Crean un sonido tan fuerte que puede hacer hervir el agua al instante

En Stanford la cosa está que arde. Literalmente. Porque unos científicos han conseguido crear un sonido tan fuerte que podría hacer hervir el agua de tus espaguetis al instante. ¿Y la de tiempo que nos ahorraríamos con el truco?

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Investigadores del Laboratorio Nacional de Aceleradores (SLAC), que tiene su sede justamente en la Universidad de Stanford, ha conseguido crear un sonido tan fuerte bajo el agua, que incluso es capaz de hacer hervir el agua de manera instantánea.

Para generar este sonido usaron un láser de Rayos X muy potente, que dispara pequeños chorros de agua con pulsos cortos de energía de alta frecuencia. El caso es que, cuando los Rayos X consiguieron alcanzar la corriente microscópia del agua, las moléculas se vaporizaron al instante. Algo así como si fueran lanzadas a una sartén súper caliente.

Otra cosa que hicieron para lograr este fenómeno fue enviar una onda de choque que viajaba a través de la corriente. Puedes verla moviéndose de izquierda a derecha en la siguiente imagen.

Una técnica que no destruye las moléculas

Lo verdaderamente interesante de esta tecnología, según los propios científicos, no tiene que ver con el hecho de que el agua hierva, no. En realidad, lo importante es que, la onda de choque es muy fuerte: lo suficiente como para que las moléculas no se descompongan al completo, y la justa para que en definitiva, hiervan.

Los investigadores dicen, de hecho, que las ondas de choque estaban justo por debajo de ese punto de ruptura. Esto podría significar, además, que ese sería el punto más alto de sonido que puede soportarse debajo del agua, antes de que las partículas se destruyan por completo.

En estos momentos no está muy claro para que puede servir este avance. De hecho, estamos ante investigación pura, cuya aplicación en nuestra vida cotidiana no tiene por qué producirse. Aunque, si consiguiéramos usar el sonido para poner a hervir el agua en la cocina, probablemente nos ahorraríamos un buen pico en energías. Y en el futuro nunca se sabe.

Otras noticias sobre...