Diferencias entre paneles IPS y paneles VA en televisores LCD LED

La resolución, el brillo, el tamaño de pulgadas, las funciones inteligentes… parecen ser claves a la hora de comprar un televisor. Pero mucho ojo con el tipo de panel. Y no solo nos referimos a la tecnología que ilumina y da color a la imagen, sino a cómo está formada. Detalles que, a veces, pasan inadvertidos para los usuarios, y que pueden cambiar totalmente la experiencia de uso en el salón. Porque desde ya te contamos que puedes tener el mejor televisor LCD LED del mercado, pero si su panel es de tipo VA ya te puedes ir olvidando de verlo bien cuando te ladeas o lo ves tumbado. Algo que no siempre te explican en las tiendas. Así que si estás interesado en comprar un televisor LCD LED, más vale que eches un vistazo a estos conceptos.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Televisores de cristal líquido con iluminación LED

En este artículo hablamos únicamente de los televisores que basan su tecnología en el cristal líquido. Dichos aparatos funcionan con píxeles, que a su vez se subdividen en tres píxeles de colores: rojo, verde y azul. Algo que habrás visto en otras ocasiones representado por las siglas en inglés: RGB.

Estos subpíxeles dejan pasar la luz según la imagen que se vaya a formar. Con solo tres colores es posible representar imágenes de infinidad de tonos, abriendo o cerrando unos subpíxeles u otros para conseguir generar esa ilusión de color. Eso sí, estos colores solo se iluminan porque existe una fuente de luz, que en este caso es LED. Generalmente se coloca en la parte trasera o laterales del televisor, por detrás de los píxeles. Aunque hay avances que llevan a iluminar de manera mucho más detallada las diferentes zonas de la pantalla para dejar en negro o un gris más oscuro otras. Algo que evita algunos problemas de iluminación como fugas de luz.

Pero vamos al tema de los paneles, que es lo que nos interesa. Un detalle en la manera de colocar los píxeles que cambia radicalmente la experiencia de uso, la percepción del color, el brillo y otros detalles aunque se trate de un televisor LCD LED.

Paneles VA

En este tipo de paneles las matrices de píxeles se encuentran alineadas verticalmente respecto a la pantalla. De ahí su nombre: Vertical Alignment o alineamiento vertical. Parece algo realmente sutil, pero esta decisión de ingeniería afecta directamente a temas como el ángulo de visión, el contraste y también el brillo.

panel VA

Matriz de píxeles en panel VA

Por supuesto, su tecnología es de pantalla líquida o LCD, y la iluminación es LED. Algunos fabricantes solo tienen paneles de este tipo en su repertorio. Pero otros usan paneles VA o IPS según cada modelo de televisor.

Suelen aprovecharse para productos de tipo profesional, como monitores de diseño o de gaming, donde sus características de color y su reducido ángulo de visión son más interesantes.

Paneles IPS

En el caso de los paneles IPS hablamos de una organización de las matrices de píxeles en el mismo plano que la pantalla. Surgieron como una modificación de los paneles TS, solucionando algunos de los problemas que presentaba esta tecnología. Actualmente es la más utilizada, y generalmente se aprovecha para los productos de gama alta.

panel IPS

Matriz de píxeles tipo IPS

La cuestión está en que la experiencia de uso es muy diferente respecto a los paneles VA. Sobresale en unas características, pero pierde en otras. Lo interesante es conocerlas para saber cuál es el televisor que más te interesa escoger a la hora de comprar.

Ángulo de visión

Es la clave que diferencia a los televisores LCD LED con panel IPS o panel VA. Y es que, en este aspecto, los paneles IPS ganan por goleada. Esto es porque consiguen un ángulo de visión mayor sin que la imagen se degrade. Es decir, que te puedas escorar, ladear o ver desde más ángulos el televisor sin perder color. Aunque sí algo de brillo y luminosidad. Depende de cada fabricante y cómo trabaje estas tecnologías, claro, pero es posible encontrar televisores IPS con un ángulo de visión de 178 grados. Algo que les hace ideales para ver la televisión en grupo, donde todas las personas, sin importar su posición en el sofá, podrán ver la escena con todo el color y prácticamente el mismo brillo. Por eso también, si se es amante de los paneles grandes, esta tecnología permite ver toda la pantalla con las mismas características de visión aunque los laterales queden en ángulo con el espectador.

En el caso de los paneles VA, el ángulo de visión afecta a la experiencia a partir de los 20 grados. En estas posiciones ya es posible ver cómo el color se va perdiendo, faltando más saturación de color con cada paso que das hacia el lateral del panel. Y, a partir de los 50 grados, la cosa solo va a peor. Es decir, es un panel para ver de frente.

Contraste y brillo

En este aspecto las cosas vuelven a cambiar entre los paneles IPS y los paneles VA. Aquí son los VA los que consiguen superar notablemente a los IPS. Y es que son capaces de alcanzar contrastes que van entre los 3.000:1 y los 6.000:1. De esta forma, los negros se perciben más profundos, y también más estables. Algo que ayuda a definir la imagen y mejorar la percepción del color notablemente.

Por su parte, los paneles IPS solo consiguen rondar los 1.000:1 en el ámbito del contraste. Suficiente para conseguir una buena calidad de imagen, pero sin ofrecer las sensaciones de los paneles VA. Algo en lo que tienen que ver unos negros que en realidad no lo son tanto, y un brillo que también queda por debajo.

En conclusión, los televisores con panel VA muestran imágenes que se perciben con mayor calidad en salas oscuras, donde los negros se ven más oscuros. Aunque sin llegar a la profundidad y definición de los paneles OLED, claro. Si tu salón es luminoso, quizá sea más interesante prescindir de esta sensación de calidad y apostar por un panel IPS y su mayor ángulo de visión.

Otros puntos a tener en cuenta

Aunque esto va de tipos de paneles, hay que informarse bien de las tecnologías y añadidos que suman los fabricantes de televisores. Algunos usan partículas microscópicas en el cristal líquido para absorber irregularidades en los colores y brillos de la imagen, lo que acaba dándose como una percepción mucho más nítida de la escena final.

Otros introducen formas de iluminar de manera mucho más detallada el panel, salvando problemas de blooming, y fugas de luz que hacen que los negros sean menos negros y la imagen de peor calidad. De esta manera, en un panel IPS podría salvarse, de alguna manera, los problemas de los negros poco profundos y poco estables. Algo que se conoce como Full Array.

Por supuesto, el procesador del televisor también cuenta como un elemento clave a la hora de mostrar la imagen. Los fabricantes ya se apoyan en la Inteligencia Artificial para analizar cuadro a cuadro todo lo que se muestra en imagen, tratando de mejorarlo en diferentes aspectos. Tanto mejorando el contraste como remasterizando el acabado para ampliarlo de resolución. Cuestiones que tocan de lleno el cómo percibimos la imagen.

Otras noticias sobre... ,