Samsung Galaxy Tab S3, la hemos probado

La Samsung Galaxy Tab S3 es la tableta más avanzada de Samsung, y lo es a todos los niveles. Desde su atractivo diseño, que destaca por sus solo 6 milí­metros de grosor, hasta su autonomí­a, que ronda las 8 horas de uso gracias a su baterí­a de 6.000 mAh. La tableta dejó frí­os en su presentación en el pasado Mobile World Congress a los que esperaban conocer el Samsung Galaxy S8. Sin embargo, esta tableta hace de todo menos decepcionar. Y es que Samsung ha sabido llevar a la máxima expresión este dispositivo. Es tan potente y efectiva como un portátil para trabajar en documentos si se le acopla su teclado fí­sico. Y cuenta con las mejores prestaciones que una tableta puede tener. Es potente, ágil, eficiente y muy ligera.

Se trata de una tableta de gama alta. De hecho es el top de las tabletas de Samsung. Y es algo que se nota en su diseño, realmente plano y Premium, y también en su interior. Cuenta con una pantalla de 9,7 pulgadas y una resolución 2K de tecnologí­a sAMOLED. Todo ello contando con el cerebro estrella de los móviles en 2016, el chip de Qualcomm Snapdragon 820, además de 4 GB de memoria RAM. Y tampoco se han olvidado de acompañar el equipo con un nuevo S Pen realmente capaz. ¿Es la tableta definitiva? ¿Cómo rinde ante juegos? ¿Puedo usarla para trabajar? Nosotros ya la hemos probado de primera mano durante varios dí­as. Este es nuestro análisis de la Samsung Galaxy Tab S3.

Samsung Galaxy Tab S3

Pantalla 9,7 pulgadas, Super AMOLED QXGA (2.048 x 1.536 pí­xeles)
Cámara principal 13 MP con flash LED
Cámara para selfies 5 MP con autoenfoque
Memoria interna 32 GB
Ampliación microSD de hasta 256 GB
Procesador y memoria RAM Qualcomm Snapdragon 820 de cuatro núcleos (2,15, 1,6 GHz) y 4 GB de RAM
Baterí­a 6.000 mAh, sistema de carga rápida
Sistema operativo Android 7.0 Nougat
Conexiones
Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac, doble banda, Wi-Fi Direct, BT 4.2
SIM Nano SIM
Diseño Metálico, con S Pen, sensor de huellas dactilares
Dimensiones
237,3 x 169 x 6 mm 429g (Wi-Fi) / 434g (LTE)
Funciones destacadas
Samsung Flow, Samsung Notes, Air Command, Games tools
Fecha de lanzamiento Ya disponible
Precio 770 euros

Diseño premium

Ya nos sorprendió por sus medidas en el Mobile World Congress. Pero tener en las manos esta tableta es toda una experiencia. Y es que se mezclan muchas sensaciones a la vez. Por un lado está el tacto premium. El acabado en cristal hace que sea bastante ligera pero realmente robusta y de calidad. Sus medidas de 237,3 x 169,0 x 6,0 milí­metros nos permiten transportar el dispositivo de forma cómoda. Y el diseño de sus esquinas y laterales sigue siendo puramente Samsung. Es decir, esquinas redondeadas con acabado simple y elegante. Todo ello en un dispositivo de chasis metálico y que suma un peso de 434 gramos. Algo más pesado que otras tabletas, pero que satisface esa sensación de calidad cuando se sostiene.

La disposición de botones es la misma que en un móvil. Encontramos el botón fí­sico con lector de huellas en la parte inferior, junto a los botones capacitivos de multitarea y retroceso. También hay botones en el lateral derecho. De arriba abajo: apagar/encender, subir y bajar volumen. En este mismo lateral está la ranura para la tarjeta MicroSD y SIM (si es el caso). En el lateral superior solo hay un par de troquelados para los altavoces, igual que abajo. Eso sí­, abajo también está el puerto USB de tipo C y los auriculares. Finalmente, en el lateral izquierdo encontramos un puerto con pines para conectar el teclado. Cierran su diseño las cámaras frontal y trasera. Básicamente es como si un Samsung Galaxy S6 de cristal hubiera sido amasado.

samsung galaxy tab s3 diseño premium

Eso sí­, hay varios peros. Uno de ellos es su agarre, que resulta poco ergonómico. Sus 6 milí­metros de grosor hace que sea realmente fina y transportable en formato carpeta. Pero agarrarla y sostenerla durante bastante tiempo puede llegar a ser algo incómodo. Al menos con una sola mano. La sensación de que se va a caer está ahí­, aunque no su acabado en cristal no sea deslizante. Y precisamente ese es otro pero. Su diseño puede quedar manchado literalmente por las huellas dactilares. En nuestro caso, y con las yemas algo grasientas, hemos tardado poco tiempo en llenar el frontal y la parte trasera de dedos.

Pantalla para el disfrute

En Samsung dominan la tecnologí­a AMOLED, y su tableta estrella no podí­a faltar a los niveles de calidad a los que nos tienen acostumbrados. En el caso de la Samsung Galaxy Tab S3 vemos un panel de 9,7 pulgadas y resolución 2K. Concretamente es capaz de mostrar imágenes a una resolución máxima de 2.048 x 1.536 pí­xeles (QXGA). Es decir, con una densidad de 264 pí­xeles por pulgadas. Pero vuelve a ser su tecnologí­a Super AMOLED y su capacidad para representar 16 millones de colores lo que consigue atraparnos. Y es que, aunque peque de sobresaturación, cualquier foto, ví­deo, serie o pelí­cula luce más espectacular y colorista en esta tableta. Algo que la hace especialmente cómoda para disfrutar de contenido audiovisual de forma individual. Al fin y al cabo no alcanza las 10 pulgadas.

Además, esta pantalla llega preparada con tecnologí­a HDR. Es decir, muestra contenidos como series y pelí­culas con una gran gama de colores, sin importar que éstos estén en zonas demasiado iluminadas o demasiado en sombra en la misma escena. Algo que disfrutarán especialmente los usuarios de Netflix y otros servicios de ví­deo en streaming que han adoptado dicha tecnologí­a.

Es decir, la pantalla de la Galaxy Tab S3 es suficientemente grande para uno, pero no tanto como para que dos lo disfruten. Su resolución y calidad de detalle se aprecian sin problemas. No cuenta con un panel 4K, pero el colorido, el brillo y la definición permiten que se disfrute de cualquier contenido a una calidad tope de gama.

Para los puristas del color, es posible que algunos elementos como juegos y contenidos no adaptados luzcan demasiado saturados. Lo bueno es que, además de un efecto general sorprendente y colorista, también cuenta con un gran brillo. Por lo que puede ser vista incluso a plena luz del dí­a sin problemas. Todo ello con una eficiencia energética que se nota al final del dí­a. En definitiva, ventajas y problemas de la tecnologí­a Super AMOLED, pero que hacen disfrutar de cualquier contenido a través de la Samsung Galaxy Tab S3.

samsung galaxy tab s3 pantalla para el disfrute

Por cierto, esta pantalla cuenta con un filtro de luz azul que se puede activar desde la pestaña de ajustes/notificaciones. De esta manera, emite menos radiación azul, evitando afectar al sueño del usuario si ve contenidos antes de acostarse. Está comprobado que la radiación de este tipo reduce la melatonina, hormona que tiene un gran impacto en los ciclos de sueño del usuario. Sin radiación azul antes de planchar la oreja, se duerme mejor. Algo que parece quitar el sueño a Samsung.

Sobresaliente en rendimiento

Apostar por los procesadores que triunfaron durante el último año en móviles es apostar por lo seguro. Samsung ha incluido el Snapdragon 820 en su Samsung Galaxy Tab S3, y el rendimiento es simplemente perfecto. A todos los niveles. En nuestras pruebas no hemos sufrido tirones con aplicaciones ni con juegos. Ni siquiera al trastear con la multiventana. Sus cuatro procesadores llevan a cabo el trabajo de forma capaz. Cuatro de ellos, los encargados de las tareas más exigentes, corren a una velocidad de 2,15 GHz. Los otros cuatro lo hacen a 1,6 GHZ, dominando las tareas más sencillas para ahorrar el máximo posible en recursos.

Por supuesto, esta fluidez en el procesamiento de aplicaciones, contenidos y videojuegos no serí­a posible sin los 4 GB de memoria RAM que acompañan al procesador. Es del tipo LPDDR4, y no hay duda de que la multiventana y olvidarse de cerrar las aplicaciones y continuar operando sin atrancarse es cosa suya.

El procesador gráfico Adreno 530 también hace su trabajo. En juegos con componentes 3D y toda clase de efectos, y siempre y cuando estén bien optimizados, muestra el máximo rendimiento. Es decir, es una tableta para ver series, trabajar cualquier documento en ella o incluso jugar a los últimos tí­tulos móviles del mercado. Todo ello moviéndolo incluso a la vez sin despeinarse.

Si hablamos de la capacidad de almacenamiento, nos encontramos con 32 GB de memoria. Suficiente para un uso medio en el que guardar documentos editados, o incluso pelí­culas y capí­tulos de series descargados de algún servicio de streaming. Aunque sin abusar. Pero si resulta necesario, cuenta con ranura para tarjetas microSD que amplí­an esta memoria en hasta 256 GB adicionales.

Cámara, sonido y acción

Si atendemos al apartado multimedia, encontramos una sección potente en cuanto a cámaras y sonido. Nada que envidiar a un terminal de gama media o gama alta. Por un lado está el objetivo principal de la Samsung Galaxy Tab S3, situado en el dorso del dispositivo. Tiene un sensor CMOS de 13 megapí­xeles al que lo acompaña un flash LED único. Sus caracterí­sticas técnicas le permiten tomar fotografí­as de 4.128 x 3.096 pí­xeles con notables detalles y calidad. Además respeta los colores reales y cuenta con una definición digna de un buen móvil. En cuanto al ví­deo, es capaz de grabar en calidad 4K a 30 fotogramas por segundo. Más que suficiente para construir ví­deos y pelí­culas de calidad.

samsung galaxy tab s3 cámara

Su cámara para selfies y videollamadas cuenta con un sensor CMOS de 5 megapí­xeles y, como punto a favor, cuenta con autoenfoque. Así­ es posible hacer selfies con algo más de calidad que en las cámaras habituales que apuestan por el enfoque fijo. Eso sí­, la calidad y definición es notablemente menor que en la cámara principal. Aun así­, suficiente y de bastante calidad cuando la escena está correctamente iluminada.

Pero es el aparatado sonoro lo que más llama la atención en esta Samsung Galaxy Tab S3. Por dos razones, principalmente. La primera es que cuenta con cuatro altavoces. Y no, no significa que cuente con un efecto home cinema integrado. En realidad busca adecuar el sonido estéreo a cualquier posición de la tableta. Están situados arriba y debajo de la misma, y en pareja. De esta manera, gracias a los sensores del dispositivo, puede saber en todo momento si se encuentra en vertical o en horizontal. Así­, hace sonar los de los extremos izquierdo y derecho en cada posición, respetando el sonido estéreo y envolvente. La idea es que la experiencia sea perfecta en cualquier posición.

La otra clave en la calidad del sonido de la Samsung Galaxy Tab S3 es que estos altavoces están firmados por AKG. Sus ingenieros se han encargado de adaptarlos al cuerpo de esta tableta y conseguir la mejor calidad posible. Spoiler alert: lo han conseguido. No solo cuenta con un sonido claro y definido, sino también bastante potente. Ver pelí­culas o series en esta tableta es cómodo y una experiencia gustosa. Desde luego no es como tener un equipo de música, pero solo en su máximo nivel de volumen es posible apreciar efectos como distorsión o enlatado.

samsung galaxy tab s3 sonido

Conectividad útil para trabajar

En este apartado no hay mucho que decir respecto al Samsung Galaxy Tab S3. Cumple aunque no sorprende. En cuanto a redes cuenta WiFi 802.11 a/b/g/n/ac de doble banda (2.4+5GHz) para asegurar la máxima velocidad inalámbrica. También cuenta con 4G (LTE) si se le introduce una tarjeta nano SIM.

Por supuesto hay tecnologí­a de conexión Bluetooth 4.2, puerto Jack 3,5 mm para auriculares, GPS, sensores de todo tipo, ANT+ e incluso lector de huellas dactilar. Ahora bien, solo se echa en falta el NFC.

samsung galaxy tab s3 trabajar

Hay que mencionar que, en el lateral izquierdo, también cuenta con un puerto de pines. Éste se centra en dar conectividad a un teclado fí­sico. Algo que permite usar la Samsung Galaxy Tab S3 como un ordenador portátil, para escribir en ella documentos o cualquier cuestión de forma más ágil y rápida.

Y tampoco nos olvidamos de su S Pen. Un dispositivo que no necesita carga y que reconoce más de 4.000 niveles de presión. Es decir, prácticamente responde como un lápiz real, dependiendo siempre de la aplicación sobre la que se use. Es capaz de detectar la fuerza del trazo. Y aporta diferentes funciones extra al dispositivo que explicamos en su sección de software.

Sistema operativo y aplicaciones

En cuanto al sistema operativo Samsung ha actualizado su tableta a Android 7.0 o Nougat. Así­ que llega con todas las actualizaciones de seguridad y todas las últimas funciones del sistema operativo de Google. Pagos con sensor de huella, multiusuario, multiventana, gestión mejorada de la baterí­a, notificaciones enriquecidas, etc.

Por supuesto no se han olvidado de introducir aplicaciones de Samsung. A saber: PEN.UP para compartir dibujos, la tienda Galaxy Apps para descargar juegos y aplicaciones, Samsung Notes para escribir y dibujar o Samsung Flow, para compartir notificaciones con el móvil Samsung. También cuenta con aplicaciones de oficina de Microsoft, con las que disponer de productividad en cualquier lugar.

Sin embargo, lo que nos llama la atención son los añadidos en cuanto al S Pen. Gracias a este aparato es posible pulsar sobre un lateral de la pantalla y expandir toda una colección de funciones. Desde tomar una captura y dibujar sobre ella, hasta crear un GIF con lo que hay en pantalla, incluso traducir texto. Con el S Pen también es posible dibujar y tomar notas con la pantalla de la tableta suspendida. Cuestiones que dan valor a este extra.

Otro de los añadidos lo disfrutarán los jugones. Se trata de Game Tools. Un menú volante que aparece cuando se ejecuta un juego y que permite grabar la partida, retransmitirla en directo o ajustar las notificaciones y llamadas mientras se juega. Todo para disfrutar de la experiencia de jugar.

Autonomí­a para todo el dí­a

Es uno de los grandes fuertes de esta Samsung Galaxy Tab S3. En nuestras pruebas el rendimiento de su baterí­a ha sido de sobresaliente. Y es que nos ha ofrecido horas de entretenimiento sin acordarnos del cargador. Alrededor de unas 8 o 10 horas de uso que ha ido desde ver series a jugar a Clash Royale o probar diferentes aplicaciones preinstaladas. Sin duda, todo un punto a su favor para viajes y desplazamientos.

Además, en caso de quedarnos sin baterí­a, cuenta con tecnologí­a de carga rápida. Sus 6.000 mAh se recargan en apenas poco más de dos horas. Algo que puede ayudar a terminar de ver un capí­tulo o pelí­cula, o acabar una apartida con solo unos cuantos minutos extra de espera.

Conclusiones

Estamos ante la tableta más potente de Samsung. Ha aprendido de todas sus anteriores ediciones y la ha refinado. Algo que se nota en el diseño, aunque sea algo pesada y poco ergonómica. Sin embargo, sus sensaciones son completamente Premium.

Lo mismo ocurre con potencial. No cabe duda de que la Samsung Galaxy Tab S3 está hecha para el disfrute. Buen procesador, gran memoria RAM y un rendimiento del que ningún usuario se puede quejar. Útil para trabajar si se acopla el teclado que no se incluye en el pack.

samsung galaxy tab s3 conclusiones

Y cuenta, además, con multitud de detalles. El más destacable es el lápiz S Pen, con el que recrearse si se tiene nociones de pintura, o que resulta útil para capturar porciones de pantalla o tomar notas en todo momento de cualquier cosa.

Eso sí­, todo esto tiene un precio. Y éste, concretamente, es de 770 euros, aunque depende del modelo. Algo que lo hace accesible solo a los usuarios que estén dispuestos a invertir dinero en la mejor tableta de Samsung, con rendimiento y posibilidades para cualquier tarea.