Rapide E, el primer coche eléctrico de Aston Martin ya es una realidad

A estas alturas prácticamente nadie duda que el coche eléctrico es el futuro de la automoción. Aunque todavía quedan muchas incógnitas por resolver, como si las compañías eléctricas serán capaces de asumir este nivel de consumo, los fabricantes de automóviles no dejan de presentar coches que funcionan con baterías. Incluso los que fabrican súpercoches, como es el caso de Aston Martin. Casi cuatro años después de su anuncio original, el Aston Martin Rapide E ha sido presentado en el Salón del Automóvil de Shanghai. Se trata del primer eléctrico del conocido fabricante británico. Solo se fabricarán 155 unidades, con un precio todavía desconocido.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Que los fabricantes de súpercoches se estén pasando al eléctrico es realmente llamativo. Aunque los motores eléctricos pueden ofrecer una gran potencia con entrega inmediata, pierden uno de los componentes más atractivos de este tipo de vehículos. Hablamos del “rugido” del motor, del ruido tan hipnótico que generan y que encanta a los amantes de los coches. Pero el mundo cambia y todo parece indicar que el futuro es eléctrico.

Mucha potencia eléctrica “bajo el capó”

El Aston Martin Rapide E cuenta con una batería de 800 voltios y 65kWh, con una autonomía de unos 320 kilómetros. Sus dos motores eléctricos generan 450 kW (unos 600 cavallos) y pueden hacer que el coche alcance una velocidad de 250 km/h. Además, como suele ser habitual en los coches eléctricos, la entrega de potencia es prácticamente inmediata. Esto se traduce en que el coche es capaz de hacer de 0 a 100 km/h en menos de 4 segundos.

A nivel de diseño exterior el Rapide E es muy similar al automóvil con motor de combustión en el que se basa. Solo cambian algunos detalles en azul eléctrico (faros y pinzas de freno), un color que últimamente se ha asociado a este tipo de vehículos.

El sistema de batería se ha colocado alrededor del espacio donde normalmente irían el motor de combustión, la caja de cambios y el tanque de combustible. Es decir, las baterías no están colocadas en la parte inferior, como ocurre en los coches de Tesla. Este diseño reduce la complejidad de fabricación, pero también la capacidad de las baterías que puede llevar el coche. El Rapide E pesa 2.140 kg, lo que viene a ser unos 180 kilos más que el Rapide S con motor de combustión.

En el interior encontramos un panel de instrumentos digital con pantalla de 10 pulgadas. Este se complemente con una pantalla de 8 pulgadas en el centro del salpicadero, compatible con Android Auto y Apple CarPlay. Os dejamos una pequeña galería del coche para que disfrutéis.

Fotos Aston Martin Rapide E

Vía | TheVerge

Otras noticias sobre... ,