Cientí­ficos descubren una manera de destruir el virus del sida

Uno de los principales inconvenientes a los que tienen que enfrentarse los pacientes de SIDA, aparte de asumir esta dura enfermedad, tiene que ver con la medicación.

El virus del SIDA se queda dormido en el sistema inmunológico y puede reactivarse. Es por eso que los pacientes no pueden dejar de tomar la medicación. Si lo hicieran, el virus podrí­a ponerse manos a la obra de nuevo y hacer que las personas enfermaran gravemente.

Ahora unos cientí­ficos franceses acaban de hacer un gran avance con respecto a estas células enfermas. Se trata del descubrimiento de un marcador que hace posible identificar las células infectadas por el virus, en las que permanece escondido.

Esto podrí­a ayudar a los médicos a identificar claramente aquellas células sanas, de las que están infectadas. ¿Y para qué servirí­a? Pues para crear medicamentos especí­ficos que apunten a esas células (depositarias del virus, aunque sea dormido) y conseguir que el virus quede erradicado de raí­z.

¿Estamos ante la posibilidad de curar el virus del sida?

Los medicamentos antirretrovirales son muy útiles para convertir el virus del sida en una enfermedad crónica. Esto es lo que permite a los pacientes llevar una vida prácticamente normal.

Sin embargo, parte de las células infectadas permanecen dormidas y expectantes. Si la terapia medicamentosa se detuviera, el virus se multiplicarí­a todaví­a más rápido. La curación total del paciente serí­a, pues, inviable.

Los cientí­ficos, de la Universidad de Montpelier (Francia) acaban de descubrir que las células que esconden el virus tienen un marcador en la superficie que las delata.

El objetivo de estos cientí­ficos es el de apuntar directamente a esas células, que serí­an como el reservorio del VIH. Hasta la fecha, no existí­a ningún sistema en forma de medicamento que fuera capaz de encontrar el reservorio. Lo era incluso para las propias defensas del cuerpo, que tampoco podí­an atacarlo.

Los estudios se han llevado a cabo con células humanas y con doce pacientes portadores de SIDA. Así­, han descubierto que la mitad de los linfocitos que tienen el VIH en su interior, tienen la proteí­na CD32a en la superficie. Esta misma proteí­na no es evidente en los linfocitos libres de virus.

investigación sida

Más investigación

El camino para la curación del virus del sida, lógicamente, no acaba aquí­. Todaví­a queda mucha investigación por delante. Los cientí­ficos se apoyarán en esta proteí­na que actúa como marcador para observar y estudiar el comportamiento de los linfocitos latentes.

Según Douglas Richman, investigador de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos), este mecanismo será de gran utilidad para la comunidad cientí­fica. Y es que por fin podrán estudiar el misterioso funcionamiento de la latencia, hasta ahora inexplorable por su complejidad e invisibilidad.

Ahora hay que saber cómo se inmiscuye el virus en esas células y de qué manera es capaz de alterar los genes.

La mayor preocupación de los cientí­ficos en este momento pasa por aplicar un tratamiento medicamentoso que sea capaz de atacar solo a esas células y no a todas. El proceso minimizarí­a mucho los efectos secundarios.

Hay que tener en cuenta, por otra parte, que este sistema solo serí­a capaz de acabar con el 50% del reservorio de VIH del cuerpo. Los cientí­ficos son claros a la hora de remarcar que para derrotar definitivamente al virus del sida será necesario eliminar más de la mitad del reservorio.

La aplicación de este tratamiento, de hecho, todaví­a estarí­a muy lejos de ser aplicada a los enfermos actuales. Los expertos creen que los primeros medicamentos dirigido especí­ficamente a estas células infectadas podrí­an aparecer dentro de ocho o diez años. No antes.

Otras noticias sobre...