6 consejos para evitar que los cibercriminales secuestren tu PC

Los ataques de tipo ransomware, en los que un atacante secuestra el PC a cambio de una suma de dinero, se han puesto muy de moda en los últimos tiempos. Virus como CryptoLocker o el temido WannaCry han causado estragos en empresas y particulares. Lo realmente peligroso es que a través de ellos los cibercriminales se apoderan de datos y archivos importantes, y no los liberan hasta que no se les paga el precio que imponen.

El contagio se produce de forma muy fácil, simplemente abriendo un Word o PDF infectado. Una vez que el sistema se infecta, el virus establece contacto con un servidor central para obtener la información que necesita. Posteriormente se activa y pide el rescate. No hay piedad. Los atacantes no distinguen entre personas o compañías. Aquel que pica o cae en la trampa no le quedará otra que pasar por el aro si realmente quiere recuperar el contenido, aunque esto nunca es lo recomendable. No obstante, hay una serie de consejos que es mejor que tengas en cuenta si quieres prevenir el secuestro de tus datos. Toma nota.

1. Haz una copia de seguridad

Es muy importante que tengas siempre guardada una copia de seguridad de todos los datos importantes almacenados en tu ordenador. De este modo, en caso de secuestro no tendrás problema alguno, podrás decirles a los atacantes que se vayan por donde han venido. Te recomendamos que esta copia de seguridad la guardes en un lugar diferente de tu PC. Puedes tenerla en algún servicio de almacenamiento en la nube, como Dropbox o Google Drive, o en una unidad externa, como en un SSD o disco duro.

secuestro PC

2. Utiliza una herramienta antisecuestro

En la actualidad disponer de un buen antivirus es básico para evitar infecciones de todo tipo. Pero, ¿qué ocurre si el que tenemos instalado no ha detectado el secuestro, o si nos hemos despistado y no lo teníamos activado? En ese caso es posible echar mano de algunas herramientas, aunque la mayoría únicamente funcionan si no se reinicia el equipo y con sistemas antiguos. Podemos mencionar, por ejemplo, WannaKey. Se dio a conocer en pleno auge de WannaCry y sirve para eliminar cualquier rastro y consecuencia del secuestro.

Elimina los problemas de cifrado de archivos, el fondo de pantalla personalizado por el ransomware, la ejecución constante de la ventana en la que se explica todo el procedimiento que hay que seguir… Instalarla puede ser una ventaja, pero solo si cuentas con un ordenador con Windows XP. De hecho, esto último jugaría en tu contra, ya que es básico por temas de seguridad disponer siempre de la última versión de la plataforma de Microsoft.

Secuestro datos

Otra de las herramientas antisecuestro es WannaKey. Funciona del mismo modo que la anterior, pero es compatible con Windows XP, Windows Vista, Windows 2003, Server 2008, Server 2008 R2 y Windows 7. No es válida ni en Windows 8 ni en Windows 10, por lo que es una gran desventaja. En cualquier caso, como decimos, no despistarse con la instalación de un buen antivirus es muy importante. Pero el problema es que, a pesar de ello, el pasado mes de marzo descubrieron un ransomware que intentará desinstalar el antivirus. Se trata de AVCrypt, por ahora en desarrollo.

3. Muestra los archivos ocultos

Hay que tener en cuenta que el ransomware tiene la habilidad de ocultarse en archivos y carpetas. Por tanto, intenta que no haya en tu ordenador ninguna carpeta o archivo oculto. Entra en las opciones de visualización de archivos y carpetas y haz clic en el apartado de mostrar archivos ocultos. Asimismo, intenta evitar el uso de pendrives en la medida que te sea posible. Piensa que si lo has introducido en un ordenador infectado las posibilidades de contagio son altas.

4. Muestra las extensiones ocultas

Igual de necesario es mostrar los archivos ocultos como mostrar las extensiones. No es extraño ver a un fichero .exe con el icono de un documento de Excel o Word. Si no se ve la extensión, probablemente el usuario no podrá distinguir si realmente se trata de un archivo Word o Excel o de un ejecutable malicioso. No obstante, también es importante señalar que un documento de Microsoft Office también puede contener malware. En ese caso, ya tendrá que tomar partido el antivirus que tengamos instalado para detectar la posible infección.

secuestro datos PC

5. Instala la última versión de software

Si en tu equipo hay una versión antigua del sistema operativo, es más probable que acabes siendo víctima de un secuestro de datos que una persona que tenga, por ejemplo, la última versión de Windows 10 al día. Las últimas actualizaciones de seguridad que la compañía va sacando periódicamente sirven como un escudo protector en caso de cualquier tipo de ataque. Los segundos martes de cada mes, Mcrosoft lanza parches de seguridad que solucionan fallos y previenen, precisamente, virus y malware. Por tanto, no lo pienses más y abandona de una vez XP, Windows 7 o Windows 8 e instala Windows 10 en tu PC. Solo así podrás estar más tranquilo a la hora de navegar y de usar el ordenador.

6. Desconecta Internet cuando lo creas necesario

Por último, no dudes en desconectarte de Internet siempre que creas que pasa algo extraño que no sabes manejar. De este modo, si eres testigo de algún tipo de proceso desconocido en tu ordenador, o piensas que se trata de algo fraudulento, apaga el router inmediatamente. No obstante, esto no siempre funciona. Las  nuevas versiones de ransomware utilizan una clave establecida, por lo que este consejo quizá no funcione. En cualquier caso, ocurra lo que ocurra te aconsejamos que no pagues el rescate. Si les entregas el dinero a los atacantes, les animarás a seguir con sus actividades. Además, tampoco tienes garantías de que una vez realizado el pago, liberarán tus archivos.

Otras noticias sobre... ,