Kingdom Come: Deliverance, un juego de rol medieval para PS4

Kingdom Come: Deliverance no es un juego para todos. Este tí­tulo para PS4 se enmarca dentro de la tradición de los juegos de rol puros, en donde la acción pasa a un segundo plano para dejar el protagonismo a la evolución del personaje, las misiones, los diálogos… Una propuesta para los jugones que quieren experimentar la vida medieval de primera mano en la piel de un joven armero cuya vida cambia radicalmente por la tragedia. Los que hayan jugado al rol conocerán bien este punto de partida de las historias (por algún motivo siempre hay una tragedia flotando en el ambiente).

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Se trata de un juego para echar horas, muchas horas. El comienzo es lento y cuesta acostumbrarse a los movimientos y a la hoja de personaje. Entrar en este menú puede resultar abrumador, aunque con el paso de los minutos te vas haciendo con la dinámica de poder elegir tu atuendo, repasar el diario, descubrir las cosas que guardas en el inventario y familiarizarte con el mapa. Hablando de mapa, me ha gustado mucho su propuesta visual, pero no me parece tan intuitivo como por ejemplo el de Horizon Zero Dawn.

Kingdom Come Deliverance mapa

Una vez pasas los primeros minutos de aclimatación, el juego comienza a enganchar por la calidad de sus diálogos y algunos detalles que me parecen fantásticos, como una animación en la que padre e hijo forjan una espada paso a paso. No obstante, también hay que convivir (sobre todo al principio) con misiones que te pueden tocar la moral. Por ejemplo, traerle una cerveza a tu padre para poder seguir la historia. Y volver a traerle otra si ha pasado demasiado tiempo desde que la cogiste porque se ha quedado caliente. En este punto encuentro uno de los aspectos mejorables del juego. Y es el hecho de que se repitan los diálogos con otros personajes exactamente igual. Por lo general no es un problema, pero en este caso volver a tener la misma conversación de filtreo con la joven de la taberna y escuchar las mismas respuestas chirrí­a un tanto.

Kingdom Come: Deliverance

Buena dinámica de peleas

La dinámica de pelea es bastante realista. Me gusta la forma en la que puedes dirigir los ataques con espada desde distintos ángulos. Hay que tener en cuenta que esta búsqueda de realismo hace que las peleas y las batallas resulten algo lentas y poco espectaculares. Tampoco ayuda, en mi opinión, el hecho de que tengas una vista desde primera persona, aunque es algo que depende mucho del gusto de cada uno. Pero si lo que estás buscando es acercarte al medievo, este tí­tulo tiene mucho que decir.

Kingdom Come: Deliverance hoja personaje

Luces y sombras

Realismo. Esa es la palabra que mejor define a Kingom Come: Deliverance. Es un juego en el que tendrás que preocuparte de comer, dormir, tu aspecto fí­sico antes de entablar una conversación, hacer dinero, etc. Tantos detalles que los más apasionados del género encontrarán un tí­tulo excelente. Además, la historia que hay detrás empieza a engancharte tras un rato jugando. Claro que no todo son luces. Hay aspectos que podrí­an ser mejorables, como los propios gráficos del juego, con un acabado que no está a la altura de los tí­tulos más punteros de la PS4. La repetición de los diálogos choca a veces, y el hecho de que en cada acción que realices (aunque sea tan sencillo como coger algo del suelo) la pantalla se funda a negro como si hubiera ocurrido algo reseñable. Con todo, intuyo que pasaré unas cuantas horas más descubriendo el mundo de hace unos siglos.

Página de Kingdom Come: Deliverance en PSN por 60 euros

Otras noticias sobre...