cortana

Es atenta y servicial, sí. Pero puede que Cortana se esté pasando un pelín. Y es que un informe reconoce que determinadas empresas vinculadas a Microsoft están revisando de forma manual las grabaciones que se recopilan, tanto a través del asistente de voz Cortana, como desde Skype, el popular servicio de videollamadas.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Un informe publicado en Motherboard revela que las grabaciones de audio incluyen conversaciones íntimas entre usuarios, en las que se hablan sobre cuestiones de relaciones amorosas, se discute e incluso se comentan asuntos tan personales como puede ser la pérdida de peso.

Una de estas empresas, que lógicamente no ha querido revelar su nombre, afirma que ha escuchado conversaciones de sexo telefónico, grabaciones en las que se informa sobre direcciones personales y búsquedas pornográficas, llevadas a cabo directamente desde el asistente de voz Cortana. El secreto de confesión parece haberse ido al traste.

cortana-01

Los usuarios no han sido identificados

A pesar de todo, parece que, de acuerdo con la información proporcionada por esta empresa anónima, no se habría accedido a datos que pudieran identificar a los usuarios que emitieron las búsquedas o que formaban parte de las citadas conversaciones.

Las grabaciones son, al parecer, fragmentos elegidos al azar de personas anónimas. Sin embargo, lo más lógico es que aunque los usuarios no hayan sido identificados y vinculados a las conversaciones, a nadie puede hacerle gracia que se filtre este tipo de información, emitida en todo caso, desde la intimidad del hogar.

Según estas empresas, el objetivo con el que escuchan y transcriben las conversaciones es el de mejorar los servicios. En el caso de Skype, lo que se revisa, ya desde 2015, son las traducciones. Después de obtener la transcripción más acertada, se elige la más precisa y así, en teoría, se consigue mejorar el servicio.

Esta revisión también la realizan otras grandes empresas tecnológicas, que seleccionan un determinado número de audios producidos por los usuarios. De hecho, en las últimas semanas han saltado a la primera línea informativa Apple, Amazon o Google, que en algunos casos se han visto obligadas a restringir o pausar su actividad: la de grabar y revisar las conversaciones de aquellos que usan sus asistentes personales de manera cotidiana y con total normalidad.

Otras noticias sobre... , ,