El mono Naruto pierde los derechos de autor sobre sus propios selfies

Es muy probable que este rostro te resulte familiar. Él es Naruto, el mono que le robó la cámara a un fotógrafo llamado David Slater. El simpático simio (porque lo cierto es que otra cosa no, pero simpático lo es un rato) se hizo unos selfies con ella. Y estos dieron la vuelta al mundo.

Cuando David Slater recuperó la cámara se encontró con distintos selfies que parecí­an haber sido capturados por un verdadero profesional de la autofoto. El caso es que ahora, tres años después de que esto sucediera, el caso sigue dando que hablar.

¿Por qué? Pues porque resulta que la anécdota, ocurrida en 2011 en la reserva Sulawesi de Indonesia, no solo quedó registrada en el libro Wildlife Personalities, publicado por la editorial Blurb. La parte proporcional de derechos de esas fotografí­as se la llevó David Slater, el fotógrafo. Y eso que él no era precisamente el autor de la fotografí­a.

La ONG PETA (Personas para el Trato Ético a los Animales) demandó a la responsable de la publicación y al fotógrafo. Decí­an que los derechos de autor pertenecí­an a Naruto y no al propietario de la cámara fotográfica, Slater.

Esto sucedió en 2016. Entonces un tribunal estadounidense dictaminó que los animales no podí­an tener derechos de autor, muy a pesar de que el titular de los derechos es aquél que dispara el obturador. Y no el propietario de la cámara.

naruto selfies

David Slater donará el 25% de los ingresos por los selfies

El PETA dijo que si Naruto ganaba, todos los ingresos habrí­an sido donados a la reserva Tangkoko de la isla indonesia de Sulawesi. El hogar de Naruto y sus compañeros de selva. Pero no fue así­. Por suerte, años después los ánimos se han calmado.

Por lo menos parece que PETA y Slater se han puesto de acuerdo en una cosa. Los selfies de Naruto han servido para remover conciencias acerca de los derechos de los animales.

Por ahora, lo que ha decidido David Slater es donar el 25% de lo recaudado de ahora en adelante por las fotos de Naruto a las organizaciones benéficas que se dedican a proteger los derechos de los macacos negros en Indonesia. Y lógicamente, los del propio Naruto, que también vive allí­ y tiene todo el mérito de las instantáneas.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.