Encuentran un modo de purificar agua sucia con un filtro de grafeno

Un grupo de cientí­ficos de la organización de investigación CSIRO, en Australia, han desarrollado una técnica para filtrar el agua con grafeno. El sistema permite frenar el paso de elementos contaminantes, por lo que el agua obtenida al final está purificada.

Grafeno para purificar el agua: una nueva aplicación de este material

El grafeno es uno de esos nuevos materiales que nunca dejan de sorprendernos. Cada vez tiene más aplicaciones en ingenierí­a y numerosos ámbitos. En informática está permitiendo que los equipos sean cada vez más rápidos, y en elementos para el hogar también ayuda: por ejemplo, se combina con material viscoelástico para los colchones.

Ahora, en la organización CSIRO han logrado desarrollar un proceso, llamado “Graphair”, para purificar agua con grafeno. El método es tan efectivo que consiguen eliminar los contaminantes del agua en un solo paso y obtener agua apta para el consumo humano.

Para lograrlo, los cientí­ficos han desarrollado una lámina a partir del grafeno, pero con un resultado mucho más barato. El principal componente de Graphair el aceite de soja, que ayuda a maximizar los efectos de purificación.

El método desarrollado en Australia supone una gran revolución para la purificación del agua. Normalmente, la limpieza requiere un proceso largo y difí­cil, con varias fases. La adopción del método Graphair supone reducir todos esos pasos a uno solo, ya que en una única fase de filtración se pueden eliminar los contaminantes del agua.

agua potable filtro grafeno

Según lo que explican desde la organización CSIRO, lo único que hace falta es el grafeno, una membrana para filtrar y una pequeña bomba de agua. Con todo eso se puede crear un sistema de purificación rápido y económico para acabar con los problemas de disponibilidad de agua potable.

De acuerdo con los datos de la ONU, el 14% de la población mundial tendrá serios problemas de escasez de agua de aquí­ a 2025.

Los inventos económicos para purificarla pueden ser la solución a largo plazo. De hecho, el grafeno tiene un papel cada vez más importante en esta búsqueda de soluciones.

Los investigadores australianos no son los primeros en haber jugado con esto: también en Manchester hay cientí­ficos trabajando en membranas de óxido de grafeno capaces de potabilizar agua salada del mar.