Zhiyun-Smooth-Q2-15

Tanto si te dedicas al vídeo de manera más o menos profesional, como si eres un youtuber que presta atención a la calidad de la imagen, contar con un palo estabilizador o gimbal es casi básico. Y cada vez hay más ofertas y más interesantes en el mercado. Yo he podido probar el Zhiyun Smooth Q2 durante bastantes sesiones de rodaje para tuexperto.com, y aquí te presento mis experiencias de primera mano. Lo que me ha gustado y lo que no me ha gustado tanto.

Diseño compacto y muy manejable

Uno de los puntos que más me ha gustado de este aparato es su diseño. Y es que no ocupa casi nada, solo 204 mm de largo. La empuñadura tiene el tamaño de una mano media, por lo que no sobra mango ni se necesita nada más. Resulta ergonómico tanto en el agarre por el acabado gomoso como por la posición de los botones y el stick de control. Y los materiales dan sensación de durabilidad, con una estructura en aluminio y acabados en silicona para el mango.

Además, aunque sea un aparato relativamente pequeño, no significa que no tenga fuerza para sostener un móvil actual de gran pantalla (más de 6 pulgadas). Evidentemente no es un estabilizador de nivel profesional para cargar con cualquier tipo de móvil, los más grandes quizá no se equilibren tan fácilmente, pero es suficiente para cualquier terminal del momento. El fabricante limita su uso a terminales por debajo de los 260 gramos, que por otra parte son la mayoría.

Zhiyun-Smooth-Q2-05

Su sistema de contrapesos y ejes tampoco abulta demasiado para llevarlo incluso en el bolsillo del pantalón, aunque hay una pequeña pega. Y es que, al tener un cuerpo tan compacto, el eje sobresale algo más que en otros estabilizadores que he probado. Es decir, que se proyecta hacia afuera. Algo que hace que haya tenido que reconfigurar el agarre del aparato en varias ocasiones para evitar que, en algunos giros de cámara, este eje aparezca en el encuadre. Un detalle que he aprendido a posteriori, pero que una vez solventado no supone mayor problema. Vaya, que te fijes bien si en los giros ves una mancha que pertenece al estabilizador.

Por cierto, cuenta con un detalle muy interesante en su estructura: una pestaña de desanclaje rápido. Algo cómodo para cuando te llaman si estás en plena grabación. En mi experiencia no he llegado a usarlo más allá de las pruebas iniciales, pero resulta conveniente tener algo así cuando usas tu móvil de cabecera para grabar.

Gran libertad de movimiento

En mi caso concreto no he necesitado un estabilizador para seguir un bailarín de cerca con toda clase de acrobacias. O a un skater realizando trucos. Más bien han sido movimientos sencillos dentro de un plató. Y por supuesto, estos movimientos quedan totalmente cubiertos con el Zhiyun Smooth Q2. Pero no os voy a mentir, he tenido que reeducarme respecto a mi estabilizador habitual a la hora de aprender de nuevo hasta dónde puedo o debo inclinar el palo para realizar los giros. Algo que es necesario con cada aparato de este tipo.

Zhiyun-Smooth-Q2-16

Sin embargo he comprobado que cuenta con una gran libertad de movimiento. El eje del mango gira 360 grados, mientras que el eje medio es capaz de pivotar hasta 265 grados. Y el eje vertical alcanza los 305 grados. Suficiente para cualquier situación, aunque este aparato se guarda un as bajo la manga.

Y es que, además de ofrecer todo tipo de modos de seguimiento, desde los que permiten un simple paneo hasta aquellos que ofrecen control detallado del eje vertical o para pivotar con el stick, hay un modo de libertad total. Lo llaman Vortex mode, y consiste en sincronizar todos los ejes para generar un movimiento de 360 grados en cualquier dirección. Un efecto llamativo para vídeos de acción, aunque puede que no necesario para todos los usuarios. Sin embargo, demuestra las posibilidades a la hora de mover este eje con toda libertad. Eso sí, hay que desarrollar una buena técnica para saber hasta qué punto puedes inclinar el mango sin que se descontrolen sus sensores.

También cuenta con la posibilidad de cambiar el encuadre rápidamente para crear un live o directo tipo selfie. Es decir, pasar a enfocar nuestra cara con el móvil en posición vertical, en caso de que queramos grabar nuestras proezas o simplemente nuestro rostro en un entorno.

Opciones desde su aplicación y gran batería

Como el resto de estabilizadores de Zhiyun, hay aplicación compatible para exprimir las funciones del aparato. Pero es una sensación bastante agridulce y relativa. Y es que, o cuentas con un móvil iPhone, o la compatibilidad es bastante limitada. O muy relativa a cada terminal. Por ello, aunque nos ofrece opciones para grabar timelapses, o seguir objetos, o incluso disparar con el botón del mango, he encontrado fallos, reducciones de calidad de los contenidos grabados y otros detalles que han hecho que opte por el control manual. Una pena, porque hay opciones muy interesantes, pero falta mucho trabajo con esta app.

Sí me ha dejado mucho mejor sabor de boca la autonomía de este Zhiyun Smooth Q2. Y es que la batería aguanta el ritmo de cualquier grabación de vídeo no profesional. No he llegado a aprovechar las 17 horas que el fabricante afirma que dura su batería del tirón. Pero con grabaciones de un par de horas a la semana he podido disfrutar de su batería durante mucho tiempo sin buscar un enchufe. Y siempre pudiendo revisar el nivel de batería restante en los avisadores LED que sirven también para indicar el modo de movimiento. Además, este estabilizador se carga mediante microUSB, pero no solo cuando está apagado. Así que, si por algún casual nos vemos en una situación comprometida, solo necesitaremos de una power bank para seguir grabando sin que se nos muera el estabilizador.

Galería de imágenes del Zhiyun Smooth Q2

Conclusiones tras varias semanas de uso

Me queda claro que el mundo de los estabilizadores para móviles sigue evolucionando a la par que estos. El diseño del Zhiyun Smooth Q2 es compacto, práctico y muy manejable. Con recursos como la palanca de retirada rápida que no hacen sino sumar virtudes. Puede ser un engorro tener que revisar bien que en el encuadre no aparece el eje de pivotaje, pero una vez que dominas esto, la cosa fluye realmente bien.

No solo el acabado es de calidad, también las posibilidades de sus ejes y la potencia de sus motores hacen que cualquier móvil actual, aunque resulte algo grande, pueda ser manejado con este aparato. Democratiza así las posibilidades de la estabilización de imagen con unos ángulos de movimiento que cubren cualquier necesidad: desde un autovídeo de calidad, hasta el grabado de videoclips de acción o con bastante agilidad.

Ahora bien, todas estas cuestiones tienen un precio. El Zhiyun Smooth Q2 está a la venta por 150 euros. Quizá algo elevado para los usuarios amateurs o que apenas requieren de su uso. Pero una vez que lo pruebas es difícil resistirse a un acabado profesional en vídeo y a la comodidad que ofrece, tanto en la configuración (que no va más allá de encajar el móvil), como en el uso. Y todo ello con una batería que acompaña cualquier sesión de grabación.

Newsletter tuexperto.com

Pon tu e-mail en el recuadro

Otras noticias sobre...