Así es el robot mensajero del futuro

Hemos visto robots de muchas clases. Están los que nos limpian la casa, los que cuidan a las personas que tienen dificultades físicas o los que se limitan a hacernos compañía. El robot que vamos a presentarte hoy no hace nada de lo anterior, pero sí que cumple con una misión muy importante: la de ser mensajero.

Pero el protagonista de esta historia no es únicamente el robot. La revista Wired habla esta semana de Ali Kashani, vicepresidente de robótica en Postmates, una empresa de logística estadounidense, que tiene su propio laboratorio de investigación y desarrollo, en el que construye proyectos como el que te contaremos a continuación.

Kashani es ese tipo de persona que se imagina un mundo con robots capaces de moverse e interactuar junto con los humanos y de actuar con ellos como si fueran prácticamente amigos.

Así es el robot mensajero del futuro 1

¿Quién es Serve, el robot mensajero?

Postmates es una compañía que lleva a cabo la friolera de cuatro millones de entregas mensuales en más de 550 ciudades de Estados Unidos. Hace un año y medio, la compañía contrató a Kashani porque quería participar en la aventura de traer los robots a la compañía.

En uno de sus proyectos de desarrollo ha nacido Serve, un robot de casi un metro de altura, cuya forma nos recuerda muchísimo a la de un carrito de la compra, aunque bastante más pequeño de los que usamos cuando vamos a Mercadona.

Tiene una especie de ojos en forma de platillos, capaces incluso de parpadear. De hecho, si te fijas en él y eres espectador fiel de las películas de Pixar, probablemente te des cuenta de que Serve tiene un parecido más que razonable a Wall-e. 

El problema que tenía que resolver Postmates era un problema de distancia. Si bien el 90% de las entregas de la compañía se realizan en automóviles, más de la mitad de las mismas tienen que hacerse a muy poca distancia.

Esto implica un esfuerzo enorme de tiempo y paciencia. Imagínate que alguien pide un burrito en una tienda de tacos cercana (cosa que suele ocurrir a menudo). Lo que hacen los empleados de Postmates entonces es coger el coche ir a hacer el recado, aparcar y luego volver a cogerlo, aparcar y formalizar la entrega al cliente. Moverse en un vehículo que pesa dos toneladas para entregar un artículo que cuesta apenas unos euros es un derroche de medios y tiempo brutal.

postmates

Serve, la solución al problema

Postmates ha pensado en Serve como una gran solución a este problema de derroche de recursos. En realidad no tienen previsto echar a todos los trabajadores humanos que forman parte de la plantilla de la compañía, pero sí integrar a Serve en su trabajo diario, para hacerlo todo más sencillo y ágil.

¿Cómo? Pues usando a Serve para acudir a las tiendas, recoger los paquetes, y subiendo al coche del empleado, que estará esperándoles dentro, para conducir hasta el punto de entrega. Luego el robot bajaría para hacer la entrega al cliente. Para obtenerla, bastaría con que desbloqueara el robot a través de su pantalla táctil o mediante un teléfono móvil.

Pero la solución de Postmates no es ficción ni castillos en el aire. La compañía tiene previsto incorporar en breve una flota de Serve en sus mercados clave. La primera ciudad en ver al robot mensajero en sus calles será Los Ángeles y lo cierto es que su alcalde está encantado con la idea.

Además, Kashani, su creador, quiere ir un poco más allá, para convertir estos robots en algo más que en mensajeros. Por ejemplo, piensan en la posibilidad de que estos puedan entregar medicinas allí donde sean necesarias, de patrullar por el vecindario o de evitar el desperdicio de alimentos. Piensan incluso en que Serve sea capaz de poner multas, pero eso quizá ya no lo veamos con tan buenos ojos, ¿verdad?

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,