entrevista-stefan-streit-alcatel

Stefan Streit, director de Marketing de TCL, durante la entrevista. Foto de Yoana Descalzo

Pues ya están aquí. Los móviles flexibles se han hecho realidad. Y las grandes marcas comienzan la pelea por conseguir que el suyo sea el más bonito, bueno y barato. Bueno, esto último parece todavía lejos de conseguirse. ¿Reto conseguido? No, ahora empiezan de verdad los problemas.

Durante la celebración de la feria internacional de móviles Mobile World Congress en Barcelona tuvimos la oportunidad de charlar con numerosos especialistas del sector. Uno de ellos fue Stefan Streit, director de Marketing de TCL. La empresa china es la responsable de marcas veteranas de móviles como Alcatel o BlackBerry. Pero también fabrica televisores y pantallas, tanto bajo su propia marca, como para otras. Este año, aprovecharon la feria para mostrar sus prototipos de pantallas flexibles.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

TCL ya tiene unos cuantos diseños distintos para enseñar, pero no para vender al público. Para esto habrá que esperar a 2020. Los retos y dificultades son muchos. Stefan Streit los resume en cinco.

¿Sólo móviles flexibles?

2019 será recordado como el año en que las marcas se tropezaban por ser las primeras en anunciar o mostrar su móvil flexible. Xiaomi inauguró el año mostrando a su máximo directivo doblando su prototipo en un vídeo de Twitter. A tan sólo unos días del Mobile World Congress, Samsung se marcaba el tanto de ser los primeros en mostrarlo con más detalle en una presentación internacional. Y tan sólo unos días después, Huawei contraatacaba con el anuncio de su propia propuesta.

movil-flexible-tcl

¿Es importante ser el primero? No. Lo importante para nosotros es que tenemos este conocimiento interno y la tecnología. Y estamos mirando muchas cosas ahora mismo. Las pantallas flexibles es sólo una de ellas. Pero esto también supone un nuevo reto para nuestra gente de producto porque de repente tenemos partes movibles en el dispositivo. Partes que no hemos tenido durante muchos años“, comenta Stefan Streit.

¿Nuevos retos? Sí, porque ¿quién dice que los móviles flexibles sólo pueden tener un tipo de diseño? Ahora llega el momento de romperse la cabeza para crear distintas creaciones. “Durante los últimos 8 o 10 años, ha sido la misma caja negra“, comenta Streit. Como ocurrió antes de la llegada de los móviles táctiles, se pueden lanzar propuestas muy variadas. Móviles en forma de concha, móviles-brazaletes, bolsos con pantalla en su exterior… La imaginación al poder.

Cuidado con la colocación de la batería

Esto es súper complejo. Pero te permite crear nuevos productos. Aquí llega el siguiente reto. ¿Dónde colocas una batería en un dispositivo flexible?se pregunta el directivo de TCL. Y es que la mayoría de los componentes internos de un móvil son pequeños y se pueden encajar en una estructura flexible. Pero queda el gran reto de la batería.

¿Qué haces con ella? ¿Dónde y cómo la colocas? ¿Colocas una más pequeña de tamaño y, por lo tanto, prescindes de cierta capacidad en un momento en el que los usuarios demandan más duración de la batería?

Otro reto es saber cómo será la experiencia del manejo del software. “¿Cómo se ve Facebook, Instagram o Snapchat en un dispositivo flexible? Son cosas que necesitas trabajar con Google y con otros programadores de aplicaciones. Pero toda la industria. Te enfrentas a muchos tamaños de dispositivo y nuevos retos”. El director de marketing de TCL llama la atención así sobre una de las grandes incógnitas sobre los próximos móviles flexibles.

Está por ver si las apps e incluso el propio sistema operativo son capaces de adaptarse ya en este 2019 a los nuevos interfaces y usos que se presentan.

stand-alcatel-tcl-mwc-2019

Pantalla flexible, pero frágil

Samsung, LG y TCL son las únicas empresas que fabrican sus propios productos, por un lado, y que tienen las fábricas de pantallas y paneles, por otro. Hay otros fabricantes chinos de pantallas flexibles. Pero son sólo fabricantes para otras empresas, no lanzan productos propios.

En un producto así el consumidor puede pensar o temer que se va a romper la pantalla“. Y no olvidemos que estamos hablando de un móvil que va a costar de entrada cerca de los 2.000 euros.

Hablando de precio, nos encontramos ante el quinto reto que ve Stefan Streit a los móviles flexibles. “En TCL tenemos esta filosofía de ofrecer innovación a precio asequible a un mayor público. Ahora la pregunta es ¿a qué llamamos asequible cuando el tope está en 2.000 euros? Estamos mirando no sólo a la opción súper premium. Estamos estudiando cómo ofrecerlo en diferentes rangos de precio para hacerlo más asequible. Y tampoco tenemos  el poder de marca para ofrecer productos este año“.

Finalmente conseguimos que nos diera una idea más concreta sobre precios y fechas. “Un dispositivo con forma de los antiguos móviles de concha podríamos tenerlo a un precio asequible, pero para llegar por debajo de los 500 euros hará falta todavía tiempo“. En cualquier caso, para mediados del 2020, este directivo de TCL cree que podremos ver los primeros dispositivos flexibles de la marca.

Otras noticias sobre...