7 cláusulas de Facebook que casi nadie lee

¿Te registrarte en Facebook sin pensarlo demasiado? Entonces eres como la mayorí­a de usuarios que se dieron de alta en la red social más famosa del mundo. Y que además lo hicieron sin leer las condiciones. Un estudio titulado The cost of reading privacy policies (El coste de leer las polí­ticas de privacidad), realizado por la Universidad Carnegie Mellon, nos indica que leer estos textos puede ocuparnos 180 horas al año.

Pero, ¿sabemos de verdad lo que estamos aceptando? Otros estudios revelan que casi un 70% de los usuarios encuentran estos textos difí­ciles de comprender. Por si esto fuera poco, un 40% de los usuarios que tienen entre 25 y 34 años no han leí­do en su vida uno de estos documentos.

Hoy hemos examinado las condiciones y polí­ticas de Facebook.  Querí­amos saber y exponer qué hemos firmado sin leer ni una palabra. Y que, sin embargo, tiene mucho que ver con la manera en que nuestras fotografí­as y contenidos más personales se gestionan online. Y, no lo olvidemos, por parte de una empresa privada.

A continuación, las 7 cláusulas de Facebook que casi nadie lee.

cláusulas facebook

1. Lo que publicas pasa a ser propiedad de Facebook

Es una de las primeras cláusulas que puedes encontrar nada más darte de alta en Facebook. Pero claro, si no has leí­do ni una palabra, puede que tampoco la conozcas. La red social de Mark Zuckerberg nos dice que los contenidos e informaciones que publicamos son nuestras. También indica que podemos controlar nuestras publicaciones.

Sin embargo, al darte de alta en Facebook das permiso a Facebook para usar cualquier contenido que publiques en Facebook. Esta licencia finaliza cuando te das de baja o eliminas el contenido de la cuenta. Si encima este contenido ha sido compartido por terceros, Facebook seguirá teniendo licencia para usarlo. A no ser que también lo hayan eliminado.

2. Los contenidos eliminados siguen guardándose en una copia de seguridad

Te hemos hablado de esta cláusula en otras ocasiones. Y es tan real como te lo contamos. Al darte de baja de Facebook, puede que parte de tus contenidos queden almacenados en los servidores de la red social. Nos indica Facebook que ocurre algo parecido a cuando vací­as la papelera de reciclaje de tu ordenador.

Dicen que no estará disponible para terceros. Sin embargo, la información podrá seguir almacenada como copia de seguridad durante algún tiempo. Facebook no ha determinado cuánto.

3. Las personas ajenas a Facebook también pueden ver lo que publicas

Cuando te das de alta en Facebook, aceptas que tus contenidos sean publicados en una configuración de “Público” por defecto. Si no modificas esta opción y optas por una seguridad más restringida, debes saber que todo el mundo podrá ver lo que publicas.

¿Esto qué significa? Pues que incluso aquellos que no estén registrados en Facebook tendrán la opción de echar un vistazo a tus publicaciones, fotografí­as y contenidos compartidos. Ahí­ también quedará tu nombre y la foto de perfil.

4. Tus fotos, nombres y contenidos serán usados por las marcas

Cuando nos registramos en Facebook, hacemos un intercambio. Tenemos la oportunidad de usar la plataforma de manera gratuita. Sin embargo, cedemos nuestros perfiles para un uso publicitario.

Y es que los anunciantes de la plataforma se hacen con el derecho de manejar nuestra foto de perfil, nombre y contenidos para sus campañas publicitarias.

Te habrás fijado, de hecho, que en la parte derecha de la página suelen aparecer anuncios. La mayorí­a tienen bastante que ver con nuestros gustos y con las marcas a las que hemos dado me gusta.

facebook

5. Si te demandan, Facebook permanecerá al margen

En las condiciones del servicio también se advierte esto. Y es importante. La responsabilidad de las publicaciones no es de Facebook, sino tuya. Esto quiere decir que si realizas cualquier publicación y eres denunciado por un tercero, la red social se mantendrá completamente al margen.

Serás tú, en caso de demanda, el que asuma la responsabilidad de aquello que has publicado. Nadie más que tú. Así­ que lo recomendable, en estos casos, será tener mucho cuidado con las cosas que subes a la red social. No vaya a ser que te metas en problemas.

6. Tus datos se almacenan en Estados Unidos

En la lí­nea de la anterior cláusula está la cuestión de cómo se almacenan los datos que compartimos a través de esta plataforma. Como sabes, Facebook tiene su sede en Menlo Park (California, Estados Unidos). Así­ pues, la legislación que rige su funcionamiento es la de Estados Unidos. Muy a pesar de que la compañí­a esté desplegada por todo el mundo.

La ley de referencia es la Digital Millennium Copyright Act, que serí­a la legislación estadounidense que se ocupa de los derechos de autor. Luego también está la Video Privacy Protection Act o VPPA, o lo que es lo mismo, la ley de protección de la privacidad de ví­deo.

El apartado número 16 es el que contiene una serie de disposiciones especiales en las que se advierte al usuario de esto. Aquí­ se te advierte que con tu consentimiento permites que tus datos personales sean almacenados y procesados en Estados Unidos.

Así­ pues, todos tus datos quedarán almacenados en servidores estadounidenses. En caso de que se produjera una demanda, se aplicarí­a el fuero del tribunal del Distrito Norte de California o en el tribunal estatal del Condado de San Mateo.

7. Hagas lo que hagas, manda Facebook

Y terminamos con una última cláusula que lo deja todo atado. Y bien atado. En la sección 18, dedicada a “otros”, se esconde una última condición, que literalmente es la siguiente: “Nos reservamos todos los derechos que no te hayamos concedido de forma expresa”.

Facebook no puede dejarse ningún cabo suelto. De ahí­ que haya indicado algo así­ como, si se nos ha olvidado algo, que sepas que también está incluido. ¿Hemos vendido nuestra alma al diablo? 

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...