Así trabajan los mensajeros autónomos de Amazon

En 2015, el emporio del magnate Jeff Bezos y su empresa Amazon, el mayor gigante del eCommerce que existe en la actualidad, se sacó de la manga un ejercicio de ‘economía colaborativa’ bajo el nombre de Amazon Flex. Con Amazon Flex cualquier persona, con carné de conducir, puede convertirse en un ‘trabajador’ de la compañía, ejerciendo las funciones de repartidor. Un sistema que, al parecer, lejos de proporcionar puestos de empleo dignos están dando origen a nuevas estrategias en las que, como siempre, el empleado tiene las de perder y el empresario, en este caso con razón el hombre más rico del mundo, las de ganar.

amazon 02

En este vídeo, que pertenece a una serie de documentales del medio Vice, asistimos a la historia de una pareja que, junta, trabaja en el programa Amazon Flex. El trabajo se desarrolla de la siguiente manera. Cada día, la pareja se parapeta tras su tablet o móvil y accede a su sitio en Amazon Flex. Entonces, comienzan a ‘refrescar’ la página de envíos pendientes, para aceptar así los que vengan y ganar dinero con las entregas.

amazon 01

Para refrescar la pantalla han de pulsarla compulsivamente y luego deslizar una barra en la parte inferior de la pantalla. Una tarea fatigosa que, además, no garantiza que vayas a poder obtener pedidos. Simplemente, uno se presenta ante la pantalla y cruza los dedos.

Cuando consigue un número suficiente de recogidas para envío, Beverly Karpinksky, de 64 años de edad, se prepara para coger su coche, con un mantenimiento que sale de su bolsillo y una gasolina que, claro, también sale de su bolsillo, y recorrer los 45 minutos que separan su casa de la central de Amazon correspondiente, donde le espera una larga cola de ‘trabajadores independientes’ como ella y su marido. Beverly se encuentra en una situación delicada. Debe ocuparse de su madre enferma, cuyos cuidados requieren de un mayor esfuerzo económico desde que tuvo que irse a vivir a un centro especialista.

Una historia de la precariedad

Beverly asegura que Amazon ‘le ha salvado la vida’ pero momentos después también afirma que mantiene una relación de ‘amor-odio’ con la empresa de Jeff Bezos. Durante tres meses, el matrimonio no recibía ingreso alguno salvo por el cheque de ayuda social que su marido recibía. Un día, Beverly vio en la página de Craiglist, una famosa web similar a nuestro mítico Cambalache, donde incluso las propias personas se ofrecen para hacer tareas de todo tipo, que Amazon requería transportistas para sus pedidos.

amazon 03

Cuando Beverly consigue salir de la enorme cola, tras haber colocado todos los paquetes pendientes de entregar en su propio coche, comienza su jornada laboral. La aplicación le informa sobre cuantos paquetes tiene que entregar en total y cuantas paradas son. Una vez localiza, de entre todos los que tiene, el paquete a entregar, debe escanerlo con el móvil, llamar al timbre y dejarlo en la puerta.

El salario es una cuestión aparte. En Arizona, por ejemplo, un empleado de Flex puede ganar 18 dólares la hora, muchos de los cuales se pierden nada más entrar debido al gasto de gasolina y manutención del vehículo. Si tienes problemas con el coche, además, no esperes ningún servicio técnico. No hay jefes a los que quejarte, solo un correo electrónico de atención al usuario. Si tienes algún problema con tu trabajo, deberás escribir un correo a la dirección facilitada que siempre interactúa con el empleado mediante respuestas automatizadas. Amazon puede cortarte el acceso a la aplicación cuando ésta así lo estime oportuno, sin darte explicaciones de ningún tipo.

amazon 04

Amazon Flex, o un cuestionable sistema de economía compartida

En el vídeo, podemos ver al marido de Beverly, que ha tenido un percance con un coche de alquiler (ni siquiera es suyo), quedándose ‘tirado’ en la carretera. En su camino hacia la entrega del segundo paquete del día, el GPS del coche le ha jugado una mala pasada, llevándolo por un camino de rocas y piedras que ha sido fatal para su ruta. Ahora perderá un tiempo valiosísimo en el arcén,esperando a que el camión de la empresa de alquiler le revise y arregle el coche, además con la gran mayoría de paquetes aún sin entregar. Un tiempo que Amazon no le va a remunerar, en modo alguno. Ni tendrá derecho a reclamar nada.

Beverly y su marido necesitan el trabajo. Se encuentran en una situación en la que cualquier ingreso, por pequeño que sea, es bienvenido. Y se encuentran con la tesitura de que Amazon les está ofreciendo un trabajo pero, sin embargo, no les garantiza ninguna estabilidad, ni les facilita que sus sueldos lleguen a ser lo suficientemente altos como para poder mantenerse a ellos mismos y a sus familias.

amazon 05

En días como el Amazon Prime Day la actividad se intensifica y es cuando más trabajo hay. Por parte de Amazon, siempre han declinado dar datos acerca del numero de transportistas que integran su programa Amazon Flex. Lo que sí podemos adivinar es la gran cantidad de dinero que se ahorra Amazon con este tipo de acciones de ‘economía colaborativa’. Amazon tiene sus propios algoritmos informativos acerca de la demanda que pueden tener de conductores, en un espacio de tiempo. De este modo se aseguran que el dinero que invierten en un conductor solo será efectivo cuando realmente se necesite ese conductor.

¿Cuál es la situación de Amazon Flex en España?

En España tenemos también la posibilidad de participar en el programa de Amazon Flex en seis ciudades: Barcelona, Bilbao, Madrid, Sevilla, Valencia y Zaragoza y los planes del gigante de Internet es, por supuesto, ampliar este servicio a toda España. Si estás interesado en participar en el programa, en el cual Amazon asegura que podremos conseguir hasta 28 euros por bloques horarios de 120′ (hagamos inciso en la palabra ‘hasta’ para tener los pies en el suelo), tenemos que registrarnos en el programa. En él se nos hará una serie de preguntas, como la disponibilidad y la zona donde preferimos hacer la entrega. Los únicos requisitos para ser un repartidor Flex de Amazon es tener más de 18 años, carné de conducir y tener la nacionalidad española.

Con respecto a la situación de los empleados de Amazon en España, las cosas no son nada fáciles. Durante la celebración del Prime Day, en el cual, según la marca, se hicieron más de 100 millones de pedidos, se celebró una huelga para exigir mejores derechos. Los empleados de Amazon alegan extenuantes jornadas laborales sin apenas derecho a descanso, tareas repetitivas, kilómetros y kilómetros recorridos cada día. Una huelga que acabó, en determinados piquetes informativos, con carga policial, heridos y detenidos. El seguimiento del paro, según sindicatos, fue del 70%.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...