Científicos consiguen extraer agua del aire del desierto

Extraer agua de la humedad del aire en el desierto y hacerlo con energía solar. Parece un sueño o ciencia ficción, pero es algo real y que pronto podrá ser realidad a gran escala. Ya funcionaba en laboratorio como informamos hace unos meses. Ahora, sabemos que también funciona sobre el terreno real tras unas pruebas en Arizona.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Salvavidas tecnológico

Hay muchas personas en el mundo sin acceso a agua potable, y muchas zonas semidesérticas que podrían cambiar gracias al agua. Realmente para esa gente un invento como éste les cambiará la vida, será todo un salvavidas… ¿Dónde está la clave tecnológica que permite este avance?

Prototipo con MOF para extraer agua
La clave está en el material que se usa para atrapar el vapor de agua del aire ambiente. Se trata de un compuesto químico llamado “estructura organometálica” (MOF en sus siglas inglesas). Inventado por el investigador que está desarrollando esta “fuente de agua”, Omar Yaghi, es una mezcla de metales y moléculas orgánicas. Forman una estructura porosa a nivel molecular que son capaces de almacenar gases o líquidos, como una especie de esponja. El aire de la noche pasaría por él y las moléculas de agua quedarían retenidas, de forma parecida a un filtro. El aire contiene mucha humedad, incluso en el desierto. En total, la atmósfera contienen miles de millones de litros de agua. Se estima que es el equivalente al 10 por ciento de los ríos y lagos del mundo.

Con luz solar

Usando una estructura MOF, se atrapan las moléculas de agua del aire ambiente. Como decíamos incluso en el desierto, con aire muy seco, hay humedad en él y este material la atrapa. Después, calentando el material con luz solar el agua se separa de la estructura MOF y basta condensar el vapor de agua resultante. Gota a gota, se acumulará agua pura líquida. Usando bastante material y teniendo sol, varios centilitros al día por kilogramo de material MOF.

El prototipo, en marcha condensando agua
En su día vimos cómo funcionaba en laboratorio, pero ahora sabemos que se ha probado de forma práctica en el desierto de Arizona. Ha sido en la zona de Tempe, con un aire muy seco, para probar su eficacia en condiciones difíciles.

Éxito en la primera prueba

Según informa Digital Trends la prueba ha sido un éxito. Un investigador que trabajó en el proyecto ha comentado: “el avance que hemos logrado con respecto a nuestra demostración de laboratorio el año pasado es grande. Probamos un prototipo a pequeña escala en condiciones desérticas, donde creemos que los sistemas de captación de agua basados en la absorción son más prácticos. Además, hemos realizado varias mejoras en el diseño que nos han permitido mejorar la eficiencia. Mediante un diseño y una optimización cuidadosos, desarrollamos un dispositivo capaz de operar en condiciones áridas. Trabajamos con puntos de rocío negativos, y ahí las actuales tecnologías de la competencia, comercializadas y que trabajan con ciclos de rocío basados en la refrigeración, son inviables”.

Agua del aire seco
Piensan que cuando tengan a punto su prototipo, una versión más grande produciría más de un cuarto de litro de agua por kilogramo de MOF, al día. “Actualmente estamos trabajando en el desarrollo de un prototipo a gran escala, uno que sea capaz de sostener las necesidades de agua potable de una familia en zonas remotas y áridas. Ciertamente hay preguntas interesantes que estamos trabajando para responder y permitir una mayor eficiencia operativa y simultáneamente demostrar la escalabilidad de nuestro enfoque”.

Noticias relacionadas

Otras noticias sobre... ,