¿Te has preguntado alguna vez cómo es la tecnologí­a que montan los televisores planos? Pues ya no hace falta que mires tutoriales en YouTube, ni que te pongas manos a la obra con tu propio televisor. No vaya a ser que, al montarlo, haya dejado de funcionar. De la mano de LG te mostramos qué es lo que se oculta tras los tornillos y carcasas de sus televisores. Y te lo mostramos en un ví­deo con todas las explicaciones. No te lo pierdas.

Los televisores LCD

Antes de la llegada de los OLED, que tan de moda están, fueron las pantallas de cristal lí­quido las que dominaron el mercado. En su interior, una vez que levantamos la carcasa trasera, lo primero que vemos son pequeños focos fluorescentes. Y es que esta tecnologí­a requiere de fuentes de luz para iluminar los pí­xeles (retroiluminación) y crear la imagen que se muestra en el cristal.

Tras los focos llegan los filtros. Uno blanco para reflejar el máximo de luz posible por toda la imagen. Varios filtros para maximizar la luz y también para difuminarla al máximo. Y finalmente está el sándwich del cristal lí­quido. Un elemento con transistores de pequeño tamaño que dejan pasar esa luz en uno u otro pixel, de uno u otro color para generar la imagen.

LCD con iluminación LED

Siguen manteniendo la tecnologí­a LCD o de cristal lí­quido. Es decir, sigue siendo un sándwich de filtros y un panel con un lí­quido transparente con propiedades del cristal. Sin embargo, sí­ hay un cambio notable en cuanto la tecnologí­a de retroiluminación. Y es que ya no se utilizan lámparas fluorescentes, sino diodos LED.

De esta manera es posible controlar, más o menos, las zonas iluminadas de la pantalla, pudiendo reducir a un negro mucho más realista la imagen cuando se apagan algunos LED. Pero aún no hay control individual de cada pí­xel. Esta tecnologí­a, además, resulta mucho más eficiente que las lámparas fluorescentes.

Y llegaron los Quantum Dots

Para conseguir más brillo sin perder o modificar los colores del panel LCD (sí­, seguimos con LCD), la tecnologí­a de retroiluminación cambia. Así­, los diodos LED pasan a ser azules, respetando mejor los colores finales sin perder brillo.

Eso sí­, también se mejoran los brillos. Es aquí­ donde aparecen los Quantum Dots, que consiguen que, junto a la luz azul de los LED, se logren blancos, rojos, azules y verdes realmente puros. Todo ello dentro de un filtro.

Cambio de tercio con los OLED

Sin retroiluminación. Sin filtros difusores. Y sin tecnologí­a LCD. En este caso hablamos de pí­xeles iluminados individualmente. Algo que permite apagarlos del todo y conseguir un negro perfecto. O evitar que el color se pierda si miramos el panel desde una posición lateral.

Recuerda que puedes suscribirte a nuestro canal de YouTube para no perderte nuestros próximos ví­deos. La sección de comentarios está abierta para que nos dejes tus dudas y sugerencias.

Así­ son los televisores por dentro, te lo mostramos en ví­deo