Ojo con los bloqueadores de anuncios falsos que se ofertan para Chrome

Los bloqueadores de anuncios se han popularizado en los últimos tiempos. Los usuarios necesitan navegar libres de toda molestia (o de las mínimas posibles). Si ayer te hablamos del silencio por defecto en los vídeos que se reproducen de manera automática en Chrome, hoy tenemos que centrarnos en la cuestión de los bloqueadores de anuncios.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Y es que la compañía Google acaba de fulminar cinco bloqueadores de anuncios que funcionaban como extensiones. Su propósito parecía correcto, pero un informe publicado por la empresa de seguridad AdGuard reveló que estas extensiones estaban muy alejadas de su propósito.

Y que, por si esto fuera poco, tenían intenciones maliciosas. Según esta organización, las extensiones contenían códigos que recopilaban información sobre los sitios que visitaba el usuario. Una manera muy sibilina de infectar Chrome y mantener engañados a aquellos que querían mantenerse alejados de las molestias de los anuncios.

Por suerte, después de haber sido alertada, Google ha eliminado estas extensiones del navegador. Así que si un día las instalaste y ahora han desaparecido, aquí tienes la explicación. Es por tu seguridad.

chrome bloqueadores

Más de 20.000 víctimas de los bloqueadores de anuncios falsos

Los bloqueadores de anuncios en Chrome son muy populares. El 20% de los usuarios, según datos de PageFair 2014, usan este tipo de extensiones disponibles para el navegador de Google.

Esta es una de las principales razones por las que los criminales malintencionados se han dedicado a clonar esta utilidad, creando bloqueadores de anuncios fraudulentos. Sin ir más lejos, a finales del año pasado dimos la noticia de que miles y miles de usuarios habían caído en la trampa de una extensión falsa de AdBlock Plus. Concretamente 37.000 personas que creían estar usando la aplicación oficial, pero que en realidad se bajaron una burda copia.

En esta ocasión, los criminales consiguieron formar una botnet compuesta por ordenadores infectados con las extensiones falsas. De este modo, los propietarios de los servidores – los atacantes – podían llevar a cabo las acciones que quisieran, arrebatando el poder a los legítimos usuarios.

Y aunque las extensiones de Chrome que estaban causando problemas ahora han sido eliminadas, la empresa de seguridad que ha denunciado esta situación recuerda que este es un problema que viene de lejos. Y que de momento no parece que vaya a ser solventado de raíz.

extensiones falsas

Extensiones fraudulentas en tiendas oficiales

Tal como ha publicado AdGuard, las extensiones fraudulentas que campaban a sus anchas por la Chrome Web Store llevaban estos nombres: Superblock, AdRemover, Superblock Extended o uBlock Adblocker. Aparentemente son extensiones inofensivas, pero lo cierto es que finalmente, su propósito es fatal. 

En los últimos tiempos hemos podido comprobar que el hecho de descargar aplicaciones o extensiones desde tiendas oficiales no es garantía de nada. Si bien es más fácil estar protegido contra las amenazas, hay que andarse siempre con mucho ojo. Porque no es la primera vez que se la cuelan a la Play Store y a la Chrome Web Store. Esta es la realidad.

Por eso es recomendable estar siempre atento a la autoría de la extensión o de la aplicación. Infórmate sobre quién la ha desarrollado y trata de contrastarla con alguna página oficial. Si no lo ves claro, evita la descarga o la instalación. Ni lo dudes.

Que no se te olvide echarle un vistazo a la puntuación de la aplicación. Y por supuesto, revisa los comentarios de los usuarios. Si observas reseñas extrañas (demasiado edulcoradas, por ejemplo) o advertencias de los propios usuarios que ya se han dado cuenta de que algo raro pasa, no descargues nada. Evitarás introducir un espía en tu equipo. Y males mayores.

Otras noticias sobre... ,