Yamaha MusicCast VINYL 500, el tocadiscos que comparte música

Yamaha MusicCast VINYL 500 sello

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Hay tocadiscos que graban los vinilos en formato digital, pero el Yamaha Musiccast VINYL 500 va más lejos. Es una fuente “total” porque permite tocar vinilos y compartir esa música en red. Pero también cuenta con un reproductor de red con acceso a servicios de música, AirPlay o Bluetooth. Por 600 euros, puede abrir nuestro equipo de música o minicadena a un universo de música. El universo clásico, para recuperar nuestra colección de vinilos, y el universo moderno, con Spotify, Quobuz o Tidal.

tuexperto Recomenadado

Máxima conectividad

Como todos los tocadiscos del mundo, el Yamaha VINYL 500 tiene una salida analógica de bajo nivel. Es la salida directa de la cápsula montada, que tiene un nivel unas mil veces más bajo que el de otras fuentes (CD o radio). Son unos 2mV nominales en vez de 2V rms. Por eso, y porque esa señal necesita ecualización (la curva RIIA que es el estándar desde 1954), esa conexión sólo nos valdrá para un amplificador que tenga entrada dedicada “phono”.

Yamaha VINYL 500 (2)

Además, para facilitar su compatibilidad, Yamaha ha dotado a su nuevo tocadiscos de una amplificación interna propia. Por eso hay una segunda salida “Line Out” que sí es de alto nivel (esos 2V como un CD) y ya ecualizada o tratada. Ahí podríamos enchufar un amplificador o minicadena cualquiera, aunque no tuviera entrada dedicada al tocadiscos. ¿Por qué dejar las dos? Nos parece una elección perfecta, pues así nos deja elegir qué sección de phono usar. Esa amplificación de la delicada señal de la cápsula es clave en el sonido del plato. Recordemos que se amplifica mil veces y se ecualiza (aumenta graves y reduce agudos, pues se hizo lo contrario al grabar el disco físicamente). Aunque la sección de fono interna del plato Yamaha es buena, podríamos tener un amplificador de gama media o alta con aún mejor circuitería que quisiéramos aprovechar.

Además de esas dos salidas analógicas, el Yamaha tiene más ases en la manga. Cuenta con conexión Ethernet (red cableada) pero cuenta con Wifi bibanda (2’4 y 5 GHz) e incluso Bluetooth internos. Un tocadiscos del siglo XXI… La salida de línea es por la que podremos escuchar la música de la parte digital del Yamaha.

La parte mecánica

Del siglo XXI, sí, pero un tocadiscos a fin de cuentas. La lectura de vinilos es un trabajo cien por cien mecánico. La base debe tener un mínimo peso y sus pies deben aislar de las vibraciones del entorno. Sobre esa base, el plato deberá girar a velocidad constante y precisa. El Yamaha VINYL 500 admite las clásicas 33’3 rpm de los LP y las 45 rpm de los singles. El plato principal gira movido a través de una correa de goma. Es la forma de aislarlo de las vibraciones del motor y conseguir un giro estable (2 por ciento de variación). El plato en sí es de fundición de aluminio, con un diámetro de 30 cm. El wow&flutter resultante es inferior a un 0’2 por ciento, con una relación señal-ruido mejor que 67 dB, muy buena.

Yamaha VINYL 500 (7)
La aguja va sujeta por el brazo, que la debe mantener libre de movimientos pero guiada con precisión. Yamaha apuesta por un brazo recto cuya base monta rodamientos axiales. El cabezal es desmontable, para poder reemplazar la cápsula o aguja fácilmente. El brazo permite montar cápsulas de 5 a 9 gramos de peso, lo que cubre prácticamente cualquiera del mercado. El portacápsulas pesa unos 10 gramos. Podremos ajustar la presión sobre el disco hasta 4 gramos (lo normal en unos 2), también muy estándar.

El Yamaha Musiccast VINYL 500 es un plato que viene completo y montado, para poder disfrutarlo enseguida. La cápsula de origen es una tipo MM (imán móvil) con una salida (sin amplificar) de 2’5 mV. Las salidas ecualizadas del propio plato aumentan el nivel a 450 mV, válido para cualquier amplificador o minicadena.

La parte digital

La recepción Bluetooth permite enviarle al Yamaha música desde un móvil o tableta. Es lo más sencillo, y esa música podrá ir a un amplificador conectado al plato, o distribuirse a la red vía Air Play. Y al estar conectado en red también podremos acceder, o enviarle, música gracias al sistema MusicCast.

Precisamente este último es la parte más importante de este plato. A través de la conexión en red (por cable Ethernet o Wifi) se conectará a otros dispositivos. Así el tocadiscos Yamaha estará disponible como fuente para otros altavoces o amplificadores. La colección de MusicCast es cada día más grande, desde pequeños reproductores o altavoces, hasta barras de sonido o sistemas completos. El sistema MusicCast además lo hace fácil, usando su aplicación. También podemos tener el plato en una sala, donde tengamos la colección de vinilos. Y desde allí vía App enviar la música a la sala o habitación que queramos.

Control por voz

Otra ventaja de la conectividad en red y de MusicCast: es compatible con Alexa. Por si no fuera bastante futurista un tocadiscos que se conecta a bibliotecas de música en línea, tendremos uno que responde a nuestra voz…

Cómo lo conectamos

Como hemos visto el Yamaha MusicCast VINYL 500 es una forma sencilla de añadir una fuente multifunción. Si tenemos un sistema de sonido y necesitábamos un tocadiscos para revivir una colección (vieja o nueva) de vinilos, el Yamaha es perfecto. Y si teníamos curiosidad o necesidad de acceder a los servicios de música en línea, ¡también! A través de la red podremos acceder a radios, bibliotecas compartidas propias, o la música de Spotify, Tidal, Quobuz y otros.

Dispone de las conexiones clásicas, a través de clavijas RCA para los canales izquierdo y derecho. Hay una salida de línea (para las fuentes internas digitales, es decir la reproducción en red) y otra de phono (tocadiscos). Además de la conexión de red (también sin cable).

 

Yamaha MusicCast VINYL 500

TipoTocadiscos con phono interno y conectividad por Wifi, Ethernet y Bluetooth
Tracción platoPor correa (motor de C.C.)
Velocidad de rotación33-1/3 rpm, 45 rpm
Prestacionesgiro ±2%, wow & flutter 0’2%, relación señal/ruido 67 dB
InalámbricoWiFi doble banda, Bluetooth 4.2, AirPlay
Salidas2 RCA (PHONO y LINE)
Archivos admitidosMP3 / WMA / MPEG-4 AAC hasta 48 kHz / 16-bit, ALAC hasta 96 kHz / 24-bit, FLAC / WAV / AIFF hasta 192 kHz / 24-bit, DSD hasta 11.2 MHz
Dimensiones450 x 136 x 368 mm, peso 5,7 kg
Fecha de lanzamientoDisponible
Precio600 euros

Yamaha MusicCast VINYL 500 Guillermo

Otras noticias sobre... , ,