Probamos el Cabezal Termostático inteligente de Tado

¿Quieres hacer tu casa más inteligente? Una forma de empezar es adquiriendo bombillas o conectores que se puedan controlar a través del móvil o con nuestros asistentes virtuales. Pero la demótica no solo se queda en los enchufes, o en un robot aspirador. Hay opciones muy interesantes que, además, nos ayudan a ahorrar energía. Un ejemplo es el cabezal termostático Tado que analizamos en Tuexperto. Una forma muy práctica de controlar la temperatura del radiador desde nuestro móvil. ¿Qué nos ha parecido?

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

El cabezal termostático inteligente tiene un diseño limpio y cómodo. Es un dispositivo construido en policarbonato con un color blanco. Cuenta con un pequeño panel LED donde podemos visualizar la información, como la temperatura o el estado. También tiene una rueda en la zona superior para poder ajustar la temperatura. El cabezal se adapta a la mayoría de radiadores, aunque en ocasiones es necesario un accesorio que se vende por separado. Este cabezal no cuenta con enchufe, se conecta a través de unas pilas.

El cabezal también llega con un bridge que nos permite conectarlo a internet, con un diseño pequeño que disimula muy bien detrás del router.

instalación y compatibilidad

La instalación del cabezal termostático no podría ser más sencilla. En mi caso he necesitado unos adaptadores ya que las dimensiones de la válvula de mi radiador no coincidan con el dispositivo. Estos accesorios se pueden encontrar en cualquier tienda. Lo recomendable es ponerse en contacto con el servicio técnico de Tado para que comprueben si el cabezal es compatible con tu radiador y si es necesario un accesorio.

instalacion_tado_01

Lo que sí es imprescindible para la instalación del cabezal es la aplicación (hablaré sobre ella más adelante). Esta app está disponible de forma gratuita en Google Play y App Store. Debemos seguir los pasos que nos indican en la app. Desde conectar el adaptador para dar al cabezal acceso a la red, hasta la configuración de la app e instalación del termostato. En mi caso, colocar el accesorio, encender el cabezal y acoplarlo a la válvula. La app hará el resto del proceso. En unos 5 minutos el cabezal está configurado y enlazado con la aplicación.

Funcionamiento

Su función es muy simple: ajustar la temperatura del radiador. La diferencia de esta cabezal a uno convencional es la tecnología y todo lo que podemos hacer con la aplicación. Se puede configurar de forma manual, ajustando la temperatura a través de la ruleta o perilla de control. Además, cuenta con sensor de temperatura, humedad y luz ambiente. Lo detecta a través de la app y nos informa constantemente, en tiempo real. Un detalle interesante es que el dispositivo puede ajustar la temperatura de forma automática dependiendo del clima que haga en el exterior, vamos a profundizar un poco más en su aplicación y las opciones que puede hacer.

Todo lo que podemos (y lo que Tado puede) hacer con la app

app_tado_01

La aplicación de Tado es sin duda uno de los mejores apartados. La app tiene un diseño excelente, con un menú accesible y muy intuitivo. Esta se divide por secciones. En concreto, 5. Por un lado, tenemos la opción de ajustar la calefacción. En el widget nos avisará a qué temperatura se encuentra el radiador y si pulsamos, podemos ajustarlo e incluso programarlo. Además, nos muestra información sobre la temperatura actual de la habitación o la humedad. También hay una opción que nos permite ver la gráfica con las temperaturas que ha alcanzado la habitación donde se encuentra este cabezal.

La segunda opción es de confort del ambiente. El dispositivo es capaz de detectar la calidad del aire y el calor de la habitación y nos informa si está en los niveles adecuados. Por ejemplo, podemos saber si la calidad del aire interior es buena, mala o regula, si la temperatura es agradable o si es demasiado cálido, húmedo, frío o seco.

Tercera opción: geolocalización. Mediante la ubicación de nuestro dispositivo el cabezal detecta si estamos o no en casa y se configura automáticamente dependiendo de lo que hayamos programado.

 

La cuarta opción nos indica el ahorro de energía. Es una de las secciones más importantes, ya que nos muestra lo que estamos ahorrando al utilizar el cabezal termostático. En mi caso, he ahorrado un 17.5 por ciento en diciembre, que no está nada mal. Aquí también muestra las diferentes acciones del asistente para ayudarnos a ahorrar.

La última categoría es del servicio técnico, donde podemos pedir solicitar una reparación, revisión o incluso el presupuesto para una caldera nueva.

Todas estas opciones las podemos ajustar en la app. Por ejemplo, podemos activar o desactivar la detección de ventanas abiertas para que apague el radiador o la geolocalización. Además, nos permite añadir más cuentas para otros dispositivos o familiares o incluso añadir otros dispositivos Tado a la app.

Una opción muy interesante es la función Auto-Asist. Se tarta de una característica de pago y tiene un precio de 3 euros al mes. ¿Qué puede hacer? Su función es muy sencilla, ajustar de forma automática todas las opciones. Por ejemplo, si detecta una ventana abierta, apaga automáticamente el termostato. Si no activamos esta opción, solo nos avisa mediante una notificación, pero no ajusta nada. Lo mismo con la geolocalización. De esta forma, no tienes que estar pendiente de la aplicación y programando de forma manual la calefacción. Por el precio no se puede pedir más, son 36 euros al año.

Sin duda, la aplicación de Tado es muy, muy completa. Se consigue una muy buena experiencia y una genial usabilidad: menús con buen diseño, opciones fáciles y entendibles, información detallada. Durante las pruebas para el análisis no he encontrado ningún pero. Sí he echado en falta un widget para Android donde poder controlar de una forma más rápida la temperatura.

¿Qué tal funciona con Alexa, Siri o Google Assistant?

El cabezal inteligente es compatible con los principales asistentes, como Alexa de Amazon, Siri de Apple o el Asistente de Google. Con esto, podemos pedirle al teléfono o altavoz diferentes acciones, como que ajusta la temperatura o apague la calefacción. Pero, ¿qué nos ofrece cada asistente? He podido probar los tres principales y esto es lo que nos permiten más allá de encender o ajustar los grados.

En los tres asistentes podemos crear rutinas diarias. Por ejemplo, de ‘buenos días’ y enlazar el termostato para que se encienda o se ajuste cuando nos levantemos. Otra opción es ajustarlo mediante la aplicación. En este caso, la más intuitiva, y la que mejor se comporta es Siri. El asistente de Apple tiene una app con un diseño muy similar a la de Tado, por lo que nos adaptamos más rápidamente. El Asistente de Google, con la app Home, también nos permite ajustar estos parámetros y funciona realmente bien. En este caso, Alexa está un poco más descafeinado. Si bien es cierto que la configuración del asistente es más sencilla gracias a las Skills (funciona como aplicaciones que te descargas en tu móvil) la interfaz es algo más liosa.

En general, la integración con el asistente es muy buena. Es cierto que no podemos hacer tantas cosas que con la propia aplicación, pero no está nada mal si tenemos un altavoz inteligente, o incluso utilizándolo en el smartphone cuando estamos fuera.

Conclusiones y precio

cabezal_termostatico_tado_02

El cabezal termostático Tado con el kit de inicio (incluye un brig para la conexión a internet) tiene un precio de unos 130 euros. Si tienes varios radiadores compatibles en tu casa, local o espacio de trabajo, puedes comprar más cabezales y conectarlos a la extensión que ya tienes configurada. De esta forma, solo el cabezal tiene un precio de unos 80 euros. La Gama Tado también se compone de un termostato. En este caso la instalación también es sencilla, sobre todo si tienes uno instalado en tu hogar. El termostato puede ajustar la temperatura de la casa y dar órdenes a todos los cabezales. También se puede controlar a través de la aplicación y desde los respectivos asistentes.

¿Qué tal funciona el cabezal? Al principio puede parecer una adquisición innecesaria, pero rápidamente te das cuenta del cambio. Sobre todo, porque ves que no solo sirve para ajustar la temperatura con el móvil o el asistente. El cabezal puede funcionar de forma independiente, sin necesidad de que estés cambiando la temperatura, apagándolo o comprobando si hay una ventana abierta. Sobre todo teniendo en cuenta la función auto-asist. La aplicación funciona de diez: controles justos pero necesarios, un diseño excelente e información clara. Hay muchas opciones interesantes como la posibilidad de programar la temperatura o controlar la calidad del aire.

app_tado_2

Sin duda, una de los factores que más me ha sorprendido ha sido el ahorro de energía que se consigue con el termostato. En mi caso, he conseguido ahorrar casi un 18 por ciento desde que lo tengo instalado. Y claro, al final es algo que se nota en la factura.

En definitiva, el cabezal termostático de Tado es una muy buena opción si quieres ahorrar, sobre todo de una forma mucho más simple mediante su aplicación y la programación automática. El dispositivo también tiene algún que otro contra. Por ejemplo, no cuenta con un widget para controlarlo desde el móvil de una forma más rápida. Tampoco una opción para resetear el cabezal sin extraerlo del radiador.

El dispositivo de Tado también es una muy buena introducción al hogar conectado. De los accesorios inteligentes para la casa, es de los más económicos, teniendo en cuenta que timbres inteligentes o cerradoras tienen un precio de unos 300 euros. Además, es compatible con todos (al menos los tres principales) asistentes que hay en el mercado.