iRobot-Roomba-i7+-robot03

El robot aspirador Roomba se renueva. Y no viene solo. El nuevo iRobot Roomba i7+ llega con una estación de carga más voluminosa de lo habitual. También ha mejorado la aplicación para manejarlo desde el móvil. Y usa por un sistema de bolsas para recoger la suciedad. Si quieres conocer todos los detalles, aquí te ofrecemos un análisis completo tras una semana de uso de una unidad de prueba.

A lo grande

Hay ya muchos modelos de robot aspirador para elegir hoy en día en el mercado. Y de distintos tamaños. El tamaño del Roomba i7+ (34 cm de diámetro y 9,2 cm de altura) permite que pase por el suelo de debajo de algunos muebles que con otros robots más altos, como el de Dyson, se quedan sin limpiar. Pero, por el contrario, al ser más ancho que otros competidores puede no llegar a rincones donde haya una barrera física. Como el espacio que queda entre unas patas de sillas o una mesa y un sofá.

Pero, sin duda, lo primero que llama la atención es el tamaño más grande de lo habitual de su base de carga. Pero tiene su explicación. Y es que en su interior se queda recogida la suciedad que previamente ha aspirado este asistente doméstico inteligente. En vez de quedarse en el pequeño depósito que suelen llevar estos robots aspiradores, el Roomba i7+ vacía el contenido en la estación base. ¿Cómo lo hace? Un sistema de aspiración adicional se encarga de aspirar por la parte inferior del robot la suciedad recogida en el último trabajo. Y acto seguido la manda para la bolsa de papel que se guarda dentro de la caja grande superior de la base.

iRobot-Roomba-i7+-bolsa02

Detalle de la bolsa de papel donde se almacena la suciedad dentro de la estación de carga

Vuelta a la bolsa de papel

Esta bolsa de papel es capaz de almacenar la suciedad de unos 30 trabajos de aspiración. Si se aspira la casa todos los días, esto equivaldría a decir que habría que cambiar la bolsa una vez al mes. Se abre la tapa superior de la base, se cierra la bolsa y a la basura. Acto seguido se coloca una nueva y a seguir usando el robot. Eso sí, esta vuelta al pasado de las bolsas de papel que creíamos desaparecidas con los últimos inventos de aspiración también tiene su coste. En concreto el de 20 euros cada paquete de 3 bolsas. No hay duda de que habrá partidarios de este sistema cuya ventaja principal es que evita que te manches las manos al vaciar el depósito. Pero habrá otros que prefieran no tener que pagar más de 6 euros al mes por cada bolsa de papel.

iRobot Roomba i7+, probamos el robot aspirador una semana 1

La app para móvil muestra un plano de la casa con cada habitación

Limpieza por cuartos y por voz

Una de las grandes mejoras de este iRobot Roomba i7+ está en el reconocimiento de los espacios. Ahora, además de realizar un mapeo de la casa y un plano con las dimensiones aproximadas de cada habitación, permite personalizar los nombres de cada cuarto. Y, de esta manera, poder ordenar la limpieza de un único cuarto, de varios elegidos o, cómo no, de toda la casa.

Todo esto se gestiona desde la app de móvil, disponible tanto para Android como para los dispositivos de Apple.

La app muestra el plano de la casa. Y permite acotar los límites de cada cuarto sobre el plano. Además, se puede asignar un nombre más reconocible a cada habitación. Para que en lugar de poner dormitorio, cocina o salón cada uno pueda cambiar el texto a, por ejemplo, cuarto de Luis, leonera o sala de juegos.

Estos cambios ayudan a que el manejo de la app y del plano sea más fácil y reconocible para cada usuario.

La segunda parte de este proceso es que, una vez colocadas las etiquetas al gusto de cada uno, se puede ordenar la limpieza de un cuarto determinado. O seleccionar del menú los cuartos por su nuevo nombre. Por último, gracias a que es compatible con el sistema de reconocimiento de voz y asistente inteligente Alexa de Amazon, se puede hacer esto mismo pero con la voz. Sólo hay que tener un dispositivo compatible con Alexa, la app y el skill (así llama al Amazon al programita adicional que se instala en la app de Alexa) de iRobot. A partir de ahí se puede decir “Alexa, dile a Roomba que inicie la limpieza”. Ojo que hay que saber exactamente la frase que lo activa. Porque hemos intentado con otras frases más naturales como “Alexa, pasa la aspiradora por la cocina” o “Alexa, dile a Roomba que limpie la casa” y no hemos tenido éxito. Igual es cuestión de tiempo que se amplíe el listado de comandos compatibles. Por cierto, con este último comando entiende dile a Roomba que vaya a la base. Y con el primero responde que no existe un dispositivo llamado aspiradora.

Galería de imágenes de la app de iRobot

Primeros pasos

Nada más sacar el robot aspirador iRobot Roomba i7+ de la caja, sólo hay que empezar a pedirle que limpie toda la casa. Incluso sin haber todavía descargado la app en el móvil, basta con darle al botón grande de CLEAN de la parte superior para que se ponga a trabajar. De esta forma, ayudamos al robot a que empiece a mapear el lugar y a memorizar distancias y dimensiones de cada habitación.

iRobot-Roomba-i7+-aspiradora-arriba

Detalle del botón CLEAN para activar la limpieza

La autonomía de este modelo es otro de sus puntos fuertes. El fabricante afirma que dura hasta 90 minutos. En la práctica, salvo que uno tenga una de esas casas imposibles de dimensiones soñadas, lo normal es que para la inmensa mayoría de los hogares puede limpiar hasta el último rincón sin tener que volver a la base para recargar la batería.

En nuestro caso, después de dos procesos completos de limpieza ya fue capaz de proponer un plano de la casa con cada habitación. Es cierto que si le ponemos dificultades como cerrar algún cuarto o cambiar un obstáculo de ubicación, puede tardar algún proceso más para mostrar el plano. Pero aún así, nos ha parecido bastante rápido y, sobre todo, fiel a las dimensiones reales de la casa.

A prueba de escalones

Si tu casa tiene escalones, los robots de iRobot son capaces de detectar la llegada de uno de estos escalones. Y antes que precipitarse escaleras abajo, frenan y dan marcha atrás. Una ventaja que ya vimos en modelos anteriores y que en el Roomba i7+ vuelve a repetirse. En la parte inferior del robot lleva dos rodillos de goma con distintos acabados para poder limpiar en todo tipo de superficies. Incluso es capaz de hacer pequeños levantamientos para superar obstáculos de pequeña altura.

iRobot-Roomba-i7+-parte-inferior02

Parte inferior del robot aspiradora

Lo que nos ha parecido más llamativo es su sistema de reacción ante obstáculos, como puertas, paredes, patas de una silla, mesa o cualquier objeto del suelo. Frente a otros sistemas que al detectar la llegada de un obstáculo optan por frenar antes de tocarlo, el Roomba i7+ llega a chocar con el objeto. Al robot no le pasa nada porque tiene una especie de parachoques en su parte delantera que amortigua el toque de contacto. Pero según qué tipo de obstáculo sea el que llega a tocar puede ser poco práctico este sistema. Y sí, en la mayoría de los casos, una pata de una silla, una puerta o un armario no pasa nada por este toque. Pero si tienes un objeto delicado encima de una cómoda o una silla que pesa poco, igual puede llegar a mover o tirar algo. Así que más vale hacer una comprobación antes de dejarlo sólo actuando por toda la casa.

Galería de imágenes de iRobot Roomba i7+

Aquí no entres

Ya hemos visto que desde la app de móvil se puede decidir qué cuartos se quieren o no limpiar. Así que no hay problema en evitar que entre en una zona determinada de la casa. Pero, para mayor seguridad iRobot ha incluido en la caja una baliza (funciona con un par de pilas AA) que sirve para acotar aún más una zona en la que queremos evitar a toda costa que el robot pase. Por ejemplo, donde está gateando un bebe o donde se encuentra un bebedero para evitar que al golpearlo salpique de agua la zona.

Todo esto tiene un precio

Contar con un robot que tiene tantas funciones y mejoras respecto a otros modelos anteriores, también tiene su precio. El nuevo iRobot Roomba i7+ sale a la venta por 1.200 euros, con todos los accesorios que hemos comentado: robot, estación de carga y vaciado, baliza y algunas bolsas de papel. También existe la opción de comprar sólo el robot, sin la estación de vaciado, aunque eso sí con una más pequeña de carga. En este caso el precio se queda en 900 euros. Está claro que hay opciones más baratas en el mercado. Pero también hay que tener en cuenta que tantas funciones avanzadas e inteligentes tienen un coste.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre... ,