Lenovo Miix 510, lo hemos probado

Lenovo es una de las pocas compañí­as que ha apostado por innovar en el mundo del PC. Para ello ha mezclado el mundo de las tabletas y portátiles. El último ejemplo es su Lenovo Miix 510, un convertible o 2 en 1 de gama media que actúa como una tableta con aspiraciones de ordenador portátil. Una solución para trabajar y para disfrutar del ocio en cualquier lugar gracias a su pantalla de 12,2 pulgadas y a su teclado acoplable magnético.

Lenovo ha planteado diferentes configuraciones, pero esta tableta con teclado magnético puede incorporar un procesador Intel i7 de sexta generación. Y también puede estar acompañada de hasta 8 GB de memoria RAM. Cualidades que otorgan potencia suficiente para el trabajo con documentos y programas de cualquier tipo. Eso sí­, no para los juegos más exigentes del mercado. Pero lo que llama la atención es el acompañamiento de un lápiz activo firmado por Wacom para dibujar, escribir o tomar notas de lo que sea de forma cómoda y precisa. Lo hemos probado, y aquí­ te contamos nuestras impresiones.

Como caballete de pintura…

Los convertibles 2 en 1 han llegado para quedarse, y Lenovo lo sabe bien. Este Miix 510 es lo que el usuario quiere que sea. Como tableta puede resultar algo pesada y robusta debido a sus medidas 300 x 205 x 9,9 y a sus 900 gramos de peso. Resulta poco ergonómica para transportarla en la mano, o para leer o jugar durante varias horas. Claro que, en este modo, Lenovo ha introducido una bisagra en medio de su dorso para apoyarla cual caballete de pintura. Así­ es como se disfruta del contenido, sin necesidad de llevarla encima todo el rato.

Como no podí­a ser de otra forma, esta bisagra llega con la firma de Lenovo. Es la ya clásica cadena de reloj formada, en este caso, por 280 piezas brillantes y resistentes. El resultado es que esta solapa se puede girar hasta 150 grados para conseguir cualquier inclinación en la pantalla. Algo que lo hace muy cómodo en cualquier circunstancia. Eso sí­, la postura se mantiene si no se ejerce demasiada presión sobre la pantalla. Por tanto, es más útil cuando este Miix 510 se usa como ordenador tradicional. Un 2 en 1 más práctico como portátil que como tableta.

Lenovo Miix 510 caballete

Como portátil…

Pero es en su formato portátil como más lo hemos disfrutado. De hecho, así­ es como se están escribiendo estas letras. Resulta cómodo para llevar cuando está plegado (modo carcasa). Pero también cuando se despliega y se escribe en él. Y en eso tiene mucho que ver su carcasa-teclado. Además de contar con un recorrido de 1,5 mm para simular un teclado tipo chicle, cuenta con botones amplios. Con algo de práctica no solo resulta efectivo, sino que se puede escribir realmente rápido. Pero la clave está en el pliegue junto a su imán. Y es que esta silueta permite inclinar el teclado para no escribir de forma totalmente plana. Algo que nos ofrece mucha comodidad en jornadas prolongadas frente al ordenador.

En este caso, como portátil, el Lenovo Miix 510 alcanza un peso de 1,25 kg, y apenas engorda unos milí­metros. Todo ello sirviendo de carcasa protectora para la pantalla. Es como resulta realmente cómodo y útil este dispositivo 2 en 1. Por cierto, el teclado está retroiluminado, aunque esta función se puede encender y apagar al gusto al pulsar la combinación de teclas Fn + barra espaciadora. Su magnetismo es realmente potente, tanto como para acoplar el lápiz activo que incluye este conjunto.

Lenovo Miix 510 portátil

Potente como un ordenador

La ficha técnica de este Lenovo Miix 510 lo hace realmente útil para el consumo en oficina o clase. Y es que es capaz de manejar documentos de texto, páginas web, programas básicos de edición e incluso algunos juegos sin problemas. Nuestro trabajo editorial habitual queda resuelto sin dificultades ni retardos. Además, el uso de su disco duro SSD de 256 GB lo hace muy capaz para el almacenamiento y para su uso instantáneo. En unos 10 segundos este convertible pasa del total apagado a su puesta en marcha completa.

Lenovo Miix 510

Pantalla 12,2, FullHD+ de 1.920 x 1200 pí­xeles (185 ppp)
Cámara principal 5 megapí­xeles, HD, autoenfoque
Cámara para selfies 2 megapí­xeles, foco fijo
Memoria interna SSD de hasta 256 GB
Ampliación No
Procesador y memoria RAM Intel Core i5 e i7 de hasta sexta generación / hasta 8 GB de RAM
Baterí­a 8 horas de reproducción de ví­deo offline, hasta 6 horas de trabajo medio
Sistema operativo Windows 10 (actualización pendiente a Creative Update)
Conexiones BT 4.0, GPS, 2 x USB 3.0 (tipo A y tipo C), LTE,
SIM MicroSIM
Diseño Una sola pieza de aluminio
Dimensiones 300 x 205 x 9,9 (tableta) / 300 x 205 x 15,9 (con teclado). 900 gramos (tableta) / 1,25 Kg (teclado)
Funciones destacadas Lenovo Active Pen (stylus), bisagra con piezas de pulsera de reloj para cualquier inclinación
Fecha de lanzamiento Disponible
Precio desde 700 euros

 

En nuestra unidad de prueba contamos, concretamente, con un procesador Intel Core i5-7200U de dos núcleos. Estos funcionan a 2,50 GHz y a 2,71 GHz, más que de sobra para cualquier trabajo habitual con un ordenador. Incluso con varias pestañas del navegador, archivos PDF y otros programas abiertos. También en el uso de la multipantalla. Por supuesto, sus 8 GB de RAM también ayudan a que todo esto funcione de forma realmente fluida. La tarjeta gráfica tampoco se queda atrás, con una Intel HD Graphics 620. Algo que nos recuerda que no es un dispositivo para jugar a los últimos tí­tulos del mercado, pero solvente con cualquier programa de edición de foto y ví­deo.

Se trata del PC 2 en 1 de gama media de Lenovo, y en nuestras pruebas ha cumplido de sobra para un trabajo medio de oficina o clase. El único problema es que el trabajo exigente y constante activa el sistema de ventilación del dispositivo, el cual puede resultar algo molesto debido a su sonido. Pero nunca más que un portátil al uso.

Pantalla saturada pero no para exteriores

Si atendemos a la pantalla del Lenovo Miix 510 encontramos un panel de 12,2 pulgadas. Es capaz de mostrar una resolución máxima de 1920 x 1200 pí­xeles, o lo que es lo mismo, Full HD+. El resultado es una imagen definida y bien saturada. Con bastante brillo, aunque queda desmerecido por su recubrimiento, que produce reflejos en exteriores con luz directa. La respuesta táctil es muy correcta y permite el salto entre teclado y pantalla sin problemas. Un requisito básico para un dispositivo 2 en 1 en el que Lenovo cumple. Por cierto, el tamaño de las barras de herramientas de los programas y la configuración de iconos y demás elementos es aceptable. Aunque se ve en un tamaño más pequeño que un portátil al uso, resulta funcional y cómodo.

Lenovo Miix 510 pantalla

Si nos fijamos en el apartado multimedia del Lenovo Miix 510 encontramos dos cámaras. La trasera de 5 megapí­xeles con enfoque automático, y la frontal de 2 megapí­xeles con foco fijo. Una frontal y otra trasera. Cumplen para realizar videollamadas, pero sin alardes en los detalles. Sí­ nos ha sorprendido gratamente sus altavoces estéreo. Estos producen sonido de calidad Dolby Audio, pero lo mejor es que son potente y no distorsionan el sonido. Evitan la reverberación y el sonido enlatado de otros dispositivos similares. Todo un punto a favor para disfrutar de pelí­culas y series en su modo tableta.

Un convertible para artistas

Lenovo incluye en el paquete del Miix 510 un utensilio de lo más útil. Al menos para los aficionados al pincel y la escritura a mano. Se trata de un stylus o lápiz digital activo. Una especie de bolí­grafo que no requiere de baterí­a y que incluye varias caracterí­sticas interesantes.

Por un lado está su punta sensible. Es ligeramente retráctil, y esta función le permite detectar diferentes niveles de presión en su uso. Al final esto se traduce en trazos realistas sobre la pantalla del Miix 510, con grosor diferente según la presión o velocidad. Los resultados son realistas dependiendo de la aplicación utilizada y del tipo de pincel elegido. Además este bolí­grafo es preciso y muy capaz para quienes tienen nociones de pintura o prefieren escribir a mano.

Lenovo Miix 510 Active Pen

Por otro lado están sus dos botones. El software de Wacom incluido en el Miix 510 permite calibrar el lápiz activo y configurar sus botones. De esta manera pueden ser utilizados para volver atrás en el navegador, para desplegar un menú contextual, o para cualquier otra función que se active. Algo que permite interactuar sin necesidad de teclado y ratón en aplicaciones de dibujo o de notas.

Windows 10, actualizable

Por supuesto, Lenovo ha pensado en un dispositivo con vertiente profesional. Ya sea para que un trabajador pueda seguir dándole a la tecla fuera de la oficina. O para que un estudiante haga trabajos en el trayecto a clase. Es lógico, por tanto, que haya incluido el sistema operativo Windows 10 de serie en el Lenovo Miix 510.

Eso sí­, en su versión doméstica: Windows 10 Home 64. Más que suficiente para albergar la tienda Windows con miles de aplicaciones y juegos. O siendo compatible con todos los programas actuales de edición de documentos, fotografí­as, ví­deos y demás. Este 2 en 1 incluso llega con la versión de escritorio de Microsoft Office, con la que empezar a trabajar nada más sacarlo de la caja. Aunque es una versión de prueba que necesita activación.

Por cierto, aunque nuestro modelo de prueba del Lenovo Miix 510 llegaba con Windows 10 de serie, hemos podido actualizarlo a la nueva versión. La conocida Creative Update integra algunas novedades interesantes como el nuevo Paint 3D. Algo de lo que se saca más partido gracias al lápiz activo de Lenovo.

Sin abusar de las apps de Lenovo

Si atendemos a los programas que ha incluido Lenovo, encontramos una pequeña selección de dudosa utilidad. Son las aplicaciones Lenovo ID, Settings, Lenovo Companion y Lenovo App Explorer. Con la primera es posible mantener la cuenta de usuario del programa de Lenovo siempre activa para utilizar el resto de herramientas. Las demás ofrecen algunas soluciones en el ámbito de la configuración (baterí­a, comportamiento de las apps, etc). Elementos que reiteran lo que Windows 10 ya hace per se. Útil, quizá, para quienes llegan nuevos a Windows 10 y quieren tener todos estos ajustes localizados. Lenovo App Explorer, por su parte, actúa como la propia Tienda Windows, pero con recomendaciones propias de aplicaciones y juegos. Nada que vaya a destacar especialmente o que vaya a resolver problemas del usuario.

Lenovo Miix 510 teclado

Una autonomí­a a la altura de las circunstancias

Su ficha técnica es completa y capaz. Pero tiene un pero en el ámbito de la autonomí­a. Eso sí­, siempre atendiendo a este punto como un concepto extremadamente relativo al uso de cada persona. Según las cifras de Lenovo, su Miix 510 es capaz de aguantar unas 8 horas de reproducción de ví­deo. En nuestra experiencia este tiempo es algo más reducido. Las 8 horas las cumple con un ritmo de trabajo bastante básico (edición de texto), y en modo ahorro. Sin excesos. Sin embargo, si alternamos con funciones como reproducción en streaming, esos tiempos se reducen en un par de horas más.

Por tanto, esta autonomí­a de unas 6 horas de trabajo ligero hace que el Lenovo Miix 510 sea una herramienta de viaje. Fácil de transportar, tal y como ha sido concebido. No sustituye a un portátil, ni es tan transportable como una tableta media. Y esta lógica también afecta a su baterí­a, que queda a caballo entre ambos tipos de dispositivos. Ideal para viajes y desplazamientos, pero no para jornadas de trabajo. O para trabajo intensivo.

6 horas de trabajo medio

Conexiones las justas

En el ámbito de la conectividad es difí­cil pedirle más al Lenovo Miix 510. Como es lógico, cuenta con WiFi 802.11 ac. Además posee antena dual para datos o LTE, es decir, alta velocidad a través de tarjeta SIM. No falta tampoco el Bluetooth 4.0, un puerto USB 3.0 de tipo A y otro de tipo C (el reversible), y una toma de audio combinada.

Con ello tenemos opción para cargar dispositivos, conectar un disco duro o un pendrive, o incluso conectar por cable el móvil para traspasar archivos. Eso sí­, si se conecta un ratón al uso (USB tipo A), ya solo queda el puerto USB tipo C libre, sin opción para conectar otros aparatos. Aunque dada la misión de este Miix 510, es difí­cil que coincidan todos estos requisitos a la vez. En cualquier caso, Lenovo cumple para cualquier necesidad, pero una a cada momento.

conexiones las justas

Conclusiones

Tras el uso que hemos hecho del Lenovo Miix 510 nos queda claro el potencial de este mercado de los convertibles. Y es que es una tableta venida a más. Un ultrabook aún más transportable pero con un importante guiño a las tabletas. Eso sí­, en nuestro caso apenas hemos hecho uso de su formato sin teclado. Y es que su formato de caballete de dibujo nos ha robado solo varias horas sin teclear. Todo ello gracias a su lápiz activo.

Se trata de un dispositivo potente para tareas de edición. Cualquier usuario con necesidad de navegar por Internet, crear documentos de casi cualquier tipo o gestionar programas con Windows puede hacerlo en este Miix 510. Y de forma bastante cómoda, siendo este el punto clave. Y es que la inclinación de su teclado y la profundidad de sus teclas hacen que casi se nos olvide que no se trata de un portátil real. Es solvente y es capaz.

Conclusiones

Ahora bien, su precio de 700 euros puede hacer que el usuario se piense dos veces el hacerse con este aparato. Un ultrabook completo puede encontrarse con algo más de capacidad por el mismo valor. Así­, es el concepto 2 en 1 del Lenovo Miix 510 lo que hay que poner en la balanza a la hora de hacer el desembolso.

Las mayores pegas que encontramos en este 2 en 1 son su ajustada autonomí­a y la protección de su pantalla. Esta última hace que los reflejos y la luz directa impidan el correcto visionado de los contenidos en exteriores.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp