comisaría o en un laboratorio lleno de salas. RE3 Remake no es más grande, pero es más amplio. Y esto permite enfrentarse a grupos de zombies en abierto. Aunque aquí hay que hablar de los misteriosos bidones explosivos que siempre están cerca para facilitarnos demasiado la vida. Nos lo has puesto demasiado fácil, Capcom.

Acción

 

Aparte de esto el juego es más corto. Para completar la historia la primera vez he invertido alrededor de 7:30 horas (dificultad normal). Mientras que la segunda vez se me ha quedado a 4:30 en modo fácil. Hay menos misterio y menos puzle. Lo que significa menos paseo descontrolado de un lado al otro de un área hasta completarlo todo. Elementos que no rompen con la identidad de la franquicia, pero que, de nuevo, han enfocado este juego al movimiento y a la acción. Y no tanto al misterio o los sustos.

Esto no solo se nota en los barriles y bidones para conseguir fuegos artificiales con trocitos de zombie. También en el personaje de nuestra heroína, Jill Valentine. Corre rápido, es ágil y además esquiva. Como en el RE3 original, pero aquí con menos probabilidad de éxito hasta que dominas la técnica para huir de los agarres. En fin, que has llegado a dar tortas, no a resolver misterios. Menos aun cuando es el mismo personaje de RE1 y ya sabe bien quién está haciendo el mal bajo su “paraguas”.

Jill Valentine: la súper heroína

Parece que Capcom ha cogido el mismo gusto por maltratar a su protagonista como Crystal Dynamics con Lara Croft. Este RE3 Remake es una sucesión de maltratos físicos (y algún que otro micromachismo) a Jill Valentine, y, sobre todo, de ver cómo este personaje los supera todos con creces. Es fuerte, dura, resiliente y decidida. Y aunque los primeros minutos de juego nos hace pensar que no está preparada para lo que se le viene (después de haber sobrevivido al incidente en la mansión Spencer), en cada avance vemos de qué material está hecha.

Golpes, caídas, pero también traiciones y menosprecios. Valentine puede con todo. Lo demuestra en su actitud con el coprotagonista o secundario Carlos Olivera, que tiene algún comentario un poco socarrón con ella. Pero es parte de la historia mejorada que nos cuentan en este RE3 Remake. Más profunda, más personal y con algo más de roce entre personajes respecto al RE3 original.

Mucha acción

Me ha gustado especialmente el tono de lucha feminista de varias de las situaciones que se dan a lo largo del juego. No hay que olvidar que es un título situado en 1998, pero aquí Valentine tiene que reafirmarse como profesional de la seguridad y el manejo de armas en varias ocasiones frente a hombres armados hasta las cejas y con brazos musculosos que la rodean. Ya os adelanto que aquí es Jill la que parte la pana y da tortas mientras los demás, hombres, hacen recaditos. Y, oye, es curioso verlo así de claro en un videojuego. Aunque sea en 2020.

Némesis: el no tan súper villano

Quizá sea una decisión meditada por parte de Capcom, pero RE3 Remake no tiene el sobrenombre de Némesis, como sí lo hacía el original. Némesis, para dolor de todos, pierde cierto protagonismo en esta historia. Pero entiéndeme: lo vas a tener hasta en la sopa. La diferencia es que no deja de ser un ente que poco tiene que aportar a la verdadera trama. Solo estorba, da algún susto y no se cansa ni se muere nunca. Por más perrerías que le hagamos.

Némesis

Se pierde así esas sensaciones de súper enemigo del Némesis original. También me ha resultado menos acosador que Mr X en RE2 Remake, y eso que se cuela por las salas seguras…. Este nuevo personaje también tiene su carisma. De hecho da la sensación de ser una nueva figura, tanto por el aspecto visual como por el devenir de los acontecimientos. Se transforma, muta a otros y de verdad que es imposible huir de él. A menos que sepas cuáles son sus puntos débiles. En ese momento la dificultad de sus enfrentamientos desaparece. Y con ella parte de su carisma. Pero nos deja momentos de acción muy memorables y esa sensación de agotamiento por persecución que no acaba y que impregna más al juego en general que a la experiencia en particular.

Conclusiones

Me quedo con un sabor de boca más que agradable después de jugar el título. Tanto es así que lo he hecho dos veces seguidas. En parte porque sí, me ha resultado algo corto, y en parte porque quería conseguir alguno de los extras que se ofrecen tras pasarte la partida. Hay una tienda en la que comprar elementos como armas con munición infinita o nuevos aspectos de Jill con puntos que se consiguen durante la partida.

conclusiones

Los gráficos son geniales. Capcom ya lo hizo con RE2 Remake, y ahora con entornos abiertos en RE3 Remake. Me ha faltado disfrutar algo más de desmembrar y deformar zombies según los disparos que le hagas. Pero me quedo tranquilo con el nivel de detalle en personajes y escenarios. La luz en entornos como la ciudad y el laboratorio son maravillosos.

La jugabilidad también está actualizada. Cambia ligeramente respecto a RE2 Remake en detalles como correr o interactuar con elementos. Pero al cabo de unos minutos te haces con ello fácilmente. Más difícil es dominar la técnica del esquive perfecto, que era más sencillo en el RE3 original. Pero suple cuando llegas a los momentos más peliagudos del juego.

Tienda

Aunque con lo que me quedo de este juego es la narrativa. Prácticamente lo he jugado en dos sesiones por no saber muy bien cuándo parar. La historia, la forma de contarla y mostrar más profundidad en los personajes hace que quieras saber cuál será el próximo paso. Y eso que conocía muy bien todo lo que pasaba.

Sin duda un juego para los incondicionales de la franquicia y para quienes quieran acercarse a ella o continuar con lo vivido en el RE2 Remake. Es más de lo mismo, pero también tiene una personalidad propia y diferente de su anterior entrega. Quizá unas horas más de juego con elementos de misterio hubieran completado la experiencia. Pero siempre se puede rejugar y probar suerte con las dificultades más elevadas.  Por cierto, el juego viene acompañado de un modo online llamado Resident Evil Resistence. Algo que también puede añadir varias horas de juego si cuentas con algún servicio de juego a través de Internet.

Resident Evil 3 Remake, del coronavirus al virus T y tiro porque me toca 1

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.