Este es el nuevo laboratorio de Google centrado en el machine

Cuando Google se decidió a vender la empresa de fabricación de robots, Boston Dynamics, y dar carpetazo a su otra división de robótica SCHAFT, la gran tecnológica ha mantenido su implicación en este sector. Ahora nos llegan noticias desde su propio blog desde el que se puede leer que van a centrarse en el desarrollo de máquinas capaces de agarrar objetos, interpretar su espacio físico y aprender por sí mismas de manera automática.

En definitiva, un programa para desarrollar robots más simples que tengan utilidad real, o sea, comercialmente viables. No sería descabellado pensar que estas ideas puedan aplicarse en almacenes o fábricas en un futuro.

Robotics at Google

Para llevar a cabo este proyecto, Google ha bautizado a su nuevo laboratorio de desarrollo como “Robotics at Google”, en estrecha colaboración con las universidades de Princeton y Columbia, junto con el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Como os decíamos, su objetivo es que los robots aprendan por sí mismos a realizar tareas sencillas como agarrar y lanzar objetos, o moverse sorteando obstáculos.

Estas habilidades se desarrollan mediante aprendizaje automático o machine learning. Los robots llevarán equipada una serie de sensores que mapean la información de su entorno para averiguar dónde se encuentra un objeto y lanzarlo a la distancia deseada. Gracias a los datos recopilados de estas acciones, los robots serán capaces de aprender por sí mismos mediante autoevaluación.

TossingBot, un robot que coge y lanza objetos

El primer exponente de esta iniciativa ha sido TossingBot, un robot capaz de coger y encestar objetos con más precisión que LeBron James. Este prototipo añade redes neuronales capaces de adaptarse a sucesos espontáneos que pueden producirse en un entorno real.

Esta tecnología presente en TossingBot, llamada Residual Physics, es la que permite que el brazo robótico pueda coger objetos con diferentes formas y lanzarlos a una caga con una puntería inmejorable como podemos observar en el vídeo de arriba.

En un principio, el robot analiza parámetros como como el tamaño y el peso del objeto. Después, a partir de la información recogida de los lanzamientos erróneos, TossingBot analiza formas de sujeción más resistentes, para proceder a un lanzamiento más preciso.

Según la información aportada por el blog de Google, tras catorce horas de trabajo y cien mil lanzamientos, Tossingbot alcanzó una precisión del 85% de los tiros. Además, el robot también fue capaz no solo de adaptarse a zonas nuevas de lanzamiento arrojando unos datos de precisión similares, sino que también demostró mayor fiabilidad que el ser humano.

Lo que está por venir

Pero no todas las experiencias sobre robótica se están llevando a cabo en el laboratorio de Google. Según recoge el New York Times, investigaciones muy similares están siendo desarrolladas desde la Universidad de California, en Berkeley, en colaboración con OpenAI, el laboratorio de inteligencia artificial fundado por Elon Musk and Sam Altman.

No solo eso, sino que también informan que desde Robotics at Google también están llevando a cabo otros dos proyectos. Uno de estos proyectos está basado en manos robóticas que puedan manipular objetos de forma sutil (sin envestidas), mientras que en el otro intentan crear un robot que sea capaz de moverse por espacios de los que no disponga información previa.

Otras noticias sobre... ,