Así­ son los nuevos radares de tráfico pequeños y móviles

Los radares que hasta ahora nos hemos encontrado en las carreteras se ven de lejos. De hecho, normalmente aparecen indicaciones que nos advierten de la presencia de radares en tramos muy concretos. Pero la Dirección General del Tráfico (DGT) parece que no está del todo satisfecha con los actuales.

Hoy hemos sabido que los nuevos radares de la DGT ya están aquí­ para pillarnos con las manos en la masa. O mejor dicho, con el pie demasiado hundido en el acelerador. Muchos ya los temen. Y no es para menos. Los radares que dentro de poco encontraremos en las carreteras son mucho más pequeños que los actuales.

De hecho, tienen un tamaño compacto. Y se pueden transportar fácilmente en las motos de los agentes de Tráfico. Esto les permitirá ser mucho más pí­caros a la hora de instalar los radares. Porque podrán incorporarse en un trí­pode. O incluso discretamente en un guardarrail. Serán radares móviles, mucho más difí­ciles de detectar sobre el terreno.

radares multas

Primeras pruebas con los radares

La Dirección General de Tráfico ya está probando sus nuevos juguetes. Se llaman Velolaser y son absolutamente discretos. Fuera de broma, los agentes han llevado ya los primeros equipos a la carretera. Y lo cierto es que los que más arriesgan al volante tienen que tenerles miedo. Apenas miden medio metro de alto, así­ que son bastante más difí­ciles de localizar que los actuales.

A esto hay que añadir otra circunstancia. Y es que al funcionar a través de una tecnologí­a láser, no podrán ser localizados a través de detectores o inhibidores de radares. Dos tecnologí­as que, por otra parte, son del todo ilegales en nuestro paí­s.

¿Cómo funcionan?

Los radares cuentan con una sofisticada tecnologí­a que les permite detectar vehí­culos que sobrepasan la velocidad permitida al instante. Según se ha informado, estos radares pueden captar velocidades de hasta 250 kilómetros/hora. Y hacerlo a una distancia de entre 15 y 50 metros, en dos carriles. Y a temperaturas que pueden oscilar entre los 0º y los 50º centí­grados.

Por la noche, los radares se complementan con una tecnologí­a de infrarrojos. Esto es lo que les permite capturar imágenes nocturnas y hacerlo con toda la nitidez que es necesaria. La baterí­a puede durar unas cinco horas y los agentes podrán controlarlos a distancia (hasta 50 metros), a través de WiFi, 3G o 4G.

radares dgt

El gasto quedará cubierto por las primras multas

Es evidente que incorporar estas tecnologí­as a las carreteras nos ha costado (a todos) un dineral. La Dirección General de Tráfico tení­a prevista una partida de 1,36 millones de euros. Esto es lo que en principio tení­a que costar adquirir todos estos radares que se pondrán en circulación dentro de poco.

Sin embargo, la compra se hizo en noviembre de 2017. Y los radares no costaron tanto. Al final, equiparnos con estos aparatos nos ha costado 860.000 euros. Teniendo en cuenta que por ahora se han adquirido un total de 30, el precio de cada uno de ellos ronda los 14.000 euros.

¿Y cómo se amortizarán? Pues muy fácil. Con las primeras multas que impongan estos mismos aparatos. Según las previsiones, bastará con 300 multas por un importe mí­nimo de 50 euros por cada radar para pagar lo que cuestan todos los equipos. Es lo mí­nimo que cuesta una sanción de tráfico en este paí­s, teniendo en cuenta que muchas se abonan antes, lo que reduce considerablemente (la mayorí­a de veces a la mitad) el importe total de la multa.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp