YouTube ondea la bandera gay pero mantiene canales con mensajes homófobos

Los derechos y libertades LGBTIQ+ están en venta. En el mes del Orgullo numerosas cadenas comerciales, partidos políticos, servicios y plataformas, tanto digitales como analógicas suelen vestirse con la bandera arcoíris para mostrar su apoyo público al colectivo LGBTIQ+… aunque la realidad interna sea muy diferente. Algo así está pasando en YouTube desde hace algún tiempo, tal y como el reportero Carlos Maza ha puntualizado en los últimos días a través de su cuenta de Twitter. Y es que la plataforma de vídeos de YouTube no ha dudado en cambiar su imagen y colorearla con los colores del arcoíris mientras mantiene en activo canales donde se prediga el odio y se emiten comentarios homófobos y racistas.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

YouTube está enfrentándose a una crisis interna que parece debatirse entre los clicks, visualizaciones y el crecimiento de comunidades y los contenidos respetuosos de calidad. Aunque todo apunta a que sus responsables apuestan por lo primero. Más aún después de salir a la defensa del canal de Steven Crowder, el cual presenta programas con una camiseta que reza “Socialismo es para maric*nes” (Socialism is for f*gs), además de hacer constantes referencias al mencionado Carlos Mazza, mencionando su orientación sexual y su origen étnico. Comentarios que caen en descalificativos e insultos en varias ocasiones.

Carlos Maza ha hecho pública la situación que lleva viviendo durante varios años por los comentarios vertidos en el programa de YouTube de Steven Crowder. Y es que, más allá de los insultos y referencias peyorativas, el reportero asegura y muestra con pruebas el acoso al que se ha visto sometido por los seguidores de este canal: insultos en sus cuentas personales de Twitter e Instagram, llamadas y mensajes telefónicos después de que se filtrase su número en Internet… Situaciones que, asegura, drenan su salud mental.

Ante esta situación, días después de la denuncia pública de Maza a través de Twitter, YouTube se ha pronunciado. Lo ha hecho también con un hilo de tweets o mensajes, en los que asegura que aunque el lenguaje del canal de Steven Crowder puede ser doloroso, su contenido no incumple los términos y condiciones de uso de la plataforma. Por tanto, no tomará medida alguna al respecto, aunque asegura seguir revisando los contenidos del canal.

Lo interesante e irónico de la situación es que, entre los términos y condiciones de uso de YouTube sí está el requisito de no usar contenido doloroso o hiriente en los vídeos publicados. Algo que parece haber olvidado en su comunicado. Algo que varios usuarios de Twitter ya han puntualizado e indicado en esta red social.

Para Steven Crowder, el problema está en la lucha de los pequeños creadores independientes y las grandes empresas de comunicación. Algo así como un “David contra Goliat”, en sus propias palabras, donde él es David, tratando de ser silenciado por el grupo editorial Vox, al que pertenece Carlos Maza. Y confirma haber hecho comentarios acerca de la sexualidad (homosexual) y la etnia (latinoamericano) del reportero, pero calificándolos de bromas inofensivas porque es información que Maza hace públicos en su perfil de su cuenta de Twitter.

Para Carlos Maza la situación es diferente, y no responsabiliza a Crowder directamente sobre sus ataques y comentarios, sino a YouTube como plataforma donde se defiende el crecimiento y los ingresos por encima del respeto. Más aún cuando Google, propietaria de YouTube, y esta misma, siempre alardean de defender los derechos LGTBIQ+ (Google ya ha publicado un doodle especial sobre el mes del orgullo y YouTube ha actualizado su imagen de perfil en Twitter con la bandera arcoíris), pero permiten que canales con 3,8 millones de suscriptores como el de Crowder se sigan viendo protegidos y ensalzados a pesar de su contenido. Algo que achaca a una visión centrada en el beneficio económico.

Sin duda, un momento para que YouTube revise sus términos y condiciones de uso y se muestre realmente fiel a lo que prodiga. Ya sea la generación de ingresos con canales cada vez más grandes, o bien el desarrollo de una plataforma con contenido respetuoso para todos.

Otras noticias sobre...