La autonomí­a es una de las cuestiones que más preocupa a los usuarios, y no es para menos porque, si se acaba la baterí­a, ya puedes despedirte de todas las funciones. Los fabricantes lo saben bien y, ante la problemática de no poder introducir baterí­as de mayor tamaño, han apostado por aquellas que se pueden recargar más rápido. O por introducir medidas para ser más eficiente. En este divertido ví­deo te damos varios tips o consejos para ahorrar baterí­a en tu móvil Android.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Lo primero es gestionar de forma más inteligente la pantalla. Es el componente del móvil que más energí­a consume, y por tanto, donde más se puede ahorrar. Tan solo hay que llevar a cabo simples cuestiones como bajar el brillo de la misma lo máximo posible. Siempre y cuando aún podamos ver contenidos en ella. Si es posible, también conviene reducir la resolución para conseguir que el procesador trabaje menos y sea más eficiente. De la misma manera conviene reducir a 15 segundos el tiempo de espera de apagado de la pantalla, consiguiendo que estos segundos acaben sumando horas a lo largo de toda la jornada en cuestión de autonomí­a. Por último conviene no usar fondos de pantalla animados que obligan a trabajar aún más al procesador. Con todo esto se ahorra un buen pellizco de baterí­a. Pero hay más cosas a tener en cuenta.

Las conexiones son otro punto de consumo de la baterí­a. Hay elementos como las redes WiFi, el GPS o la conectividad NFC que no suelen utilizarse a menudo cuando se sale de casa. Si es el caso, lo mejor que se puede hacer es desplegar la barra de notificaciones y apagar todas estas conexiones. Parece una nimiedad, pero todo suma a la hora de ahorrar baterí­a. Además, si se va a usar alguna de las funciones relacionadas con estas conexiones basta con activarlo en el momento.

Por supuesto, las aplicaciones son grandes consumidoras de energí­a. Por ello es recomendable cerrarlas definitivamente cuando se acaben de utilizar. Si no, es posible que queden en segundo plano consumiendo recursos como la baterí­a o la memoria RAM. Pulsa el botón de multitarea y cierra todo lo que haya que no vayas a utilizar. Después de hacerlo varias veces lo adaptarás como hábito saludable para la baterí­a de tu móvil.

Recuerda que Google Play Store, la tienda de aplicaciones, suele descargar e instalar actualizaciones de éstas automáticamente. Esa gestión también pone en funcionamiento conexiones y procesador. Si no quieres que esto te pase en medio del dí­a, lo mejor que puedes hacer es desactivar la caracterí­stica desde el menú Ajustes de Google Play Store.

Por último, no olvides que todos los móviles Android cuentan con un modo de ahorro de energí­a. Algo que ayuda a ofrecer hasta varias horas de autonomí­a al terminal si se activa a tiempo. Recorta potencia y conexiones sí­, pero alarga la vida de la baterí­a.

Cómo ahorrar baterí­a en tu móvil Android

Otras noticias sobre... , ,