La NASA construirá un robot para buscar bacterias en otros planetas

Estamos obsesionados con esto de buscar vida extraterrestre. La NASA lleva años y años indagando sobre la posibilidad de que otros seres estén o hayan estado aquí antes que nosotros, que se encuentren dando vueltas por otras galaxias o que hayan podido desarrollar sistemas tan o más inteligentes que los nuestros. Sin ir más lejos, esta misma semana te hablábamos sobre nuevas señales de radio detectadas en el espacio, que podrían proceder de naves alienígenas.

Hoy descubrimos un nuevo proyecto que llevará a la NASA a buscar la presencia de bacterias en otros planetas. Lo que hasta ahora ha buscado la NASA han sido señales de vida. Pero ahora quieren ir un poco más allá para encontrar vida directamente. En esto consiste, de hecho, el proyecto que está desarrollando Melissa Floyd, una científica del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA.

Lo que tiene entre manos esta mujer es un dispositivo que pueda buscar y mirar sobre el terreno las muestras de suelo y rocas, por si acaso estuvieran impregnadas de bacterias u otros organismos unicelulares, como podrían ser las denominadas arqueas.

marte

En busca de los primeros indicios de vida

Los científicos creen que las arqueas fueron los primeros organismos que aparecieron sobre la faz de la Tierra, en los albores de la evolución. Y es precisamente por eso que Melissa Floyd quiere indagar en la posibilidad de que en Marte se esté gestando algo parecido a lo que ocurrió hace millones de años en la Tierra.

En un comunidado, Floyd ha explicado que Marte cuenta con la misma composición química con la que fue bombardeada la Tierra en sus orígenes. Así que no sería extraño – en absoluto – que la evolución del planeta rojo pudiera pasar por fases parecidas a las de nuestro planeta.

Un desafío colosal

Pero ojo, que buscar vida en otro planeta no puede ser nada fácil. Porque lo primero que tendrá que hacer esta científica y su equipo de colaboradores será desarrollar una máquina y un modus operandi muy parecido al que llevan a cabo los científicos en la Tierra. La técnica que usará Floyd es la denominada de ‘hibridación fluorescente’, puesto que se considera la mejor para llevar a buen término una prueba de estas características. Será necesario, eso sí, que sean las máquinas y no los humanos los que hagan este trabajo allá, en Marte o en cualquier otro planeta que deba ser estudiado.

Pero, ¿cómo lo hacen los científicos? Bueno, seguro que te resulta familiar. Cuando se quiere encontrar algún tipo de bacteria, estos colocan la muestra a estudiar en un portaobjetos. Esa muestra, además, debe ser tratada con químicos para que sean permeables y además, usar una técnica para fijar la secuencia de ADN o ARN en la célula.

Si bien este proceso requiere otros pasos importantes que también realizan manualmente los humanos, lo que está tratando de determinar esta científica ahora es si puede conseguir que sea un robot el que haga todo esto.

nasa

¿Una hipótesis errónea?

La propia Melissa Floyd ha reconocido que se trata de una hipótesis perfectamente factible, pero que también podría tratarse de una premisa errónea. En cualquier caso, argumenta, nunca se ha intentado nada parecido, así que no sería tan descabellado intentarlo. Y esto es lo que harán.

De momento, se comenzará a trabajar en el diseño de un robot. Si la NASA es capaz de confeccionarlo, este podrá ser enviado a Marte o cualquier otro planeta que deba estudiarse a bordo de un rover. Quizá también pueda hacerse lo mismo en la Luna. En cualquier caso, si el proyecto surte efecto y el robot funciona, los científicos podrían tener a su alcance una nueva manera de buscar vida extraterrestre fuera de la Tierra.

 

Otras noticias sobre...