Que supone la compra de GitHub por parte de Microsoft

Microsoft ha hecho oficial el acuerdo para la compra de GitHub, la plataforma de desarrollo de software colaborativo más importante del mundo. La empresa de Redmond va a desembolsar 7.500 millones de dólares, cantidad muy superior al valor estimado de GitHub (unos 2.000 millones de dólares). La compra se hará efectiva a finales de este año, y será una de las mayores operaciones económicas de su historia. Aunque después de pagar 26.200 millones de dólares por LinkedIn en 2016, esos 7.500 millones parecen incluso calderilla.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

El revuelo en la comunidad desarrolladora no se ha hecho esperar. Microsoft ha asegurado que GitHub seguirá operando de forma independiente y abierta. Asimismo, desde Redmond aseguran que los desarrolladores podrán utilizar “los lenguajes de programación, herramientas y sistemas operativos que deseen para sus proyectos. Seguirán pudiendo implantar su código en cualquier sistema operativo y plataforma”.

Sin embargo, los movimientos en la cúpula directiva han contribuido a avivar las llamas de la polémica. El actual CEO de GitHub, Chris Wanstrath, será sustituido por Nat Friedman, el co-creador de Xamarin. Este cambio de papeles, y la mala fama que arrastra Microsoft desde hace décadas, no ayuda a mirar la operación con buenos ojos. Pero para entender qué puede significar la compra de GitHub, hay que conocer un poco el contexto.

¿Qué es GitHub?

Antes de explicar qué es GitHub, debemos saber que Git es un software de control de versiones creado por Linus Torvalds, el padre de Linux. El objetivo de Git es controlar la eficiencia y la fiabilidad del mantenimiento de las distintas versiones de aplicaciones. Hay que tener en cuenta que los desarrolladores trabajan con código, y el código está en constante evolución. Lo que hoy funciona bien, mañana puede funcionar mejor gracias a una modificación que se te ocurrió mientras dormías. Y pasado mañana puede quedarse obsoleto porque alguien ha encontrado un camino más rápido. Por eso cada programa pasa por distintas versiones, y obtiene actualizaciones de forma más o menos periódica. Esto hace necesario algún tipo de seguimiento, para que los distintos códigos escritos por desarrolladores de una misma empresa no entren en conflicto. Git realiza este seguimiento.

Por su parte, GitHub es el mayor repositorio de Git y de proyectos open source (código abierto) en la nube. Además, los estándares web y otros estándares como JavaScript están alojados en GitHub.

¿Por qué la compra de GitHub por parte de Microsoft ha generado tanto revuelo?

Microsoft tiene muy mala fama por las agresivas prácticas que desarrolló a finales del siglo XX y principios del XXI. Estos manejos casi despóticos les procuraron denuncias y tuvieron que pasar por los tribunales. Las maniobras monopolísticas y desavenencias con otras grandes empresas, como Google, no solo afectaban a la comunidad de desarrollo software. El usuario común podía notar las restricciones de Microsoft en su propio trabajo diario con el ordenador. ¿Quieres editar texto? Tienes que pasar por el aro de Word. ¿Quieres instalar Linux? Antes hay que disputar una lucha a muerte con el arranque de Windows. Y así, con un largo etcétera de ejemplos.

Microsoft actualizacion

Muchos defensores del software libre han entrado en pánico, pensando que Microsoft iba a fisgonear su código, proyectos open source e incluso creaciones de la competencia. Dicho sea de paso, en GitLab estaban encantados con la compra de GitHub. Se puede decir que GitLab es la competencia de GitHub, y el aumento de tráfico y actividad que han experimentado prueba el refrán “a río revuelto, ganancia de pescadores”. Ante este hype, han ofrecido descuentos y facilidades a quienes quisieran migrar su trabajo.

Qué gana Microsoft con la compra de GitHub

Algunas empresas podrían encontrar motivos reales para preocuparse, porque sus proyectos suponen una competencia directa con Microsoft. Por ejemplo, Slack, Airbnb o Mailchimp son clientes de GitHub. Por otro lado, hay gente que se deja llevar por el ardor del momento y migran a GitLab cualquier menudencia. Sin embargo, los movimientos del gigante de Redmond revelan unas intenciones muy claras. Tras la fallida compra de Nokia y el fracaso en su incursión en el mundo de los móviles, Microsoft desea volver a ser relevante. Y el camino es el código abierto.

¿Hemos de escuchar las voces que gritan que Microsoft quiere destruir el open source y esclavizar a la raza humana? Bueno, Apple lleva bastante ventaja en lo segundo. Recordemos los poderes de predicción de los Simpsons, y su visión de un futuro dominado por malvados iPods gigantes…

Simpsons iPod latigo futuro Microsoft GitHub

“A mí no me mires, yo voté a Kodos.”

En cuanto a lo primero, la compra de GitHub ha hecho que una de las empresas más poderosas del mundo alcance una posición privilegiada en el mundo de la programación. La multimillonaria jugada convierte a Microsoft en la empresa que más contribuye al open source del mundo. Esto indica que el objetivo más inmediato de Microsoft es ofrecer una experiencia integral y atractiva a los programadores y desarrolladores. La famosa foto del CEO Satya Nadella con el mensaje Microsoft loves Linux no es casual. Los de Redmond han abrazado el código abierto. ¿Alguien podía imaginarse que se pudieran obtener distribuciones Linux desde la mismísima app store de Microsoft, e instalarlas sin problema desde Windows 10? Pues ya es una realidad. Sin quebrarse la cabeza con particiones, arranques duales ni historias.

Satya Nadella Windows Love Linux Microsoft Compra GitHub

Fiarse o no de Microsoft, esa es la cuestión

Si una empresa puede permitirse compras de 7.500 millones, indica que sus activos son mastodónticos. Por tanto, su poder también lo es. Hay quien vislumbra una gigantesca y costosa campaña de limpieza de imagen, como el ingeniero Roy Schestowitz. El defensor del open source por excelencia, Richard Stallman, afirma que “el objetivo del software libre es liberar a los usuarios de los programas y sistemas propietarios que niegan la libertad, como Windows”.

Pero semejante inyección de dinero en la causa open source reportará ventajas evidentes. Lo que veremos serán mejores y mayores integraciones de GitHub con Windows y distintas soluciones de código abierto, como Visual Studio Code. Y eso, por ahora, es muy beneficioso para los desarrolladores, porque de este crecimiento pueden surgir grandes cosas. ¿Hay un plan a largo plazo? ¿Es Satya Nadella un Cylon? De momento es imposible saberlo. Pero como punto de partida para una trama de Black Mirror no está mal.

Otras noticias sobre... ,