Internet forma parte de nuestras vidas, esto ya es algo inevitable. Nuestros datos personales circulan por multitud de sitios donde nos registramos y nos creamos perfiles. Esto conlleva que nuestra privacidad pueda verse comprometida, por eso hay que llevar un especial cuidado para que nuestros datos no acaben en la Dark Web. Con algunas precauciones es posible mantener nuestros datos a salvo, como veremos a continuación.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Los ciberdelincuentes utilizan multitud de técnicas y estrategias para beneficiarse de nuestra privacidad. La realidad es que en la actualidad los datos personales tienen un precio. En ocasiones se venden en bancos de datos y les interesa a todo tipo de empresas. Teniendo en cuenta esto, es necesario ser precavidos para que nadie pueda hacer uso de nuestra información personal y meternos en serios problemas.

¿Qué es la Dark Web?

La Dark Web o en español Internet oscura, es una parte de Internet inquietante, donde los hackers y ciberdelincuentes intercambian y venden todo tipo de servicios fuera de la legalidad. Al no estar en los motores de búsqueda, y necesitar una autorización específica para acceder, cualquier persona malintencionada puede usar la Dark Web como refugio. Es aquí donde se sienten seguros para realizar negocios y transacciones ilegales.

En esta parte oculta de Internet es posible encontrar de todo, incluidos datos personales, cuentas bancarias y perfiles de redes sociales. Sin que lo sepamos, nuestros datos más sensibles pueden estar a la venta. Al navegar por Internet realizamos muchas acciones que pueden desencadenar este tipo de consecuencias. Veamos cómo evitarlo.

Pon atención a los correos electrónicos

Los hackers suelen utilizar los correos electrónicos como estrategia para robar todo tipo de datos importantes. Estos ataques son conocidos como phishing. Son mensajes o correos que incluyen un enlace web, con la intención de que pinches en él y acabes poniendo tus datos personales. Copian un sitio web conocido para que te confíes y creas que tus datos están a salvo. Replican webs de bancos, redes sociales, tiendas online, etc.

Evitar datos personales en correos

Presta una especial atención a estos mensajes y correos electrónicos, no confíes en los que te pidan tus datos bancarios ni datos personales importantes. Cuando vayas a cualquier página, revisa primero que tenga el certificado SSL de seguridad (la dirección web ha de comenzar por https e incluir al lado un candado). Sobre todo, nunca entres a la cuenta de tu banco a través de un link que proceda de un correo. Es necesario que ante este tipo de situaciones utilices el sentido común.

Evita los troyanos

Los troyanos son malware que están ocultos en multitud de programas aparentemente inofensivos y legítimos. Al descargar el software y ejecutarlo consiguen infectar nuestro equipo. De este modo, los hackers acaban tomando por control remoto información confidencial. De hecho, muchos de estos troyanos tienen como objetivo acceder a tus datos y cuentas bancarias.

Para protegerse de este tipo de malware y evitar que los datos de tu tarjetas de crédito o los bancarios acaben en la Dark Web, es importante tener en cuenta algunas precauciones.

  • No descargues ningún programa de webs que desconozcas o no parezcan seguras.
  • No abras los archivos adjuntos de correos que no sean de total confianza.
  • Mantén actualizado tu navegador y sistema operativo para que los hackers no aprovechen los agujeros de seguridad.
  • Utiliza un antivirus para controlar el tráfico malintencionado de Internet.

Paga con tu tarjeta en sitios seguros

Hoy día todo el mundo ha hecho alguna compra online, muchas personas incluso las hacen habitualmente para adquirir cualquier producto. Esta tendencia a las compras online también ha generado que muchos hackers puedan sacar provecho de ello. Es necesario pagar siempre en sitios que nos ofrezcan seguridad, puesto que al poner los datos de nuestra tarjeta, los ciberdelincuentes tienen la posibilidad de disponer de ellos para hacer un uso ilicito. Antes de poner los datos de tu tarjeta, asegúrate que la web sea segura (también puedes echar un vistazo a su certificado SSL).

Pagar por Internet con seguridad

Antivirus y herramientas de seguridad

Estar informado es muy importante para no cometer acciones que pongan en riesgo tu privacidad. Es una buena opción contar con una herramienta o antivirus de seguridad. Así evitarás cualquier riesgo que hayas pasado por alto.

Tener un buen antivirus instalado y actualizado es una buena defensa contra los hackers que vayan en búsqueda de tus datos personales. Tampoco es necesario hacer un gran desembolso, muchos de estos antivirus son gratuitos. Procura instalar uno que te ofrezca protección contra los troyanos, el phishing y una navegación segura por Internet.

Hay descuidos que debes evitar, con acciones que te llevan muy poco tiempo, pero son vitales para no quedar totalmente vulnerable al navegar por Internet. A parte de estas recomendaciones, es importante que utilices en todo momento el sentido común. Mantén tu navegador siempre actualizado y no navegues en redes WiFi poco seguras, donde los hackers suelen aprovechar cualquier oportunidad para tener acceso a tus datos más sensibles.

Si no quieres que puedan negociar con ellos en la Dark Web, tendrás que poner en práctica estos consejos. Esto no solo se aplica a la navegación en ordenadores, también en los dispositivos móviles. Nuestros terminales también están en el punto de mira de los hackers. Por lo tanto, cuida también este apartado si no quieres correr riesgos innecesarios.

Otras noticias sobre... ,