5 consejos para comprarte tu primer PC gaming

El mundo del videojuego, tanto en PC como en videoconsola, está viviendo su época dorada. El PC, como plataforma de ocio electrónico, está en alza desde hace varios años y parece no encontrar fin. Muchos son los que cada día se lanzan a este mundillo bien como simples aficionados, bien para hacerse un hueco en el competitivo como profesionales.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

A continuación, te proponemos una serie de consejos y recomendaciones para que aciertes al comprar tu PC gaming, y así puedas jugar a todos los títulos que saldrán al mercado en los próximos meses.

Procesador

El hardware es vital, así que vamos a empezar por lo más básico: el procesador. En este apartado, lo mínimo exigible, y más económico, es empezar por un Intel Core i5. De lo contrario, la experiencia de juego puede resultar decepcionante. Además, los chips i5 han demostrado ser bastante potentes y veloces, dentro de configuraciones más modestas.

Sin duda, estamos ante la solución más asequible para obtener un rendimiento aceptable y, sobre todo, compatible con todos los juegos. Ahora bien, si queremos un mejor resultado, y tenemos presupuesto para ello, la respuesta es un Intel Core i7.

Si bien las diferencias entre los i5 e i7 pueden no ser tan notorias, ya que las frecuencias son las mismas, el i7 se diferencia del i5 en que el primero cuenta con Hyper Threading y un modo Triple Channel. Además, el apartado “Uncore” del i7 es algo mejor que el del i5 (2400 MHz contra 2133 MHz).

Dicho esto, lo cierto es que los procesadores i7 son la elección predilecta por la mayoría de jugadores profesionales. De hecho, este chip ya viene integrado de serie en casi todos los ordenadores de gama alta.

Por supuesto que también hay equipos que montan procesadores i9, pero no merece la pena invertir en estos modelos, al menos de momento, a no ser que queráis aprovechar su potencial para disfrutar experiencias en 3D. Para juegos, insistimos, hay otras opciones mucho más atractivas en relación calidad/precio.

grafica

Tarjeta gráfica y memoria RAM

La memoria RAM y las tarjetas gráficas son otros de los elementos fundamentales de tu futuro PC gaming, al igual que ocurre con los chips. Con respecto a la primera, vamos a necesitar como mínimo 8 GB de memoria RAM, aunque sinceramente si pueden más, mucho mejor. En este sentido, configuraciones de 16, 32 o incluso 64 GB nunca están de más.

Para la elección de la tarjeta gráfica tenemos que hacer la elección más difícil de todas, ¿Nvidia o AMD? Estos pesos pesados del desarrollo de las tarjetas gráficas ofrecen las referencias más potentes y versátiles en este apartado. Obviamente todo dependerá de los títulos a los que vayamos a jugar en nuestro equipo. No es lo mismo ejecutar un juego de última generación a más de 60 fps que necesitar un rendimiento para títulos como Minecraft. También tendremos que tener en cuenta el factor resolución a la que queremos trabajar.

Si tenemos un presupuesto inferior a 300 euros, una buena elección puede ser Nvidia GTX 1050, para jugar con todo lujo de detalles en resoluciones Full HD, o Radeon RX 560, una gráfica bastante recomendada para un equipo gaming de iniciación.

Si nos ponemos serios buscando el máximo rendimiento en juegos 2K o 4K a 144 Hz, tenemos las GPU de alta gama de Nvidia, GeForce GTX 1080 y GTX 1070 Ti. Por supuesto, hablamos de modelos para un presupuesto a partir de 500 euros.

Ventilación

Jugar a títulos de gran exigencia técnica puede llevar a tu ordenador al límite de rendimiento. Por ello, es fundamental cuidar la ventilación. Aunque normalmente las propias CPUs vienen con muchas salidas de aire, una opción altamente recomendable sería instalar un sistema de refrigeración líquida.

De este modo, podremos reducir la temperatura del ordenador para que funcione igual de bien, pero sin calentarse demasiado. Eso sí, asegúrate de instalarla en un sitio donde la CPU pueda respirar correctamente sin obstrucciones.

monitor

Monitor

Si hablamos de monitores, hay que tener en cuenta varias consideraciones como el tamaño, tipo de panel y resolución.

Los monitores de 24 pulgadas suelen ser considerados como aquellos que ofrecen el tamaño ideal y más cómodo en escritorios convencionales. No obstante, los modelos de 27 pulgadas también son bastante utilizados, especialmente en monitores con mayor resolución. Lo que está claro es que cualquier monitor por encima de las 27 pulgadas, resulta demasiado grande para una distancia de visualización cercana. La propia en un equipo de sobremesa.

En cuando al tipo de panel, debemos destacar que en los del tipo OLED los colores son más intensos y los negros más profundos, aunque también son modelos más caros. Por otra parte, los paneles IPS también ofrecen un buen resultado, siendo el modelo de panel más utilizado en la actualidad.

Cerramos este apartado con la resolución. Los más importante es asegurarnos que sea Full HD o superior, dependiendo del tamaño de la pantalla. Aunque lo ideal sería irnos directamente a resoluciones 4K o UHD, si las especificaciones son compatibles, sobre todo en lo que respecta al tamaño de la pantalla.

Tampoco podemos obviar que la tasa de refresco (Hercios) resulta igualmente importante para lograr una experiencia de juego óptima. Si bien con 60Hz es más que suficiente para ver pelis, en el mundo de los videojuegos debemos movernos entre los 120Hz y 144Hz.

accesorios

Accesorios

También es importante contar con una serie de accesorios para redondear la experiencia de juego. Nosotros vamos a centrarnos en estos tres: teclado, ratón y auriculares.

Sobre el primero, recomendamos apostar por modelos mecánicos, por su mayor dureza y resistencia, y que incluyan teclas programables (macros) para ganar tiempo realizando comandos de acción.

Respecto al segundo, aunque existen varias propuestas, lo mejor es optar por modelos con un elevado índice de PPP (puntos por pulgada) para que nuestros movimientos sean lo más precisos posibles. También, es aconsejable que podamos configurar macros a través de diferentes botones.

Por último, en lo que a auriculares se refiere, el mercado nos ofrece modelos específicos para gaming. Si bien la calidad del sonido puede ser la característica principal de este apartado, tampoco debemos olvidar otros rasgos igual de significativos como la ergonomía o su capacidad de aislamiento.

Otras noticias sobre... , ,