Ring Video Doorbell 2, probamos el timbre que se conecta con el móvil

Contesta a esta pregunta: ¿Cuántas veces te han contestado con la excusa: no te hemos dejado el paquete porque no había nadie en casa? Incluso cuando has cambiado planes para esperar pacientemente tu pedido. Un mal funcionamiento de tu timbre, una pequeña mentira de la empresa de mensajería, o simplemente la imposibilidad de ser omnipresente pueden causar estos problemas. ¿La solución? Para la empresa Ring pasa por instalar uno de sus timbres inteligentes. Nosotros lo hemos probado y aquí te contamos nuestras impresiones.

¿Qué es Ring Video Doorbell 2?

Lo primero es entender que este aparato puede sustituir un timbre normal y corriente por un vídeo portero inteligente capaz de conectarse con nuestro móvil. Así, en lugar de tener un sencillo botón que hace sonar el timbre, podemos contar con un aparato que hace sonar el timbre y que manda directamente a nuestro móvil una señal en vídeo y en directo, a resolución Full HD (1080 píxeles). Y todo ello sin tener que realizar una instalación compleja, aunque sí que hay que tocar cables si queremos dejar el timbre en una posición fija.

 

Ring Video Doorbell 2

Dimensiones 12,83cm x 6,35cm x 2,74cm
Alimentación Batería / cable 8-24 VAC
Conectividad 802.11 b/g/n conexión Wi-Fi a 2.4GHz
Velocidad WiFi Requiere una velocidad de subida mínima de 1Mbps, pero se recomiendan 2Mbps para un funcionamiento óptimo
Audio Audio bidireccional con cancelación de ruido
Vídeo Vídeos FullHD / Visión nocturna / Retransmisión en vivo
Detección de movimiento Sí, zonas ajustables
Campo de visión 160 grados
Aplicación Ring (Android y iPhone)
Costes extra Servicio de guardado de vídeos: 30 euros servicio básico, 100 euros servicio completo
Materiales Plástico
Contenido de la caja Ring Video Doorbell 2
Batería de Fácil Extracción
Carcasas en Níquel Satinado y Veneciano
Placa adaptadora
Kit de instalación para para esquinas y paredes en cuña
Manual de Usuario
Pegatina de Seguridad
Herramientas y Tornillos de Instalación
Condiciones de funcionamiento Entre -28ºC y 40ºC / Resistente a todo tipo de clima
Fecha de lanzamiento Disponible
Precio 200 euros

 

Lo bueno es que, estemos donde estemos, este timbre envía señales y notificaciones a través de Internet hasta nuestro móvil. Así, podemos ver quién está al otro lado de la puerta incluso cuando nosotros no estamos en casa. Además llega con algunas funciones extra como visión nocturna y detección de movimiento. Eso sí, estos servicios hay que pagarlos aparte si queremos guardar y revisar los vídeos grabados por el portero cuando se activa automáticamente. El coste es de 30 euros al año por el plan básico, o de 100 euros por el plan que incluye grabaciones y garantía adicional.

Diseño sencillo con materiales plásticos

El timbre de Ring nos ha ofrecido unas sensaciones enfrentadas nada más sacarlo de la caja. Está pensado para exteriores, pero sus materiales plásticos nos han hecho dudar de su durabilidad en un principio. Tanto la base como la carcasa (las dos que llegan en el paquete) son de plástico y, cuando se sostienen en la mano sin montar dan la sensación de producto de bajo coste. No cabe duda de que aguanta cualquier montaje, y que, en principio, es lo suficientemente resistente para un manejo habitual.

Eso sí, nuestras sensaciones cambian conforme lo montamos y lo instalamos. Una vez que introducimos la batería cargada en su interior y todo queda encajado en su sitio, el conjunto es más estable y resistente. Y tiene algo más de peso. Sin embargo, seguimos pensando que una carcasa metálica ayudaría en los casos en los que el timbre se sitúe a nivel de calle, a la intemperie.

conclusiones

 

El diseño muestra un vídeoportero del tamaño de un mando a distancia de televisor algo más corto y más ancho. Está compuesto, en su configuración más básica, del portero en sí, que incluye la cámara y los componentes internos, y de una carcasa con el botón para llamar al timbre. Esta segunda pieza llega por partida doble en la caja de Ring Video Doorbell 2, pudiendo escoger así entre un color negro más disimulado, o un plateado más vistoso y elegante.

Fácil configuración e instalación

Tras abrir la caja, nuestras primeras impresiones fueron de verdadero pavor. No solo hay muchas piezas, sino que también hay que llevar a cabo una instalación completa si queremos dejar este timbre Ring Video Doorbell 2 instalado de forma fija. Nos referimos a taladros y manejo de cables. Claro que la cosa cambia cuando seguimos los pasos y nos percatamos de que, todo el material que hay en la caja es solo para facilitarnos la instalación. De hecho solo necesitamos un taladro. La broca, el destornillador, los tirafondos y tornillos e incluso las bases del timbre están incluidos. Todo, absolutamente todo, llega en la caja. Algo que es de agradecer.

instalación

Lo primero que tenemos que hacer es cargar la batería con el cable USB-microUSB que llega en la caja. Es decir, como cualquier móvil. Mientras tanto podemos descargarnos la aplicación Ring para nuestro móvil Android o iPhone, que es gratuita.

Cuando la batería está cargada, la introducimos en la pieza base del timbre, la de la cámara. Y seguimos los pasos que se nos muestran en la aplicación para vincular el móvil y el timbre. Todo está en castellano, salvo las instrucciones y papeles impresos que acompañan al aparato en la caja. En nuestras pruebas nos ha bastado con el tutorial del móvil, aunque sería de agradecer una guía de instalación en completo castellano.

ring

Al pulsar el botón interno (esquina superior derecha de la parte descubierta del timbre), se crea el vínculo entre móvil y timbre. De esta manera ya podemos hacer las primeras pruebas al tocar el botón del timbre y recibir la notificación e iniciar la videollamada con el móvil. Eso sí, todo ello al conectar el timbre a nuestra red WiFi.

Es importante que la conexión WiFi sea estable, potente y llegue hasta el lugar de instalación del timbre. Si no, la señal de vídeo no alcanzará la resolución Full HD y podría haber fallos en las conexiones. Así que conviene hacer pruebas antes de ponerse a hacer agujeros en las paredes. Problemas que se pueden solucionar con aparatos extensores de red colocados entre el router y el timbre para asegurar una buena conexión. Además debes saber que el timbre solo se conecta a bandas 2,4 Ghz de WiFi.

ring

En la caja de Ring Video Doorbell 2 se incluyen también dos tipos de soporte para poder adaptar el timbre a una pared con inclinación. Incluso hay un mininivel de burbuja para conseguir que todo quede recto.

Experiencia de uso con retardo

Volvemos a encontrarnos con sensaciones enfrentadas. Cuestiones técnicas que empañan el resultado de lo que podría ser una gran idea. Y es que el timbre Ring Video Doorbell 2 no soporta WiFi de doble banda. Es decir, tenemos que conectarlo a la red de 2,4 Ghz, en lugar a la de 5 Ghz que ya tienen la mayoría de routers y hogares españoles. Esto se traduce en una transmisión de datos más lenta. Así que la videollamada que se genera al descolgar suele contar con bastante retraso, estar pixelada o incluso mostrar poco detalle. Incluso cuando se usa fibra óptica. Eso sí, se ve perfectamente lo que pasa al otro lado de la puerta gracias a su lente que capta 160 grados del entorno.

experiencia de uso con retardo

Este retraso también lo hemos notado desde que se pulsa el botón del timbre hasta que la notificación llega a nuestro móvil. No es demasiado, pero los impacientes puede que decidan no esperar a que haya respuesta. Sobre todo si el usuario tiene que abrir la aplicación, conectarse a la cámara y, después, decidir coger o no la “llamada” para responder. Un tiempo de reacción que no siempre es inmediato.

vídeoportero

Ahora bien, la comunicación es efectiva y bidireccional cuando se responde al timbre. El sistema cuenta con cancelación de ruido, pero eso no impide que en la transmisión se cuelen sonidos como interferencias digitales. Aun así es posible oír y entender perfectamente a la otra persona, al igual que hacernos oír. No tiene la calidad de una llamada de teléfono, pero es efectivo.

Eso sí, hay que saber que este timbre no hace de portero. Es decir, no podemos conectar el sistema de apertura de una puerta a través del mismo. Así que es necesario levantarse y pulsar sobre el botón para abrir a la persona que está en la puerta.

historial

Lo bueno es que la cámara cuenta con visión nocturna y detección de movimiento. Esta segunda característica se puede configurar según las condiciones de la casa del usuario (escaleras, estar cerca de una carretera, acortar la sensibilidad del sensor…). En nuestras pruebas nos ha enviado notificaciones al móvil en cuanto hemos movido la mano delante de la cámara. Es sensible y cumple su función sin problemas. Muy útil para tener una alerta previa antes incluso de que llamen al timbre.

Nos ha gustado que la aplicación cuente con un registro completo de todo lo que sucede ante el portero. Básicamente nos permite ver a qué hora han llamado a la puerta, si se ha contestado, o a qué hora ha pasado alguien y ha activado el sensor de movimiento. Cualidades que suman valor al sistema y que podemos consultar desde el móvil en cualquier momento.

opciones

Conclusiones

El timbre Ring Video Doorbell 2 nos deja con sensaciones enfrentadas. Nos gusta su idea y su desarrollo. Al menos sobre el papel. Y es que puede resultar útil y seguro ante muchas situaciones, y su instalación es sencilla. Un punto a favor es contar con todas las piezas dentro de la caja. Algo que hay que aplaudir.

diseño

 

El problema llega en la experiencia de uso. El timbre muestra retrasos a la hora de enviar vídeo y sonido hasta el móvil vinculado. Además la calidad no siempre es la idónea, con una imagen mayormente pixelada. Todo ello con retrasos que pueden hacer que quien ha llamado a la puerta acabe pensando que no hay nadie en casa. Sí, es más seguro que un timbre normal. Sin embargo, puede y debe mejorar en estos aspectos para que sea realmente efectivo.

También nos hubiera gustado otra elección de materiales para su acabado. Aunque al final, en conjunto, la instalación es robusta, su ubicación en exteriores nos hace sospechar que sería más resistente con una carcasa metálica.

200 euros

El sistema básico de Ring Video Doorbell 2 se puede encontrar por un precio de 200 euros. El coste se amplía hasta los 234 euros si en el paquete incluimos un chime o chivato para hacer sonar el timbre en otros lugares de la casa. Solo hay que enchufarlo a la corriente y vincularlo desde la aplicación para que trabaje en equipo con el timbre.

Ahora bien, para sacar el máximo partido a este aparato hay que hacer un desembolso extra. Su servicio puede guardar cualquier vídeo en FHD de lo que ocurre delante de la cámara, siempre y cuando paguemos 30 euros al año. Además, si adquirimos el plan extra, conseguimos garantía adicional por 100  euros al año.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp